10 de diciembre de 2022
10 de diciembre de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
En línea con el requerimiento de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N°60 y la Unidad Fiscal Especializada en Ciberdelincuencia
Procesaron con prisión preventiva a cuatro acusados de integrar una asociación ilícita dedicada a cometer fraudes con tarjetas de crédito ajenas
La titular del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N°55 consideró acreditado que, desde una empresa de taxis, cargaron más de 100 mil transacciones en tarjetas de crédito de terceros por un monto cercano a los 300 millones de pesos. Trabó embargo sobre los bienes de los imputados hasta que cubran, cada uno, la suma de $31.324.900.

En línea con el pedido de la Fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional N°60 y la Unidad Fiscal Especializada en Ciberdelincuencia (UFECI), a cargo de Cecilia Incardona y Horacio Azzolín, respectivamente, la titular del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional N°55, Alejandra Alliaud, procesó con prisión preventiva a cuatro hombres como coautores de los delitos de asociación ilícita y defraudación especial por el uso no autorizado de datos de tarjetas de crédito y débito. Además dispuso el embargo de sus bienes por la suma de $31.324.900 cada uno.

El caso

Meses atrás la UFECI inició una investigación preliminar en virtud de la denuncia efectuada por la firma Prisma Medios de Pago (ex Visa Argentina) referida a un posible fraude en su perjuicio. El delito habría sido cometido por las autoridades de una empresa de taxis, quienes habrían cargado en el sistema de Prisma un total de 101.121 transacciones efectuadas con tarjetas de crédito para que les fueran abonadas. Sin embargo, 8.342 titulares de las tarjetas de crédito cuestionaron y desconocieron esos pagos. El monto de las más de 100 mil transacciones asciende a casi 300 millones de pesos.

En la investigación se estableció que desde la cuenta que la empresa de taxis tenía en el Banco Galicia se transferían montos significativos a otras cuentas registradas a nombre de otras sociedades que, con el devenir de las medidas probatorias, se determinó que, al menos, una de ellas era controlada por los investigados. En virtud de ello, la UFECI sugirió el bloqueo preventivo de esas cuentas, que no se alertara a los titulares de estas, y que se dispusieran tareas de seguimiento en las inmediaciones de los bancos con los que operaba la empresa investigada.

En ese marco se advirtió que, días después, quienes figuraban como presidente y apoderado legal de la firma, se presentaron en la sucursal del Banco Galicia para extraer el dinero depositado por Prisma, lo cual no lograron hacer en virtud de los bloqueos preventivos dispuestos.

"La maniobra defraudatoria que efectuaron los co-imputados consistió en la utilización fraudulenta de los datos de tarjetas de créditos de las personas damnificadas, datos esos que obtuvieron mediante la compra de una base de datos o mediante técnicas de ingeniería social conocidas como phishing".

La UFECI formalizó la denuncia, que recayó en la Fiscalía Criminal y Correccional N°60. Así, los fiscales Cecilia Incardona y Horacio Azzolín le solicitaron a la jueza Alliaud una serie de medidas investigativas, que fueron desarrolladas por la División Fraudes Bancarios de la Policía de la Ciudad y permitieron individualizar a cuatro hombres que integrarían la organización.

Finalmente, el 30 de noviembre pasado los cuatro sospechosos fueron detenidos en las inmediaciones de la sucursal del Banco Galicia, en la localidad bonaerense de Lanús, donde habían concurrido con el fin de destrabar la acreditación de la suma dineraria bloqueada preventivamente por la empresa Prisma S.A.. Al día siguiente, se allanaron una serie de domicilios, en los que se secuestraron dispositivos informáticos, diferente tipo de documentación, dos Posnet (de Mercado Pago y Prisma Medios de Pago S.A.) y otros elementos de interés para la investigación.

Procesamientos

Tras la declaración indagatoria de los cuatro hombres, y en línea con lo solicitado por los representantes del Ministerio Público Fiscal, la jueza Alliaud dispuso su procesamiento con prisión preventiva, como coautores de los delitos de asociación ilícita y defraudación especial por el uso no autorizado de datos de tarjetas de crédito y débito.

En tal sentido, la titular del Juzgado Nacional en lo Criminal N°55 consideró que “la maniobra defraudatoria que efectuaron los co-imputados consistió en la utilización fraudulenta de los datos de tarjetas de créditos de las personas damnificadas, datos esos que obtuvieron mediante la compra de una base de datos o mediante técnicas de ingeniería social conocidas como phishing. Así a través de compras sin la autorización de sus titulares, solicitaban que los consumos sean debitados a las cuentas de esas tarjetas, de forma automática y mensual”.

Agregó que, en base a las pruebas recabadas durante la investigación -que continúa en trámite-, “no existe dudas de que fueron los imputados, que utilizando la empresa Taxi Fronteras, cargaron las operaciones con datos de 101.121 tarjetas de créditos ajenas y sin autorización, haciendo creer que prestaban un servicio de transporte de taxis y remises y que, por dicho servicio, se debitaba automáticamente a los supuestos usuarios, que son los titulares de las tarjetas de créditos involucradas una cuota o valor de renovación”.

Por otra parte, la magistrada señaló que “si bien aún no se ha podido determinar el punto de compromiso o el patrón común de estas tarjetas de crédito, como para conocer cómo se accedió a los datos de esta gran cantidad de tarjetas -si fue por phishing o robo de base de datos- ya que la investigación aún está en curso; esta circunstancia no me impide agravar la situación de procesal de los imputados, quienes efectivamente cometieron esas defraudaciones, al utilizar los datos de tarjetas de créditos ajenas, sin autorización de sus titulares, para defraudar y hacerse de sumas millonarias de dinero”.