29 de enero de 2022
29 de enero de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El hecho ocurrió en 2009
Revocan el sobreseimiento de policías acusados de vejar a un niño
Así lo dispuso la Sala II de la Cámara Nacional de Casación Penal, en concordancia con lo planteado por la fiscalía. La víctima, detenida en un centro comercial, fue golpeada, alojada en un calabozo y luego fue llevada herida a un hospital por los policías, acusados de burlarse de su situación.

La Sala II de la Cámara de Casación revocó el sobreseimiento de los policías Carlos Antonio Bordón y Ángel Díaz, en un caso de vejámenes a un niño, y ordenó remitir las actuaciones al tribunal de origen.

En el caso interviene la fiscal Adriana García Netto -interinamente a cargo de la Fiscalía General ante la Cámara de Casación Penal-, quien acompañó el recurso de casación interpuesto por el entonces fiscal general Marcelo Solimine.

La Sala II de la Cámara de Casación –presidida por la jueza Ángela Ledesma y los vocales Pedro David y Alejandro Slokar- hizo lugar al recurso casatorio y anuló la sentencia impugnada y sus antecedentes, y ordenó la remisión al juzgado de origen.

En los fundamentos, la jueza Ledesma destacó “la laboriosa tarea del Ministerio Público Fiscal, al impulsar el avance del caso, en un contexto en el cual los hechos violentos cometidos por funcionarios de las agencias del sistema penal suelen quedar impunes y se mantienen invisibilizados por la falta de controles suficientes”.

Los hechos

El 26 de enero de 2009, luego de un incidente con el conductor de una camioneta, la víctima fue golpeada y detenida por personal policial, en las inmediaciones del Shopping Alto Palermo, en Buenos Aires.

El niño fue alojado en un calabozo de la Comisaría N°21, donde advirtió que estaba herido en su glúteo izquierdo, por lo que pidió asistencia médica.

Sin embargo, la policía recién se comunicó con el Servicio de Emergencias, SAME, dos horas después de la detención. Al examinarlo, la médica recomendó que el niño fuera llevado al Hospital Fernández, a donde concurrió custodiado –y esposado- por el Sargento Carlos Antonio Bordón y el ayudante Ángel Ernesto Díaz.

Una vez en el Hospital, el joven fue atendido por otro médico, quien atestiguó que “la actitud de los dos efectivos que acompañaban al menor era displicente ya que demostraban que no les importaba el sufrimiento del niño (…) y en lugar de preocuparse por el niño se reían de él”. Asimismo, manifestó que los policías también se burlaron del padre del niño quien, al ver a su hijo golpeado, rompió en llanto y los increpó por lo acontecido.

El proceso judicial

La pesquisa recayó en la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción N°30, a cargo de Marcela Sánchez, quien requirió el procesamiento de Bordón y Díaz, junto con el de otros efectivos policiales, al considerar acreditada la responsabilidad de los imputados. Dicho criterio fue compartido por el titular del Juzgado de Instrucción N°16, quien dispuso el procesamiento de los imputados en orden al delito de vejaciones.

Sin embargo, la sentencia fue recurrida ante la Cámara Nacional de Apelaciones, cuya Sala IV revocó el decisorio y dispuso la falta de mérito, remitiendo las actuaciones nuevamente al Juzgado de Instrucción, para que se continuara con la investigación.

La Fiscalía de Instrucción N°30 reasumió la investigación, y solicitó al Juzgado de Instrucción el procesamiento de los policías imputados, lo cual fue rechazado.

Ante ello, la fiscal Sánchez apeló la decisión ante la Cámara de Apelaciones, pero dicha instancia confirmó los sobreseimientos, lo que motivó que el fiscal Marcelo Solimine -entonces a cargo de la Fiscalía General N°1 ante la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional-, recurriera ante la Cámara Nacional de Casación Penal, argumentando –al igual que la fiscal de instrucción- que se había efectuado “una errónea interpretación de la ley sustantiva”.