03 de abril de 2020
03 de abril de 2020 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervino la Fiscalía General ante el TOF de Salta
Salta: penas de cinco y ocho años para dos imputados por tráfico de estupefacientes
El principal imputado fue detenido en 2014, cuando intentaba cruzar a Uruguay con más de setenta y siete kilos de cocaína camuflados en el interior de un automóvil. También fue condenado su padre por delito de confabulación.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°2 de Salta condenó a dos imputados en una causa por tráfico de estupefacientes. Los jueces Abel Fleming Figueroa, Gabriela Catalano y Domingo Batule sentenciaron a Vladimir Facundo Bezic a la pena de ocho años de prisión, multa de quince mil pesos e inhabilitación absoluta por el término de la condena, por resultar coautor del delito de comercialización de estupefacientes. En tanto, su padre, Wenceslao Bezic, recibió una pena de cinco años por resultar autor del delito de confabulación y fue declarado reincidente por segunda vez. Los fiscales Francisco Snopek y Carlos Amad, que intervinieron en el debate oral, recurrirán ante Casación la absolución de María Natalia Capoccioli -esposa de Vladimir Bezic- quien fuera acusada como coautora del delito de comercialización de estupefacientes.

El hecho, por el que los dos hombres fueran condenados, ocurrió en la mañana del 18 de septiembre de 2014, cuando personal de la División Operaciones Federales de la Superintendencia de Drogas Peligrosas de la Policía Federal Argentina en la Terminal Portuaria Buquebus de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, dio cumplimiento a la manda judicial que ordenó la requisa de Vladimir Bezic y cualquier vehículo que se fuera conducido por él.

Así, a las 7.30 de la mañana, el personal policial pudo observar cómo el imputado llegaba al lugar a bordo de un Volkswagen Vento junto a su grupo familiar, que descendió del rodado para realizar el trámite de check-in, momento en el que fueron interceptados. Luego de secuestrar dinero en efectivo en dólares y pesos argentinos y uruguayos, se procedió a scanner la unidad, que dio como resultado imágenes elementos orgánicos entre el asiento trasero y el baúl del automóvil.

Tras el empleo de canes rastreadores antinarcóticos que indicaban a la zona del baúl, se procedió a su apertura, donde se encontró un cajón de madera con bisagras ubicado en el respaldo trasero del auto, acondicionado y tapizado con una alfombra negra similar a la del rodado para simular ser parte original del vehículo. En su interior, se encontraron 60 paquetes tipo ladrillos con una sustancia blanca que luego resultó ser cocaína, por un peso total de sesenta y siete kilos con doscientos gramos.

Además, se incautó más dinero en efectivo, documentación, papeles con anotaciones de números telefónicos, una bolsa con dos cigarrillos de armado casero con una sustancia vegetal similar a la marihuana y bolsas gofradas con las que estaban empaquetados los envoltorios con estupefaciente. Se dejó constancia que Bezic se encontraba en compañía de su esposa, María Natalia Capaccioli, y el hijo menor de edad de ambos.

A partir de este procedimiento, se realizaron una serie de allanamientos, que incluyeron el domicilio de Bezic y Capaccioli, en la localidad bonaerense de Beccar, donde se encontraron ocultos en una baulera diez bultos rectangulares envueltos en papel film y cinta de embalar, similares a los secuestrados en el interior del vehículo, con sustancia estupefaciente, que reaccionó en forma positiva a la presencia de cocaína. También se hallaron tres rollos de cinta de embalar color marrón, un rollo de papel film, una balanza electrónica, dos máquinas de termosellado y tres rollos de bolsas para termosellar, entre otros elementos. Además, de una camioneta se secuestró una caja que contenía seis paquetes de nylon con bolsas gofradas, similares a las incautadas en la terminar de Buquebus.

Como parte de la investigación, se realizaron escuchas telefónicas por el lapso de dos años sobre el teléfono del imputado. Así pudo constatarse que mantenía comunicaciones asiduas con su padre, Wenceslao Bezic, quien residía en General Roca, provincia de Río Negro, que estaba al tanto de las maniobras ilícitas desarrolladas por su hijo, y haciendo constantemente de nexo con distintos individuos, apodados “El viejo” y “El tío”.

Por este motivo, se allanó la vivienda de Wenceslao Bezic, de la que se secuestró una balanza digital a pilas, documentación varia, teléfonos celulares y diez envoltorios con una sustancia blanca que arrojó resultado positivo de cocaína, con un peso total de siete kilos con quinientos setenta y ocho gramos, por lo que se llevó a cabo su detención.

En febrero de 2017, el responsable de la Fiscalía Federal de San Ramón de la Nueva Orán, José Luis Bruno, junto al fiscal Amad, y con la asistencia de la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR), habían solicitado la elevación a juicio de la investigación seguida contra los Bezic y Capaccioli, por el delito de contrabando de estupefacientes agravado por la intervención de tres o más personas y por su destino comercial.