10 de diciembre de 2019
10 de diciembre de 2019 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Los imputados integraban la cúpula de la ex Comisaría 38°
Se reanudó el juicio a cuatro ex policías acusados de encubrir el funcionamiento de tres prostíbulos en Flores
En total, ya declararon once testigos: dos durante la primera audiencia, cinco durante la jornada del 11 de marzo y cuatro más ayer. El debate, en el que interviene la Fiscalía General ante los Tribunales Orales en lo Criminal N°20, se reanudará el 25 de marzo.

Ante el Tribunal Oral Criminal Nº20 se realizó ayer una nueva audiencia del juicio que se le sigue a un comisario, dos subcomisarios y un subinspector que integraban la cúpula de la Comisaría 38° de la Policía Federal Argentina (PFA). Están acusados de fraguar actas de inspección y declaraciones testimoniales en procedimientos policiales con el fin de brindar cobertura legal para el funcionamiento de los prostíbulos “Doly’s”, “Fama” y “Envidia”, todos ubicados en el barrio porteño de Flores y donde se explotaba sexualmente a mujeres en situación de vulnerabilidad.

Ayer declararon tres testigos. El primero fue un oficial mayor de la policía de la Ciudad que trabajó en la brigada de la Comisaría Nº38 y que también realizaba inspecciones judiciales. “Fui un par de veces a Doly’s y también a Envidia y Fama junto a personal del gobierno de la Ciudad que realizaban inspecciones”, comenzó relatando el hombre. Luego, ante una pregunta de la fiscalía a cargo de Carlos Gamallo, indicó que en 2015 Doly's se encontraba cerrado pero no sabía por qué. Tampoco supo responder qué tareas se desarrollaban en los locales mencionados ni si estaban denunciados.

La audiencia continuó con la declaración de otro joven que asistió como testigo a un procedimiento en el local. "Me hicieron entrar a un lugar que estaba oscuro. Había cuatro personas de traje sentadas en un sillón. Me dijeron que había una joven menor de edad de nacionalidad extranjera, creo que paraguaya. A mi izquierda había tres o cuatro mujeres vestidas con ropa sensual. El lugar era conocido como un cabaret de Flores. En este momento sé que está cerrado pero no sé por qué”, relató.

El debate culminó con la declaración de un hombre que trabajó en Doly’s como mozo durante 2008, 2009 y 2010: “Yo trabajaba de 20 a 6 am. Repartía bebidas a clientes. En el lugar había mujeres que tomaban copas y hablaban con los clientes. Recuerdo una inspección que tuvo lugar en el 2008 por parte de la Policía Federal y otra por parte de Gendarmería. El lugar era un boliche nocturno, con pool, tragos, una barra, shows de strippers. Solo era para hombres y yo trabajaba hasta que se iba el último cliente”, detalló el hombre. Finalmente, agregó que estuvo allí hasta julio de 2010, momento en que se realizó un allanamiento por un presunto caso de trata de personas. “Ahí cerró el boliche”, concluyó.

La audiencia del lunes

El lunes de esta semana habían declarado cinco testigos. Los dos primeros, dos policías, fueron propuestos por la defensa. Uno de ellos trabajó como chofer de uno de los imputados. Dos de los tres restantes de esa jornada fueron personas que también participaron como testigos en distintas inspecciones.

“Era un viernes y había mucha gente. El lugar parecía una discoteca, había una barra y luces de colores”, afirmó un declarante. Por otro lado, otra persona que trabaja como taxista y que también salió como testigo de uno de los allanamientos en el local “Doly’s”, afirmó: “Era de noche, el lugar parecía un pub o un boliche. Estaba oscuro, había mesas y una barra”.

El juicio comenzó el 1 de marzo y se reanudará el próximo 25 de marzo.