26 de marzo de 2023
26 de marzo de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
La banda operaba en esta ciudad, en la provincia de Buenos Aires y en la provincia de Córdoba
Solicitaron elevar a juicio a una banda dedicada al comercio de drogas
Para el fiscal Franco Picardi, quedó probado que la banda se dedicaba al comercio de sustancias ilícitas. Los imputados utilizaban micros de larga distancia para trasladar la droga. Durante los allanamientos a domicilios, se logró secuestrar más de dos kilos de cocaína y cerca de 160.000 pesos.

El titular de la Fiscalía Federal N°5, Franco Picardi, solicitó elevar a juicio una causa contra 17 integrantes de una banda que habría comercializado estupefacientes en la Ciudad de Buenos Aires, en la provincia de Buenos Aires y en la provincia de Córdoba, junto a otras personas que no fueron individualizadas entre el 28 de enero de 2014 y el 10 de febrero de 2015.

Según el requerimiento de elevación a juicio, la organización narcocriminal entregaba las drogas a domicilios con distintos vehículos, propios y alquilados, y en ocasiones lo hacían desde sus lugares de residencia. Sin embargo, el fiscal afirmó que la banda también utilizaba micros de larga distancia de la Terminal de Ómnibus de Córdoba, de Villa Carlos Paz, de La Plata y de Retiro para trasladar las sustancias. Para el representante del Ministerio Público, quedó probado que el objetivo central de la organización era el comercio de estupefacientes y, para que ello fuera posible, refirió que existían roles y tareas específicas.

El pasado 10 de febrero, el tribunal había ordenado una serie de allanamientos a diferentes domicilios de la Ciudad, de la provincia de Buenos Aires y de la provincia de Córdoba, donde se constató que los departamentos eran utilizados por los acusados como vivienda y como depósito para el almacenamiento.

Durante los procedimientos, se secuestraron más de dos kilos de cocaína, cerca de 160.000 pesos, dos armas de fuego, gran cantidad de municiones, un vehículo marca Volkswagen, envoltorios con marihuana, blisters con pastillas y balanzas digitales, entre otros elementos.

Sobre la imputación, Picardi  entendió que “al merituarse la cantidad de droga secuestrada –analizada en forma conjunta, teniendo en cuenta las distintas cantidades obtenidas en cada uno de los registros domiciliarios y procedimientos realizados en la vía pública- las circunstancias de tiempo, modo y lugar en que se sucedieron sus hallazgos, sumado a la circunstancia de haberse incautado varios elementos que habitualmente son destinados a la venta de sustancias prohibidas y de corte de las mismas” se debe acusar a los imputados del delito de comercialización de sustancias estupefacientes, agravado por haber sido llevado a cabo por una organización de más de tres personas. Además, el fiscal entendió que a dos de los imputados había que acusarlos de tenencia ilegítima de arma de guerra en concurso ideal con el delito de encubrimiento.

Finalmente, remarcó que los fundamentos para la acusación se enmarcan en la prueba reunida durante la pequisa, compuesta principalmente, por tareas de inteligencia, declaraciones testimoniales, vistas fotográficas, escuchas telefónicas y el secuestro de sustancias estupefacientes. En este sentido, Franco Picardi solicitó que se clausure la instrucción y se eleve a juicio el expediente.