22 de febrero de 2024
22 de febrero de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Interviene la fiscal Diana Goral
Solicitaron prisión perpetua para el acusado de asesinar a su madre
Tras realizar valoración de la prueba, la fiscalía pidió una pena de 25 años para Luciano Sosto, imputado por homicidio agravado por el vínculo.

Diana Goral, titular de la Fiscalía Nacional N° 6 ante el Tribunal Oral en lo Criminal, solicitó esta mañana la pena de condena perpetua a Luciano “Lucky” Sosto, acusado de asesinar a su madre en 2013. Para la representante del Ministerio Público Fiscal, la prueba valorada es suficiente para demostrar la culpabilidad del imputado en la muerte de Estela Garcilazzo, en un caso de homicidio agravado por el vínculo.

La fiscalía llegó a esta decisión tras realizar una valoración de la prueba, en la que se pudo constatar la culpabilidad de Sosto por el asesinato de su madre, pero no los indicios de abuso sexual que también pesaban sobre él. Si bien en una primera instancia la fiscal citó un informe del Cuerpo Médico Forense,en el que se constataron, además, varios golpes y rastros de “material biológico consistente con una relación sexual" en el cuerpo de Garcilazzo, la muestra fue insuficiente para determinar el perfil genético del agresor.

El hecho se registró el 26 de diciembre de 2013 en un edificio de Palermo, donde Sosto vivía en el quinto piso, y su madre en el departamento de abajo. Según el imputado, aquel día, alrededor de las 15, encontró a su madre tirada boca abajo en la cocina del departamento de ella, intentó reanimarla y llamó en dos oportunidades al servicio de emergencias del Hospital Alemán.

Si bien Sosto instaló la idea de que su madre podría haber sufrido una de sus habituales caídas, en la morgue los forenses determinaron que Garcilazzo había sido asesinada y que la causa de muerte era una "asfixia por estrangulación", por lo que Sosto quedó detenido como principal sospechoso. La hora de la muerte es clave en la investigación, ya que se estableció que la víctima fue asesinada entre las 7.30 y las 11.30 de aquel día, por lo que para la querella, los llamados al servicio de emergencias fueron una puesta en escena por parte del imputado para encubrir su crimen.