28 de julio de 2021
28 de julio de 2021 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
En el debate oral intervino el fiscal federal Adrián García Lois
Tierra del Fuego: condenaron a tres hombres por la tala clandestina de 200 árboles del Parque Nacional
El Tribunal Oral Federal de esa provincia fijó la pena de un año y tres meses de prisión para dos de los imputados y de un año en suspenso para el tercero. El hecho ocurrió entre abril y junio de 2005 en un Parque Nacional.

El Tribunal Oral Federal de Tierra del Fuego condenó a tres hombres por la tala clandestina de 200 árboles, fundamentalmente lengas y guindos, en el interior del Parque Nacional Tierra del Fuego. Se trata de un ingeniero civil y un agrimensor, quienes recibieron la pena de un año y tres meses de prisión, y el maestro mayor de obras, a quien el Tribunal le dictó la pena de un año en suspenso.

El hecho ocurrió entre abril y junio de 2005, momento en que la empresa Patagonia Spirit contrató a los imputados  con el fin de construir una senda que uniera la Ruta Nacional Nº3 con el Canal Beagle, donde se iba instalar un hotel.

El juicio comenzó el pasado 22 de agosto y el miércoles fueron los alegatos del fiscal federal Adrián García Lois. En esa oportunidad, el representante del MPF consideró  que entre abril y el 6 de junio de 2005 los acusados “llevaron a cabo un accionar que implicó: el ingreso sin autorización y en forma clandestina al Parque Nacional de Tierra del Fuego, y la posterior remoción con violencia de los mojones que demarcaban los límites de aquel, habiéndose talado sin debido permiso, aproximadamente 216 árboles localizados en el mismo, con miras a abrir una senda paralela al límite oriental del parque, desde la ruta nacional N°3 y hasta el Canal de Beagle, a la altura de la Bahía San José. Así, alteraron y destruyeron parte del límite Este del Parque Nacional, al remover estacas, sacar un mojón de hierro y cortar al menos un árbol que señalaban dicho límite, con el objeto de apropiarse especialmente del sector individualizado como P8, para utilizarlo como parte de la citada senda para un emprendimiento comercial”.

Y continuó: “Se estableció la existencia de tres sectores en los que la senda atribuida a los imputados penetra hacia el oeste, sin autorización alguna y de modo clandestino,   en una zona delimitada por la administración de PN por medio de antiguas estacas y mojones de demarcación, como árboles pintados. En dichas zonas, se procedió a la tala sin autorización alguna, de aproximadamente 216 árboles localizados en el PNTdF, fundamentalmente lengas y guindos, los cuales, en gran cantidad, constituyen bienes de uso público”.

“En ese contexto, consideramos acreditado que los imputados actuaron como coautores, ya que los tres tuvieron el dominio funcional del hecho, y cada uno intervino en parte de su ejecución, mediante un plan de división de funciones”, finalizó García Lois.

Además, el fiscal tuvo en cuenta el tiempo trascurrido desde el momento de los hechos hasta la condena así como el daño ambiental que provocó. En ese sentido, remarcó que la “recuperación completa” del Parque “demandará años” y expresó la necesidad de que el caso se convierta en un ejemplo para otras situaciones similares.