01 de febrero de 2023
01 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Uno de los sobrevivientes habló de “la manera inhumana en que se viajaba”
Tragedia de Once: “córranse que no frena”
Así lo manifestó Julieta Barrio la primera testigo que estaba prevista para la audiencia de hoy. Otro de los declarantes contó al tribunal que la formación que colisionó, en febrero de 2012, contra el dispositivo de contención del andén de la estación Once estaba “hecho mierda”.

En una nueva audiencia del juicio por el accidente del 22 de febrero en la que se esperaba la declaración de ocho sobrevivientes, el testigo Oscar Cabalero relató que la formación estaba “hecha mierda” y que el día de la colisión, metros antes del impacto, escuchó a una persona que estaba en el segundo vagón gritar: “córranse que no frena.” Caballero es usuario del Sarmiento desde el 2010 y aseguró al Tribunal que los trenes estaban destrozados y que ese día, en la estación Morón, “la gente ingresaba por las ventanas, como una selva”.

En tanto, José Luis De Martín, usuario del Sarmiento durante 28 años aseguró que dejó de usar el servicio por las secuelas que le ocasionó el accidente y detalló que la mañana del 22 de febrero de 2012 “el tren como que no paró en Floresta, siguió un poco más adelante”. De Martín agregó que hasta el día de la colisión, en las estaciones y los vagones “no había señalización, ni salidas de emergencia, ni martillos para abrir ventanas”.

Fue después de más de dos horas de relatos cuando fue el turno de Eugenio Barbich, quien lleva más de una década viajando en el Ferrocarril Sarmiento. El testigo detalló con precisión cómo fue el recorrido ese 22 de febrero y afirmó que le pareció que la formación entró un poco rápido al andén de Once. "El estruendo fue terrible lo primero que pensé fue que se iba a prender fuego”, recordó.

Casi al finalizar su declaración, Barbich aseveró que en ese entonces las formaciones eran de “terror”, que se viajaba inhumanamente e hizo hincapié en que "el desprecio por el usuario era que no eran capaces de informarte el problema por el cual el tren iba a quedar varado".

Hasta el momento, todos los testigos que declararon coincidieron en que las condiciones del Sarmiento hasta el accidente eran muy malas. Se repiten los testimonios sobre ventanas rotas, pisos remendados, falta de señalización y puertas abiertas. Además, las víctimas aseguraron que ni las concesionarias, ni el Estado ofrecieron ayuda a los sobrevivientes, con la excepción del la testigo Octavo, quien recibió $2500, por única vez, en carácter de asistencia social.

Al inicio de la audiencia el Tribunal Oral Federal Nº 2 autorizó a Daniel Lodola, ex gerente de la línea Sarmiento de TBA, a no asistir a las audiencias por problemas de salud.