20 de mayo de 2024
20 de mayo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervino la Fiscalía General Nº 1 ante los Tribunales Orales en lo Criminal Federal de esa ciudad
Tras una audiencia presencial, imponen en Córdoba una condena por facilitar el almacenamiento de estupefacientes
La defensa de la imputada solicitó que se realice de esa manera, ya que carecía de medios para una videoconferencia. El tribunal aceptó y el juicio se hizo bajo medidas de seguridad sanitarias, conforme a las recomendaciones de diversos especialistas. Se impuso una pena de ejecución en suspenso.

El Tribunal Oral Criminal Federal Nº 1 de Córdoba condenó a una mujer a tres años de prisión en suspenso por  facilitación del lugar para el almacenamiento de estupefacientes. La audiencia se celebró sin público, sólo con las partes, a quienes se tomó la temperatura al momento de ingresar al edificio. También se mantuvo una distancia permanente de más de dos metros entre todos los intervinientes, se solicitó la higienización de manos con alcohol en gel en la sala de audiencias y la  desinfección de calzados en el acceso. Además fue obligatorio el uso de barbijos, que sólo podían extraerse momentáneamente, si fuese necesario, en sitios donde no tuviesen proximidad ni contacto otras personas. En el juicio participó la Fiscalía General Nº 1, a cargo de Maximiliano Hairabedian.

La fecha de la audiencia se había pautado antes de que se estableciese el aislamiento social, preventivo y obligatorio en todo el territorio nacional; luego, el tribunal había acordado con la Fiscalía que se llevase a cabo de manera remota a través de videollamada, pero finalmente la jueza Carolina Prado hizo lugar al pedido de la defensa, que no contaba con los medios para utilizar ese recurso. Entonces, la magistrada decidió llevar a cabo el debate de manera presencial y tomando estrictas medidas de seguridad sanitaria, conforme las recomendaciones de diversos especialistas. El Tribunal decidió reemplazar la audiencia de lectura de los fundamentos de la sentencia por el envío electrónico.

El caso

Bárbara Giuliana Almirón fue juzgada por el hallazgo de más de tres kilogramos de marihuana y cocaína en el techo de chapa de la casa donde vivía, durante el allanamiento ordenado por un juez de la provincia en una causa por encubrimiento seguida a otra persona. La imputada declaró que, al momento del procedimiento, vivía con su pareja y por necesidad económica aceptaron que un vecino almacenase en su domicilio el material estupefaciente, a cambio de ochocientos pesos. 

Para la determinación del mínimo de la pena se tuvo en cuenta que el hallazgo fue casual y no hubo investigación previa sobre la acusada, la situación de marginalidad en que vivía y su escaso acceso a la educación. Al momento de los hechos, la imputada tenía veinte años y carecía de antecedentes, y en la actualidad se gana la vida recolectando cartones en un carro tirado por caballos y está a cargo de su hijos menores de edad, luego de que su pareja muriese en un accidente de moto cuando trabajaba como repartidor.