23 de junio de 2024
23 de junio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
En la próxima audiencia se realizarán los alegatos
Comenzó el juicio a un hombre acusado por el femicidio de su esposa
“Yo maté a mi mujer pero la violación no fui yo”, declaró Parminder Basra en el inicio del debate. Además del femicidio, que ocurrió en el barrio porteño de Vélez Sarsfield en 2019, se le imputó un hecho de abuso sexual contra su cuñada y dos episodios de amenazas.

El Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional Nº24 comenzó hoy el juicio a Parminder Basra (36), acusado por el femicidio de su esposa en el barrio porteño de Vélez Sarsfield en noviembre de 2019. En el debate participa la Fiscalía N° 15 a cargo de Ana Helena Díaz Cano y con la intervención del auxiliar fiscal Leandro D’Ascenzo.

En el requerimiento de elevación a juicio, confeccionado por la fiscal Estela Andrades, se marcó que Basra debía ser juzgado por los delitos de “abuso sexual simple, amenazas coactivas reiteradas en dos ocasiones y homicidio agravado por el vínculo y por su comisión contra una mujer por parte de un hombre y mediando violencia de género”.

Durante la audiencia de hoy el imputado se dirigió a la jueza María Cecilia Maiza y a los magistrados Marcelo Alvero y Javier Esteban de la Fuente y declaró: “Yo maté a mi mujer pero la violación no fui yo”. Luego, se presentaron ante el tribunal una de las hermanas de la víctima y el policía que acudió al departamento luego de que Basra llamara al 911 para avisar que había matado a su pareja. Debido al reconocimiento que hizo el acusado, se incorporaron por lectura varios de los testimonios y se dispuso que en la jornada del 23 de junio se lleven a cabo los alegatos.

La acusación
Basra y María Lorenza Salinas se habían casado en 2009 y tuvieron a lo largo de su relación tres hijos. En septiembre de 2019 vivían en un departamento ubicado en el barrio de Vélez Sarsfield, sobre la Avenida Rivadavia al 8800. De acuerdo al requerimiento de elevación a juicio, el 26 de ese mes, el imputado le dijo a su pareja que la iba a matar.

Al día siguiente, le habría manifestado que debía hacer los papeles de divorcio y que esa noche iba a dormir sentada en una silla. Ante esta situación, el hijo mayor se puso a llorar y cuando María intentó irse del departamento con sus hijos, Basra la cruzó: “andate vos, a mis hijos no te los llevas y si los venís a buscar te voy a matar”.

El crimen fue el 3 de noviembre de 2019, cuando el acusado se presentó en el departamento y comenzó una discusión con la víctima, a pesar de la prohibición de acercamiento y contacto que se le había dictado

Ese mismo día, la mujer se presentó en la Oficina de Violencia Doméstica (OVD) de la Corte Suprema y relató no solo este episodio sino que señaló haber sido víctima de varias conductas violentas. El 30 de septiembre de 2019, el Juzgado Nacional en lo Civil Nº30 dispuso una medida donde se le prohibió a Basra acercarse a una distancia menor a 200 metros del domicilio donde vivían o mantener cualquier tipo de contacto con su pareja.

En ese contexto, la noche del 13 de noviembre de 2019, el acusado se presentó en el departamento y comenzó una discusión con María dentro del cuarto. Ante el pedido de su hijo mayor para que no golpeara a su madre, Basra cerró la puerta y después estranguló a su esposa. Al día siguiente, cerca de las once de la mañana, el hombre llamó al 911 y comunicó que había matado a su mujer.

“Vos hacés la denuncia y yo mato a tu marido”
Uno de los testimonios que escucharon hoy los jueces fue el de la hermana de la víctima, que relató un episodio de abuso que sufrió cuando el tercero de sus sobrinos era bebé. La joven fue a cuidar a los tres chicos y cuando estaba en la cocina, Basra se le acercó y la manoseó a la altura de su pecho. Ella se lo comentó a su hermana pero la mujer le pidió que no hiciera la denuncia.

Ante las preguntas de la fiscalía, la joven relató los distintos acosos que padeció por parte de quien era su cuñado desde que lo conoció. Indicó que en todas esas oportunidades le contó a su hermana pero que ella siempre le pedía llorando que no hiciera la denuncia. Relató que se alejó de su hermana varios años cuando en una de las visitas y cuando ella se encontraba embarazada, el acusado le expresó: “ese hijo tenía que ser mío”. “Vos hacés la denuncia y yo lo mato a tu marido”, le habría dicho Basra cuando la joven le notificó que contaría todo lo sucedido.

Explicó después que en septiembre de 2019 se enteró que su hermana había hecho la denuncia contra Basra: en ese momento le contó que no la había dejado presentarse antes porque su marido la golpeaba desde los inicios de la relación. Rememoró después que la víctima le expresó que siempre estuvo amenazada y que tenía miedo por sus hijos y por su madre.

“Ya en 2008 yo le veía moretones en los brazos: ella me decía que se golpeaba pero después me dijo que él la agredía, que le pegaba si llegaba tarde o si hacía algo mal”, manifestó una testigo en la audiencia.

“Ya en 2008 yo le veía moretones en los brazos: ella me decía que se golpeaba pero después me dijo que él la agredía, que le pegaba si llegaba tarde o si hacía algo mal”, manifestó la testigo. Con respecto al día del femicidio, y ante preguntas de la Fiscalía, la joven contó que tuvo que decirles a sus sobrinos que su mamá “se había ido al cielo” y que ellos le dijeron que sus padres “estaban jugando” esa noche y que su papá le "había pintado de azul" la cara a su mamá.

“Estaba irreconocible”
El siguiente testigo en presentarse ante el Tribunal Oral fue el policía que acudió al departamento luego del llamado al 911 que hizo el acusado. Cuando llegó, se encontró con otro efectivo y con el acusado que tenía unas heridas en el cuello y un cuchillo en la mano. Sostuvo que Basra le dijo que había perdido el control y había matado a su esposa y le dio las llaves del departamento.

Al entrar al lugar, recordó el testigo, se topó con los tres chicos que se encontraban en un futón y a pocos metros, detrás de una puerta y sobre la cama estaba el cuerpo de la víctima. Automáticamente, sacó a los niños del departamento y los dejó con una vecina mientras llamaba al SAME.

“El caso en lo personal fue de los que más me shockearon en toda mi carrera como policía: la escena, el contexto con los chicos”, marcó el policía y dijo que luego, cuando la noticia salió en los medios de comunicación, se sorprendió. “No tenían nada que ver las fotos que mostraban con lo que yo vi, estaba irreconocible la mujer”, concluyó.