23 de junio de 2024
23 de junio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El hecho ocurrió en mayo del año pasado
Femicidio en Caballito: comenzó el juicio
Los jueces ordenaron un nuevo informe médico para determinar si Alejandro Bajeneta comprendía la criminalidad de sus actos.

El Tribunal Oral en lo Criminal Nº4 comenzó el juicio que tiene como imputado a Alejandro Bajeneta, acusado de asesinar a Gabriela Parra dentro de un restaurante, en mayo de 2015. Los jueces Julio Báez, Ivana Bloch y Adolfo Calvete ordenaron un nuevo informe médico para determinar si el acusado comprendía la criminalidad de sus actos al momento del hecho. El Ministerio Público Fiscal está representado por Marcelo Saint Jean.

A Bajeneta se lo acusa por el delito de “homicidio doblemente agravado por haber sido cometido con alevosía y por haber mediado violencia de género”. El 2 de mayo de 2015, el acusado y la víctima habían acordado verse en el restaurante “Plaza del Carmen”, ubicado en Rivadavia 4502, a las 16:30. Según estableció la fiscal Estela Andrades durante la instrucción, cerca de las 17:45 el hombre de 54 años aprovechó el momento en que la mujer se colocaba un abrigo para irse y la hirió por la espalda con un cuchillo de grandes dimensiones.

En ese momento, Juan Pablo Basile, que se encontraba dentro de la confitería, intentó apartarlo de Gabriela, que ya estaba tirada en el piso, golpeándolo con una silla. Esto provocó que Bajeneta cayera sobre el ventanal del local y lo rompiera. Luego, el imputado se paró, cruzó la avenida Rivadavia y comenzó a infligirse varias heridas en el pecho con el mismo cuchillo. Por esto, fue trasladado al Hospital Durand, donde estuvo internado varios meses.

Basile fue el primer testigo que escuchó el Tribunal. Recordó que después del ataque, la víctima comenzó a llamar a un amigo para que le alcance la cartera. Señaló que intentó frenar la hemorragia de la víctima con un mantel: “me pedía que me quede con ella pero se empezó a desvanecer y no pude ayudarla”.

“No se me acerquen” repetía el acusado mientras corría con el cuchillo por la avenida. Así lo recordó Andrea Brelio, que estaba aquella tarde en el local comercial de una familiar. Dijo que lo vio mientras intentaba autolesionarse en la calle mientras decía que se quería matar.

Luis Carlos Burnovicz era amigo de Gabriela hacía más de diez años. Ante las preguntas del fiscal, contó que la acompañó esa tarde y que se quedó esperándola enfrente por si había algún conflicto o discusión, ya que Gabriela “por momentos tenía temor de reunirse”. “Le mandaba muchos mensajes, la llamaba, tenía mucha insistencia en verla” rememoró y puntualizó que el acusado le había dicho a la víctima que iba a entregarle “una carta y una cadenita”.

Según contó, Gabriela le había comentado que había sido novia de Bajeneta durante su adolescencia pero que no habían tenido más relación desde entonces. Con respecto al ataque, aseguró que apenas vio que ella se paraba para salir del lugar, se formó un tumulto, por lo que cruzó la calle y se encontró con la víctima en el suelo. “Me llamaba y me pedía que no me olvide su cartera, yo le hablaba para que se quede con nosotros pero se desmayó”, se lamentó.

Cabe puntualizar que dentro de la cartera que entregó Basile ese día en la comisaría había efectivamente una carta que decía: “Gaby jamás hubiera ni pensado que te toque otro hombre cumplo con la promesa que nos hicimos te amo mi nena”. A Bajeneta se le secuestró, además del cuchillo con el que hirió a la víctima, una navaja con la inscripción “con todo mi amor, para Gaby”. En su requerimiento de elevación a juicio, la fiscal Andrades consideró que ambos elementos permitían “sustentar la hipótesis de que la conducta fue planeada con anticipación, en un escenario controlado y planeado”.

El otro testigo que habló sobre la relación que tenían la víctima y su victimario fue Fabián Parra, hermano de Gabriela. Afirmó que fueron novios aproximadamente cuatro años, hasta los 22 o 23 años de la mujer. Aseguró que siguió en contacto algunos años con el acusado porque jugaban al fútbol pero que ahora hacía unos siete u ocho años que no lo veía.

Recordó la charla que tuvo Burnovicz aquél 2 de mayo: “me comentó que Alejandro hostigaba a Gabriela, que la amenazaba y la perseguía”. También dijo que se enteró de un intento de suicidio del imputado y que su hermana había tenido que llamar a la familia de él para que lo auxilien. “Quiero justicia, porque lo que siento lo voy a sentir siempre pero quiero que él no se esconda ni baje la cabeza” concluyó, mientras señalaba a Bajeneta.

Los médicos

Durante la instrucción de la causa, el psiquiatra del Cuerpo Médico Forense Esteban Toro Martínez; el perito de la querella Luis Alberto Kvitko; y el especialista por parte de la defensa Eduardo Piaggio firmaron un informe sobre el estado del acusado. Concluyeron que presentaba “un trastorno de la personalidad con ánimo distímico y antecedentes de uso de sustancias” y que no era posible “afirmar ni negar que haya podido comprender la criminalidad y/o dirigir su accionar al momento del hecho”. También, indicaron que ese trastorno y el consumo de cocaína podían tener “una acción condicionante sobre su psiquismo al momento de los hechos”.

Toro Martínez le explicó a los jueces que correspondería realizar nuevos estudios para interpretar como evolucionó el imputado para que sea posible establecer si es o no inimputable. Los otros dos especialistas coincidieron en el planteo, por lo que el Tribunal estableció la realización de nuevas pericias. Kvitko agregó que, al momento de realizar el examen, tenían elementos para considerar tanto la imputabilidad como inimputabilidad.

Ante una pregunta del fiscal, el perito de la querella explicó que la secuencia de los hechos en la causa, “lleva a pensar que hubo un plan con conciencia de lo que se hacía”. Y sostuvo: “el hecho de tener un trastorno es condicionante o favorecedor pero no es imperativo de que lo lleve a uno a hacer algo”.