27 de mayo de 2022
27 de mayo de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Organizada por el Programa Especializado en Derechos del Trabajo
Se realizó en la Procuración General de la Nación una jornada sobre "Trabajo en contexto de encierro"
La actividad, cuya apertura estuvo a cargo del fiscal general Eduardo Álvarez, se desarrolló el 16 de mayo pasado en el Salón Nelly Ortiz de la sede de Avenida de Mayo 760, CABA. Hubo tres paneles sobre “El encierro y el trabajo”, “Trabajo en la prisión y trabajo de liberados” y “El derecho del trabajo y el trabajo en contexto de encierro. Aspectos individuales y colectivos”.

La Jornada sobre trabajo en contexto de encierro realizada por el Programa Especializado en Derechos del Trabajo se llevó a cabo el día 16 de mayo desde las 14.00 horas en el Salón Nelly Ortiz de la sede de Avenida de Mayo 760, CABA.

La apertura estuvo a cargo del fiscal general Eduardo Álvarez. Hubo tres paneles sobre “El encierro y el trabajo”, “Trabajo en la prisión y trabajo de liberados” y “El derecho del trabajo y el trabajo en contexto de encierro. Aspectos individuales y colectivos”.

El primer panel contó con la presencia de los jueces Vilma Bisceglia y Sergio Delgado y de los colaboradores de la Unidad Fiscal de Ejecución Penal (UFEP), el fiscal ad-hoc Alejandro Toledo y el secretario Pablo Bender; y fue moderado por el coordinador general del Programa, Juan Manuel Pedreira.

Se expresaron cuestiones relativas a la problemática de los jóvenes adultos que transcurren días de su vida en los institutos de menores arrastrando problemas familiares y adicciones a cuestas. Además, se hizo hincapié en la situación que sufren las mujeres, en especial las  detenidas con sus niños. Se anotició que estos jóvenes y mujeres realizan trabajos denominados “no productivos” como la elaboración de bolsas, carpetas, pelotas, broches, fajina y artesanías varias. Esas tareas que poco ayudan a la reinserción y a la competencia en el mercado laboral actual.

Se compararon los censos nacionales penitenciarios y se arribó a la conclusión que el aumento de la población carcelaria fue de un 35% , proporcional con la disminución de tareas dentro de la prisión. Uno de cada 5 detenidos logra tener capacitación laboral y solo 2 de cada 10 tienen enseñanza primaria completa. Este problema impide la inserción en el mercado laboral, incluso intramuros.

En el segundo módulo sobre “Trabajo en la prisión y trabajo de liberados” expusieron la licenciada y docente Lidia Ester Pérez, el abogado Damián Barbosa y los integrantes de la Procuraduría contra la Violencia Institucional (Procuvin), la coordinadora del área de encierro Bárbara Franco y el trabajador social del equipo interdisciplinario Juan Manuel Introzzi, bajo la moderación de Germán Queipo.

"El principio protectorio debe perforar los muros de la prisión”

Afirmaron que se mantiene el estereotipo de cultura patriarcal y que se intensifica con el colectivo LGTB y, específicamente, con el colectivo trans, que sólo cocinan y hacen tareas de peluquería, a lo que se añade que comparten pabellón con agresores sexuales. Todo esto genera un estado de violencia permanente que afecta a este grupo particular. Destacaron, además, que en la provincia de Buenos Aires no se observan los avances que hubieron en las cárceles federales.

Sobre el final del panel, se afirmó que desde el propio estado existe un desinterés por cumplir con la normativa, ya que se limita muchas veces el derecho del liberado de acceso al empleo,  a través del pedido de certificados de reincidencia. Un ejemplo de ello, es la ley de cooperativas que limita el acceso al consejo de administración por parte de los condenados.

El tercer eje versó sobre “El derecho del trabajo y el trabajo en contexto de encierro. Aspectos individuales y colectivos” y contó con las exposiciones de la ex camarista Elsa Porta, el abogado Matías Isequilla y Andrea Pochak, titular de la Dirección General de Derechos Humanos de la Procuración General. Dirigido por el fiscal y titular del programa, Juan Manuel Domínguez.

Sostuvieron que el interno tiene una relación laboral específica y existe una inequidad de las partes, mayor aun que en relación al trabajo en el espacio libre, lo que exige garantías de mayor intensidad. Se hizo mención al principio de persistencia, en cuanto a la continuidad del trabajo y, de conformidad con el principio de progresividad, se sostuvo que el acceso al trabajo es un derecho humano exigible, al que se le aplican un piso mínimo de derechos, que no acepta regresiones.

La Dra. Porta enfatizó su exposición en que la ley 24660 es una ley marco que, en lo que respecta a la provincia de Mendoza, fue modificada recientemente por la ley provincial 8971, generando un retroceso de los principios ya aludidos. La reforma en cuestión resulta violatoria del fallo “Méndez”(CSJN), ya que el preso va a trabajar para costear su mantenimiento en el penal, sin salario alguno. Enfatizó al finalizar su ponencia que: “El principio protectorio debe perforar los muros de la prisión”.  Se afirmó que por primera vez en el mundo, se llevó a cabo la experiencia de sindicalización, cuya reivindicación principal era trabajo para todos; sirviendo de ejemplo en otros países como Alemania, Estados Unidos y España, quienes replicaron el modelo argentino.