17 de septiembre de 2019
17 de septiembre de 2019 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El juicio por Mansión Seré y otros centros clandestinos de la zona oeste del Conurbano
Ampliaron la acusación por delitos sexuales contra tres ex brigadieres y un policía
Es por doce casos de violación y uno de abuso sexual. También, se amplió por tormentos perpetrados en una comisaría. De esa forma, los jueces hicieron lugar al pedido del fiscal Niklison. Los imputados ampliarán su indagatoria el próximo miércoles.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°5 de San Martín hizo ayer lugar al pedido del fiscal Martín Niklison y amplió la acusación por doce hechos de violaciones y uno de abuso sexual en carácter de autores mediatos contra los ex brigadieres de la Fuerza Aérea Hipólito Mariani, César Miguel Comes y Miguel Ángel Ossés, quienes están siendo juzgados por crímenes de lesa humanidad en el circuito represivo de la zona oeste del Gran Buenos Aires, que incluyó al centro clandestino de detención Mansión Seré y sedes militares y policiales.

Los jueces también dispusieron la ampliación de la acusación para el ex suboficial de la Policía bonaerense Héctor Seisdedos en carácter de partícipe necesario en un hecho perpetrado en la comisaría de Castelar, pues se cuenta con pruebas de que aquél funcionario contaba con la llave de la celda donde fue cometida la violación.

Entre los doce casos de violación, hay cuatro víctimas masculinas, una de ellas un niño de 14 años que permanece desaparecido. En la ampliación, también se incluyeron más de una decena de casos de tormentos en la comisaría de Castelar, por los que serán indagados los ex brigadieres, Seisdedos y el ex cabo Felipe Ramón Sosa. El Tribunal fijó el próximo miércoles 25 para tomar indagatoria por los nuevos hechos a los cinco acusados.

Los jueces fundaron la ampliación de la acusación durante el debate en el artículo 381 del Código Procesal Penal, que estipula esa posibilidad cuando aparecieran hechos nuevos íntimamente relacionados a los que se juzgan. En este caso, los imputados debían responde por homicidio, privación ilegal de la libertad e imposición de tormentos.

El 11 de febrero pasado, Niklison había apelado a ese artículo para formular la petición, en función de la prueba recabada durante el debate, que comenzó el 26 de marzo de 2014. Para ello, debió sortear la limitación que presentan este tipo de delitos, que son de acción privada, es decir, que su persecución depende de la voluntad de la víctima. Ante cada relato de estos hechos en el juicio, el fiscal adoptó como estrategia preguntar expresamente a quienes sufrieron el delito si querían que se juzgara el caso. Sólo una persona le contestó que no y Niklison no formuló acusación por ese hecho.

El circuito represivo que está siendo juzgado en este debate estuvo integrado por el centro clandestino Mansión Seré, que funcionó en una casa en Morón; la I Brigada Aérea de El Palomar, la VII Brigada Aérea de Morón, y las comisarías 1ª de Morón, 2ª de Haedo y 3ª de Castelar. Todos estaban insertos en la Subzona 16 del Cuerpo I del Ejército, bajo dominio de la Fuerza Aérea en el reparto territorial del poder.