02 de marzo de 2024
02 de marzo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Los crímenes fueron cometidos en el destacamento de Mar del Plata de la Armada
Comenzó el juicio por los delitos cometidos en Base Naval
Los fiscales dieron lectura a una síntesis del requerimiento de elevación a juicio. Tres militares siguieron el debate por videoconferencia.

Con 11 de los 14 imputados en la sala de audiencias –los otros tres lo siguieron por videoconferencia desde Capital Federal y San Luis- comenzó hoy el tercer juicio por los delitos cometidos en el marco de la megacausa conocida como Base Naval, el destacamento de la Armada que funcionó como centro clandestino de detención y torturas durante la última dictadura cívico-militar.

El debate se inició con la lectura, por parte de los fiscales Pablo Larriera, Walter Romero y María Eugenia Montero, de una síntesis del requerimiento de elevación a juicio de más de 200 páginas, que se extendió durante toda la jornada, dada la gran cantidad de hechos investigados.

José Francisco Bujedo, Daniel Eduardo Robelo, Alfredo Manuel Arrillaga, Alberto Ignacio Ortiz, Juan José Lombardo, Rafael Alberto Guiñazú, Mario José Forbice, Roberto Luis Pertusio, Juan Eduardo Mosqueda, Ariel Macedonio Silva, Raúl Alberto Marino, José Ornar Lodigiani, Julio César Falcke y Francisco Lucio Rioja están imputados por la privación ilegítima de la libertad agravada, imposición de tormentos agravados por haber sido cometidos en perjuicio de perseguidos políticos, homicidio calificado y asociación ilícita contra 123 personas.

A excepción de Bujedo, quien es defendido por Horacio Insanti, el resto de los acusados cuentan con los defensores oficiales Paula Muniagurria, Isabel Labbataglia, Manuel Bailleau y José Galán.

Durante la jornada, los representantes del Ministerio Público dieron cuenta no sólo de las circunstancias personales de los acusados, los hechos que se les imputan, el marco histórico en que se desarrollaron, la defensa material y la responsabilidad que a cada militar retirados les cabe, sino también un breve detalle de cada hecho comprendido en la causa.

En la audiencia, se habló secuestros violentos, de borceguíes y pantalones verdes, del “Comisario Pepe”, de las capuchas en los rostros y las sogas en pies y manos, de detenciones ilegales en la Base Naval, en la Escuela de Suboficiales de Marina (ESIM)  y en Prefectura Naval Argentina.

Se detalló el uso de la picana eléctrica en el marco de interrogatorios, de simulacros de fusilamiento, de golpes de puño, de golpes con palos y patadas, de tratos degradantes y hasta absusos sexuales. Hubo circunstancias coincidentes, que daban cuenta de la obligación de permanecer días en una misma posición, con música a todo volumen, durante las 24 horas.

Las víctimas eran adolescentes, mujeres embarazadas, compañeras de estudio, parejas, militantes políticos de distintas organizaciones, familiares de desaparecidos a quienes exigieron abandonar su búsqueda. Incluso, se secuestró a una mujer enyesada desde el pecho a las rodillas por una reciente cirugía de columna.

Los fiscales exhibieron casos de serias lesiones como consecuencia de las torturas y la falta de atención médica. Se evidenció la apropiación de bebés nacidos en cautiverio y el robo de bienes de una pareja secuestrada. Además, recordaron que hubo víctimas que recuperaron su libertad, asesinatos y entierros como NN en el cementerio local y otros casos de personas que permanencen desaparecidas.

Las querellas están representadas por Manuel Marañon, de la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires; Luciano Bayo, por Familiares; Gloria del Carmen León, por la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, y Carlo Bozzi, por Rodrigo Miguel, hijo de una de las víctimas, Liliana Venegas.