29 de marzo de 2023
29 de marzo de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Alegato de la Fiscalía General de esa jurisdicción
Comodoro Rivadavia: el MPF pidió 17 años para un ex marino y un ex policía por el secuestro de un militante
El fiscal Teodoro Nürnberg consideró acreditada la responsabilidad de Hernán Álvaro Hermelo y Tito Nichols en la desaparición de Elvio Ángel Bel en noviembre de 1976, durante un operativo que se habría producido en Trelew bajo una zona liberada.

El fiscal general de Comodoro Rivadavia, Teodoro Nürnberg, solicitó 17 años de prisión para el ex segundo comandante del Batallón de Infantería de Marina 4, Hernán Álvaro Hermelo, y para el ex jefe del Departamento de Informaciones de la Policía de Chubut, Tito Nichols, por el secuestro y la desaparición del militante comunista Elvio Ángel Bel en noviembre de 1976. El requerimiento también incluye la inhabilitación absoluta de ambos para el ejercicio de cualquier función pública y para tareas de seguridad privada.

Ambos están acusados de ser coautores mediatos del hecho por haber ejercido cargos de alta responsabilidad en las funciones públicas y porque las acciones que desplegaron durante esa época contaron con la autorización y el apoyo del Estado. De acuerdo al alegato fiscal, mientras Nichols, como jefe del Departamento de Informaciones Policiales, fue quien realizó tareas de inteligencia recolectando información, Hermelo, como segundo comandante del Batallón de Infantería N°4 -el cual integraba la Fuerza de Tareas 7 con asiento en Trelew- fue quien dispuso los medios y recursos humanos para la detención física de Bel.

Por este motivo, el fiscal solicitó la semana pasada que se les aplique la pena de 17 de años de prisión, amparándose en la figura de desaparición forzosa del artículo 142 ter del Código Penal.

La causa
El militante del Partido Comunista Elvio Ángel Bel fue secuestrado el 5 de noviembre de 1976 en Trelew junto a su hijo de ocho meses de edad, Pablo Bel, que también fue llevado por los captores en un vehículo. Sin embargo, durante el recorrido, los secuestradores se dirigieron a la planta pasteurizadora COTABIL, situada en las afueras de la ciudad, para que Elvio entregara a su hijo a un empleado de la empresa, con una breve carta que contenía los datos del niño, la dirección y el mensaje de que tenía que ser entregado a la madre.

Por otra parte, la fiscalía sostiene que Bel fue trasladado a la Base Almirante Zar con asiento en la ciudad de Trelew, debido a que en ese mismo día y horario también ocurre el secuestro de Sergio Armando Maida y Liliana Toiberman, quienes fueron llevados desde su domicilio hacia la Base Aeronaval indicada.

Estos hechos indican que la zona de Trelew habría sido “liberada”, sumado a lo narrado por la esposa de Bel, Hilda Fredes, quien ese día intentó hacer la denuncia de la desaparición de su pareja y su hijo, pero encontró cerrada la comisaría primera de Trelew. Según sus declaraciones, después de insistir para que le abrieran, la hicieron pasar pero no dieron crédito a sus dichos y, tras reclamar y esperar en vano la presencia del comisario Rodríguez Watson no le recibieron la denuncia. Durante el recorrido a la seccional y a la casa de familiares fue seguida por un Renault
12 color blanco y fue recién al siguiente que pudo formalizar la denuncia en la comisaría.

Su hermana Alba, quien era policía provincial, se dirigió a la Seccional Primera y luego de reclamar que busquen a Angel Bel recibió la orden de colocarse frente a la pared, para luego de 10 minutos de espera ser enviada a su casa. Esa noche, según relatara un testigo –con prestación de funciones en la Seccional Primera- se produjo la presencia de personal de la Base Zar en la aludida seccional.