21 de febrero de 2024
21 de febrero de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Requerimiento del fiscal federal Fernando Gelvez
Rawson: pidieron juicio oral para un ex marino y dos ex policías por el secuestro de un militante
Elvio Bel, militante del Partido Comunista, fue secuestrado en noviembre de 1976 con su bebé de ocho meses. El niño fue devuelto horas después, pero su padre continúa desaparecido. El fiscal acusó a un comandante de la Base Almirante Zar, al jefe de inteligencia policial y al titular de la comisaría primera de Trelew, donde sucedieron los hechos.

El fiscal federal de Rawson, Fernando Gélvez, pidió que se juzgue en juicio oral y público el secuestro y la desaparición en Trelew del militante comunista Claudio Ángel Bel en noviembre de 1976, hechos por los que acusó al ex segundo comandante del Batallón de Infantería de Marina 4, Hernán Álvaro Hermelo, al ex jefe del Departamento de Informaciones de la Policía de Chubut, Tito Nichols, y al ex titular de la comisaría primera de Trelew, Delfín Heriberto Rodríguez Watson.

En el requerimiento de elevación a juicio, formulado el 23 de noviembre pasado, el fiscal acusó como autores mediatos a Hermelo y Nichols, mientras que a Rodríguez Watson lo señaló como partícipe necesario. Los tres deberán responder en esas calidades por el delito de privación ilegal de la libertad doblemente agravada por haber sido cometida con amenazas y haber durado más de un mes en concurso ideal con privación ilegítima de la libertad agravada por revestir el carácter de funcionarios públicos. Esos crímenes fueron calificado por el fiscal como delitos de lesa humanidad.

Una vez que se cierre la fase de instrucción, la causa será remitida al Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Comodoro Rivadavia, donde se celebrará el debate oral y público.

La esposa de la víctima intentó hacer la denuncia esa misma noche, pero recién se la recibieron tres días después en la comisaría primera. La Fiscalía razonó que "la zona de Trelew habría sido 'liberada'".

El militante del Partido Comunista Elvio Ángel Bel fue secuestrado el 5 de noviembre de 1976 entre las 20.30 y las 21.00 de su zapatería, ubicada en la calle 25 de Mayo 111 de Trelew. La víctima se encontraba junto a su hijo de ocho meses de edad. El niño también fue llevado por los captores junto a su padre en un vehículo.

El fiscal narró en su presentación que el secuestro fue llevado a cabo por al menos seis personas, entre las que se se habría encontrado Nichols. El vehículo se dirigió a la planta pasteurizadora COTABIL, situada en las afueras de la ciudad. Bel descendió junto a su bebé, apuntados con armas por tres de los secuestradores. Golpeó la puerta de la casa de un empleado, a quien entregó a su hijo con una breve carta, atada a una pierna, que decía: "Me llamo Bel, vivo en Monoblock 4 dto. F) -Pellegrini Norte y Cost Rica -Trelew- mi mamá me espera llevame con ella" (sic), citó el fiscal Gelvez en el requerimiento de elevación a juicio.

"Se sospecha que Bel fue trasladado a la Base Almirante Zar con asiento en la ciudad de Trelew, dado que ese mismo día y hora Sergio Armando Maida y Liliana Toiberman fueron ilegalmente privados de su libertad en su domicilio particular, y fueron llevados a la Base Aeronaval indicada. Desde aquél momento no se supo nada más sobre el destino final de Elvio Ángel Bel y hasta el día de hoy permanece desaparecido", consignó el fiscal.

Mientras todo eso ocurría, la esposa de Bel, Hilda Fredes, intentó hacer la denuncia de la desaparición de su pareja y su hijo, pero encontró cerrada la comisaría primera de Trelew. Según declaró la mujer, después de insistir para que le abrieran, la hicieron pasar pero no dieron crédito a sus dichos y, tras reclamar y esperar en vano la presencia del comisario Rodríguez Watson, no le recibieron la denuncia. Durante el recorrido a la seccional y a la casa de familiares fue seguida por un Renault 12 color blanco. Recién tres días más tarde -luego de que la derivaran a la Policía Federal, donde también le rechazaron la posibilidad de denunciar- pudo formalizar la denuncia en la comisaría primera.

"Todas estas circunstancias indican que la zona de Trelew habría sido 'liberada', ello dado que los partícipes del hecho imputado integraban las fuerzas de seguridad y armadas que tenían jurisdicción sobre la ciudad", razonó Gelves.

El hijo de Bel fue entregado por el empleado de la planta y por otra mujer esa misma noche del secuestro, poco antes de las 22.00, a una vecina de la familia.