01 de octubre de 2022
01 de octubre de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervienen Alejandro Alagia y Gabriela Sosti
Empezó el alegato de la Fiscalía en el tercer juicio por los crímenes cometidos en Atlético, Banco y Olimpo
La representante del MPF contextualizó el marco histórico en el que se perpetraron los delitos en ese circuito de centros clandestinos de detención contra las 352 víctimas que integran el objeto procesal, y comenzó a enumerar las circunstancias de cada uno de ellos. Están siendo juzgados seis ex policías, un ex penitenciario, un ex gendarme y un ex militar.

El Ministerio Público Fiscal comenzó hoy con su alegato en el marco del tercer juicio por los delitos de lesa humanidad cometidos contra 352 víctimas en el circuito constituido por los centros clandestinos de detención Atlético, El Banco y El Olimpo (Circuito ABO), en el que desde su comienzo -en septiembre del año pasado- están siendo juzgados seis ex policías federales, un ex miembro del Servicio Penitenciario Federal (SPF), un ex gendarme y un ex sargento del Ejército. Ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°2 intervienen en representación del organismo el fiscal general Alejandro Alagia y la fiscal ad-hoc Gabriela Sosti, integrantes de la Unidad de Asistencia para causas por violaciones a los derechos humanos durante el terrorismo de Estado.

Sosti estuvo a cargo de la apertura del alegato. Ante una sala de audiencias colmada por víctimas y familiares, la representante del MPF contextualizó el marco histórico en el que se perpetraron los delitos investigados. En ese sentido, hizo hincapié en la “minuciosidad bestial del terrorismo de Estado” que “buscó remodelar la sociedad” a través de “privatizaciones, despojos, transferencias de recursos y el aumento de la deuda externa” para así terminar con la industrialización por sustitución de importaciones. El objetivo era “sustituir las chimeneas para volver a exportar granos”, graficó.

Dentro de ese marco se desarrolló un “genocidio monumental” y una “represión a todo vapor”, en la que “era la sociedad la víctima final, acallada mientras le arrebataban sus derechos”, resaltó. “Cada imputado fue experto en demacrar a los torturados”, añadió en referencia al ex ayudante de 5ª del SPF Héctor Horacio Marc; al ex gendarme Juan Miguel Méndez; al ex sargento del Ejército Alfredo Omar Feito; y a los ex miembros de la Policía Federal Argentina (PFA) Eduardo Ángel Cruz y Juan Carlos Mario Chacra, auxiliares de 4ª y 2ª del Cuerpo de Informaciones, respectivamente, al ex cabo Raimundo Oscar Izzi, al ex principal Carlos Alberto Lorenzatti, al ex inspector de la Dirección de Inteligencia de la Superintendencia de Seguridad Federal, Gerardo Jorge Arráez, y al ex subcomisario del Departamento de Situación Subversiva de la Superintendencia de Seguridad Federal, Ricardo Valdivia.

“Hoy que resuenan los alardes negacionistas -continuó la fiscal ad hoc- tenemos la obligación de recordarlo”. En esa línea, destacó la posibilidad que tuvieron las víctimas durante el debate de “validar la palabra que le fue negada durante décadas”. “Cuando se cumplen 15 días de la desaparición de Santiago Maldonado, resulta intolerable la inacción. Otra vez la Gendarmería, que hoy tiene acá un integrante para ser juzgado”, agregó.

 

Cientos de víctimas

Tras la contextualización, la representante del MPF empezó a describir y proyectar en pantalla gigante las imágenes de las víctimas, las circunstancias de sus secuestros, lugar de cautiverio, torturas y desapariciones. Explicó, asimismo, que dos juicios anteriores probaron la existencia del denominado Circuito ABO.

En ese primer tramo de la exposición, la Fiscalía agrupó a las víctimas según su lugar de militancia. Para los primeros meses de 1977, la “leonera” del centro clandestino Club Atlético, en el Bajo porteño, “se llenó de estudiantes de la UES”. Los casos de esa agrupación que son investigados en este proceso son los de María Paula Cáceres (que estaba embarazada, sigue desaparecida); Mario Calvo (desaparecido); Verónica Barrionuevo (desaparecida); Sergio Aneiros (desaparecido); María y Elena Garasa (de 18 y 16 años de edad) y la pareja de ésta última, que estaba embarazada, Emilio González (todos desaparecidos); Gustavo Mendoza (desaparecido); Daniel Ramos (desaparecido); Adriana Marandet (de 19 años, desaparecida); Eduardo y Ana María Franconetti (desaparecidos); Roberto Rascado Rodríguez (desaparecido) y Hugo Girinovich (desaparecido). También los de los integrantes de la JUP, a saber: Hugo Orlando Miedan (desaparecido), cuya madre Elia -integrante de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora- estuvo en el recinto; Julio Panebianco (desaparecido); Roxana Giovannoni (desaparecida); Rubén Raúl “Jerónimo” Medina (quien estudió medicina y atendía a los cautivos después de las sesiones de tortura, desaparecido); Silvia Cantis (sobreviviente); Alberto Gildengers y Elsa Liliana Ortega (sobrevivientes);  Ricardo Peidro y Gabriela Funes (sobrevivientes); parte de la familia Lapacó; María del Carmen Reyes (desaparecida); Sergio Nocera (desaparecido); Laura Graciela Pérez Rey (que también estuvo embarazada y permanece desaparecida); Marcelo Daelli (sobreviviente); Luis Alberto Poloto (sobreviviente);  Carlos Cuéllar y Lea Machado; Juan Patricio Maroni (desaparecido a los 21 años); Daniel Alberto Di Nella (desaparecido); Martín Pereira Pérez (oriundo de Mar del Plata, desaparecido); Omar Lauría (sobre quien la fiscal reseñó que los represores tenían un “encono particular porque era del ERP” y está desaparecido).

Tras un cuarto intermedio, Sosti continuó con el alegato durante la tarde. Se prevé que el Ministerio Público Fiscal continúe su exposición mañana y el 29 y el 30 de este mes.