31 de enero de 2023
31 de enero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Juzgarán a Horacio Domato por secuestros, torturas y desaparición forzada
Formosa: audiencia preliminar para planificar el juicio oral a un ex gendarme
El tribunal y las partes acordaron el viernes la incorporación por lectura de 39 testimonios y la convocatoria, en principio, de 55 testigos. Los jueces receptaron el pedido de los fiscales Benítez y Amad para que la citación se realice a través de la Subsecretaría de DDHH local. El juicio comenzará el 20 de mayo.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Formosa acordó con la Fiscalía, la defensa y las querellas el cronograma inicial, la cantidad de testigos y el acompañanamiento socio psicológico que se les dará a estos cuando deban comparecer al próximo juicio por crímenes de lesa humanidad que se celebrará a partir del 20 de mayo en la capital provincial, en el que será juzgado el ex comandante de la Gendarmería Nacional Horacio Rafael Domato.

El acuerdo fue realizado en el marco de una audiencia preliminar celebrada el pasado viernes bajo los parámetros fijados por la Acordada 1/12 de la Cámara Federal de Casación Penal, un compendio de instrucciones formulado para agilizar los procesos judiciales y establecer un estándar de actuación frente a situaciones comunes a los juicios.

Por la Fiscalía participaron el fiscal federal Luis Benítez y el fiscal general Carlos Amad, quienes en forma conjunta con los querellantes, representados por la abogada Roxana Silva y el abogado Luis Zapiola, acordaron desistir de casi 39 testigos, cuyas declaraciones en otras instancias serán incorporadas por lectura. De tal forma, comparecerán en el debate 55 testigos, al menos en la previsión inicial.

El tribunal, conformado por Angel Nardiello (presidente), Gabriel Vega y Hugo Decaria (Sergio Paduczac es el cuarto juez), hizo lugar al pedido de los fiscales para que el diligenciamiento de la citación de los testigos y su acompañamiento socio psicológico se efectúe por intermedio de la Subsecretaria de Derechos Humanos de la provincia de Formosa y no mediante una fuerza de seguridad, "a fin de evitar su re victimización".

También se estipuló que las audiencias se celebrarán cada dos semanas, comenzando el viernes 20 de mayo, y se fijaron las siguientes jornadas: 3 y 17 de junio, y 1 y 15 de julio.

Domato, de 75 años, será juzgado por asociación ilícita, privación ilegítima de la libertad reiterada en 32 casos, tormentos agravados en 28 y desaparición forzada en cuatro casos "en función de homicidio", todos en concurso real. Al requerir su elevación a juicio, la Fiscalía formuló además la "acusación alternativa de desaparición forzada en función de tormento seguido de muerte" en esos cuatro hechos.

El ex gendarme, que estuvo prófugo entre 2005 y abril de 2012, cuando fue capturado en la ciudad de Córdoba, está acusado de esos crímenes en carácter de coautor, pues "tenía la decisión común respecto al plan genocida y tomó parte en su aplicación, privó de libertad, torturó e interrogó para extraer información a las víctimas a los fines de conseguir nuevos elementos para poder privar y torturar más personas en el marco del plan criminal", indicó el fiscal federal Luis Benítez al requerir la elevación a juicio.

Según se informó a Fiscales desde la Fiscalía, el rol de Domato "fue esencial en la estructura represiva y consistió en asignar una apariencia legal a las privaciones ilegítimas de libertad que se producían en la provincia, mediante la instrucción de falsas causas contra aquellos detenidos que se encontraban en los centros clandestinos ubicados en el Regimiento de Monte N°29 de Formosa y en el Destacamento de Policía del Barrio San Antonio, conocido como 'La Escuelita', con la particularidad de que con el afán de lograr su objetivo recurría para ello a todo tipo de torturas (que en algunos casos ocasionaría la muerte), lo que le permitía arrancar confesiones de las víctimas".

En efecto, Domato, en carácter de Segundo Comandante de la Gendarmería, fue asignado al área militar 234 en agosto de 1976, de forma coincidente al funcionamiento de "La Escuelita" como centro clandestino de detención, y se desempeñó allí hasta los primeros meses de 1977. En ese período, cumplió funciones como instructor sumariante de las causas abiertas a las personas imputadas por "actividades subversivas". En esas tareas fue asistido, entre otros, por el entonces sub alferez Mario Osvaldo Sosa, quien fue condenado en 2013 a 18 años de prisión por crímenes de lesa humanidad.