08 de febrero de 2023
08 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El juicio oral contra cinco represores comenzó en octubre de 2013
Neuquén: hoy se conocerá el veredicto en la causa denominada “La Escuelita III”
Se espera la sentencia después de las 10.30, cuando los imputados pronuncien sus palabras finales. De esta manera, concluirá la tercera etapa de los juicios contra los responsables de crímenes cometidos en la región durante la última dictadura cívico-militar.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Neuquén, integrado por el titular del juzgado Federal de Bariloche, Leónidas Moldes; el integrante de la Cámara Federal de General Roca Richar Fernando Gallego, y el miembro del Tribunal Oral en lo Criminal N°21 de la Capital Federal Diego Gustavo Barroetaveña; dará a conocer entre el mediodía y la tarde el veredicto en la causa denominada “La Escuelita III”. La audiencia comenzará a las 10.30 con las palabras finales de los imputados, el ex teniente coronel de Inteligencia Jorge Héctor Di Pasquale, de 66 años; el ex jefe de Inteligencia del Destacamento de Inteligencia 182 Mario Alberto Gómez Arenas, de 82; el ex jefe del personal del Comando de la Sexta Brigada de Infantería de Montaña, Luis Alberto Farías Barrera, de 83; el ex jefe de la Sección Sanidad de Unidad Militar, Hilarión de la Paz Sosa, de 82, y el ex segundo jefe de la Delegación Neuquén de la Policía Federal, Jorge Alberto Soza, de 76. De esta manera, concluirá la tercera etapa de los juicios contra los responsables de crímenes cometidos en la región durante la última dictadura cívico-militar,

En dialogo con Fiscales, uno de los representantes del Ministerio Público que intervino en la causa, Adrián García Lois, señaló que "el proceso se desarrolló dentro de los parámetros habituales de un juicio oral, con las características propias de un juicio de lesa humanidad, en el sentido de incorporar como parte del mismo a los dos juicios orales anteriores, que tiene como ventaja la agilidad, mayor celeridad y economía procesal, y por el otro, no exponer a las víctimas a nuevas situaciones de revictimización”

Sin embargo, García Lois consideró que “tiene la desventaja de que limita las posibilidades probatorias, en el sentido que al no admitirse la incorporación por lectura de testimonios prestados en la etapa de instrucción, una instrucción recordemos de más de 30 años, y debemos conformarnos con lo que se declaró en juicios orales anteriores, donde el direccionamiento de esos contradictorios se encaminó hacia la situación de otros imputados, y no hacia todos los que hoy están sentados en el banquillo, de acuerdo a lo definido por el Tribunal".

El fiscal agregó que “pese a algunas incidencias mínimas que mantuvo durante el debatey a su convicción personal acerca de que la concepción ideológica o valoración que cada juzgador tiene sobre este último proceso sedicioso que vivió la repúblicanecesariamente alguna influencia ejercerá en la decisión final a la que se arribe, los elementos probatorios que fueron definitivamente incorporados, resultaron a su criterio sobreabundantes para determinar la intervención y responsabilidad de todos los imputados en los hechos por los que fueron acusados”.

La materialidad de los secuestros, torturas, y en algunos casos las desapariciones forzadas que sufrieron las víctimas fue admitida por todas las partes en el juicio; y lo que se discutió fue la intervención que tuvieron los imputados, quienes negaron todo tipo de participación.

Al respecto, García Lois sostuvo que “la intervención de Farías Barrera, Gomez Arenas y De la Pas Sosa, ya fue debidamente probada en el juicio 'La Escuelita I'. La prueba producida en este tercer tramo, no hizo más que incorporar mayores elementos de convicción sobre sus responsabilidades”. En cuanto a Di Pasquale y a Soza, "es la primera vez que están siendo juzgados, la prueba que los incrimina, producida en el juicio, resulta redundante para demostrar sus intervenciones dolosas”.

El fiscal aseguró que las penas solicitadas, son las adecuadas en función de las ya aplicadas a otros condenados por los mismos hechos, en juicios anteriores.

El juicio conocido como “Escuelita III” comenzó en octubre del año pasado. Durante el proceso, en febrero de 2014 se realizaron tres inspecciones oculares con víctimas y sobrevivientes en el lugar donde estaba ubicado el centro clandestino que funcionó en la delegación de la Policía Federal en Neuquén y en la comisaría de Cutral Co.