08 de febrero de 2023
08 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El alegato del fiscal general José Ignacio Candioti
Paraná: la Fiscalía pidió 20 años de prisión para un ex policía federal por crímenes de lesa humanidad en Concepción del Uruguay
Consideró acreditado que el ex oficial Darío Mazzaferri intervino en allanamientos ilegales, secuestros y torturas, en el marco de una asociación ilícita. Seis de las ocho víctimas eran en 1976 estudiantes secundarios y padecieron los crímenes en un episodio recordado como "La noche del mimeógrafo": los represores estaban detrás de una supuesta imprenta del centro de estudiantes.

El fiscal general José Ignacio Candioti pidió esta tarde al Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Paraná que imponga la condena de 20 años de prisión al ex oficial de la Policía Federal Darío Mazzaferri, a quien acusó de los delitos de allanamiento ilegal, privación ilegal de la libertad, aplicación de tormentos y asociación ilícita, a los que calificó como crímenes de lesa humanidad.

Seis de las ocho víctimas cuyos casos se aborda en este proceso eran estudiantes secundarios de las escuelas Normal y Nacional y fueron secuestrados durante las vacaciones de invierno de 1976, en lo que se conoció en Concepción del Uruguay como "La noche del mimeógrafo", dado que los interrogatorios de los represores a los adolescentes versaron sobre la máquina para imprimir panfletos contra la dictadura que supuestamente tenía el centro de estudiantes.

En su exposición, el fiscal Candioti describió el plan criminal de la última dictadura y puntualizó que "en Concepción del Uruguay concretó su accionar ilícito una patota de la delegación de la Policía Federal que se dedicaba a irrumpir en domicilios sin orden judicial alguna, a secuestrar jóvenes de las calles de la ciudad o de sus propios hogares, a mantenerlos en cautiverio en condiciones de total indignidad y a aplicarles diversos tipos de tormentos tanto físicos como psíquicos".

Al referirse a la participación de Mazzaferri en los hechos, el fiscal remarcó que fue individualizado por los sobrevivientes, la mayoría de los cuales lo mencionó por su apellido, y otros brindaron elementos que condujeron a su identificación. El ex oficial actuaba, según los testimonios, junto a sus camaradas Francisco Crescenzo y Julio Oscar Rodríguez, condenados por estos hechos en 2012. Mazzaferri llegó solo a esta instancia cinco más tarde porque estuvo prófugo durante cuatro años.

La cadena de hechos de "La noche del mimeógrafo" comenzó el lunes 19 de julio de 1976, cuando "se allanaron domicilios sin orden judicial alguna, y se detuvo en forma violenta a Cesar Román, Julio Rodríguez, Carlos Martinez Paiva y Carlos Horacio Valente, y se los condujo a la sede de la Policía Federal de Concepción del Uruguay. Posteriormente, también se procedió a la detención sin orden judicial alguna de Juan Carlos Romero y, días después, a la detención de Roque Minatta", enumeró Candioti, y precisó que "a los estudiantes secundarios se los ubicó en el Casino de Oficiales y fueron sometidos a todo tipo de golpes, maltratos e interrogatorios".

En la evaluación de la incriminación realizada por las víctimas, el fiscal destacó uno a uno los graves episodios que tuvieron como protagonista al acusado:

- "César Román no sólo recibió aplicación de tormentos sobre su cuerpo, sino que también padeció simulacro de fusilamiento por parte de Mazaferri y la tortura psíquica consistente en presenciar cómo Mazaferri le aplicaba la picana eléctrica sobre el cuerpo de Martinez Paiva".

- "Roque Minatta también padeció tortura física, mientras lo interrogaban mediante amenazas contra sus hermanos que estudiaban en Santa Fe y lo sometían a una fuerte golpiza. Además, lo hicieron presenciar un simulacro de fusilamiento contra Martinez Paiva y Valente, en el cual Mazaferri era la voz cantante".

- "Julio César Rodriguez también sindicó a Mazzaferri como el autor de las torturas y en el mismo sentido lo hizo Martinez Paiva en la instrucción".

- "Juan Carlos Romero también sindicó a Mazzaferri como el autor de sus diversas torturas, individualizando incluso el lugar donde se materializaron las mismas: en la oficina de la planta alta de la delegación". Lo describió, indicó el fiscal, como “el entrenador de los demás integrantes de la patota en cuanto a la tortura”. Asimismo, Candioti ponderó que la víctima declaró que Mazzaferri "con total sadismo le introdujo un palo en el ano" a otro joven mientras amenazaba con hacerle lo mismo a él.

- El fiscal agregó que Hugo Angerosa y Jorge Felguer fueron secuestrados en los últimos días de septiembre del '76 en Gualeguaychú y Villaguay, respectivamente, y conducidos los primeros días de octubre a la Delegación de la Policía Federal de Concepción del Uruguay y torturados en la planta alta de la dependencia.

En efecto, las pruebas revelan que en la planta superior estaba ubicada la "Oficina Técnica", a cargo de Mazzaferri, donde "se concretaron las torturas más alevosas". Candioti precisó que ese tipo de oficinas funcionaban en el '76 en todas las delegaciones de la PFA "con la finalidad de combatir lo que se denominaba 'subversión' y, en realidad, se trataba de aplicación de métodos consustanciados con la represión ilegal".

El representante del MPF consideró que los hechos "demuestran sin lugar a dudas que Darío Mazaferri es el responsable de la comisión de múltiples delitos de lesa humanidad, cometidos al amparo de la represión ilegal que asolaba al país, integrando asimismo una asociación ilícita junto a Julio César Rodriguez y Crescenzo, entre otros miembros que ya han sido condenados en el juicio anterior".

Por esos motivos, el fiscal acusó formalmente a Mazzaferri en carácter de coautor responsable de la comisión de los delitos de allanamiento ilegal, privación ilegal de la libertad agravada por la imposición de violencia, amenazas y por haber durado más de un mes, aplicación de tormentos agravados por ser aplicados a las víctimas por motivos políticos y como integrante de una asociación ilícita.

En el final de su alegato, Candioti citó las palabras de una de las víctimas: "A la barbarie más extrema, como lo es el hecho de aplicar diversas formas de torturas a chicos adolescentes y a jóvenes indefensos y vulnerables, se le debe responder siempre con la aplicación del Estado de derecho y con la actuación de la justicia. Por ello, solicitamos a los jueces de la Constitución Nacional que impongan una justa condena al imputado Mazaferri por su responsabilidad en la comisión de graves violaciones a los derechos humanos, constitutivos de delitos de lesa humanidad".