03 de febrero de 2023
03 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Otro militar fue quien realizó la denuncia penal
Salta: la Fiscalía pidió condenar a dos ex militares que intentaron destruir documentación del Hospital Militar
Los fiscales consideraron que el ex coronel Carlos Fernando Tozzeto Arias y el ex teniente coronel Juan Manuel Gestoso Presas intentaron destruir pruebas para obstaculizar las investigaciones por delitos de lesa humanidad.

Los fiscales Francisco Snopek y Juan Manuel Sivila consideraron probado que dos ex militares intentaron destruir documentación del Hospital Militar de Salta, entre la que se encontraba un registro de la sala de Maternidad del año 1976. El hecho ocurrió durante el año 2008. Los representantes del Ministerio Público sostuvieron en su alegato que “en el curso del debate se ha acreditado que las conductas descriptas en la imputación tuvieron como propósito la obstaculización de las investigaciones que se llevan adelante por delitos de lesa humanidad cometidos durante el terrorismo de Estado".

Por ese motivo, los fiscales pidieron que se condene al ex coronel Carlos Fernando Tozzeto Arias, quien en el momento de los hechos era el director General del Hospital Militar de Salta, a pagar una multa de 12.500 pesos e inhabilitación especial para ocupar cargos públicos por 8 años por el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público; y al ex teniente coronel Juan Manuel Gestoso Presas, que por entonces era jefe de la Compañía de Inteligencia 5, a un año y cuatro meses de prisión e inhabilitación especial por diez años por el delito de destrucción de objetos destinados a servir de prueba en grado de tentativa.

Los fiscales tuvieron en cuenta como agravantes el grado militar y la formación de ambos acusados ya que dichas condiciones les permitían tener un conocimiento acabado de la trascendencia de la acción ilícita que emprendieron; y los motivos que los acusados tuvieron para delinquir pues como quedó dicho, al haberse propuesto obstaculizar la investigación las posibles apropiaciones de menores durante la época de la dictadura, se convirtieron en ejecutores de los objetivos fijados por aquel plan criminal”.

Y agregaron que “a ello debe añadirse como circunstancia agravante el hecho de haberse valido para la comisión de los ilícitos de la estructura organizada que tenían bajo su mando lo que les aseguró un mayor margen de maniobra para desplegar su actividad ilícita”.

Finalizada la exposición de la Fiscalía, el Tribunal Oral Federal de Salta, integrado por los jueces locales Marcelo Juárez Almaraz y Marta Liliana Snopek y el santiagueño Federico Díaz, resolvió un cuarto intermedio hasta el próximo lunes. Ese día se reanudará la audiencia con el alegato de las defensas y las últimas palabras de los imputados; y posiblemente también se dé a conocer el veredicto.

Los hechos

En este juicio, se investigan hechos ocurridos el 15 de mayo de 2008, cuando Tozzeto Arias, junto a otras personas, encontró los dos libros en el lavadero del Hospital. Con el argumento de que eran ilegibles como consecuencia de la humedad y el moho, los entregó a Gestoso Presas, para que evaluara si contenían información valiosa y si correspondía guardarlos.

Gestoso Presas consideró que no tenían información relevante y decidió quemarlos, contando con el acuerdo de Tozzeto Arias. Esta misión fue encomendada al capitán Silvio Manino Leal, quien advirtió que la orden era irregular, fingió cumplirla pero guardó los libros en su domicilio hasta que pudo entregarlos a la cartera de Defensa.

La entonces ministra de Defensa, Nilda Garré, valoró positivamente la actuación de Manino Leal, dispuso iniciar un sumario interno -que derivó en el pase a disponibilidad primero y al retiro después de Tozzeto Arias y Gestoso Presas- y presentó una denuncia penal.