06 de febrero de 2023
06 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervención de la Fiscalía General ante el Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°2 de Mendoza
Condenan a diez años de prisión a dos chóferes de larga distancia por tráfico de estupefacientes
Los imputados fueron detenidos en un operativo vial mientras intentaban ingresar al país más de doscientos kilos de cocaína escondidos en un compartimento de un micro procedente de Lima, y con destino final la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Mendoza condenó a diez años de prisión a dos chóferes de larga distancia por tráfico de estupefacientes. Los jueces hicieron lugar a lo solicitado por la fiscal María Gloria André, que habían solicitado esas penas para Antonio Collahua Romucho y Geremías Lisario López Garay, ambos de nacionalidad peruana, luego de que fueran detenidos intentando ingresar al país más de doscientos kilos de cocaína.

La causa tuvo su origen en una serie de procedimientos y allanamientos realizados por Gendarmería Nacional en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en mayo de 2016, donde se secuestraron más de ciento noventa kilos de cocaína y se detuvo a cuatro ciudadanos peruanos. Durante los meses siguientes, una serie de investigaciones y escuchas telefónicas permitió comprobar que la materia incautada era ingresada al país con frecuencia en la modalidad “envainada” en algún compartimiento de un transporte de larga distancia procedente de Perú con destino final la Capital Federal.

El 27 de noviembre de 2016, cuando personal de Gendarmería Nacional y de AFIP DGA realizaba tareas de control en un puesto sobre la Ruta Nacional N°7, a la altura de la localidad de Uspallata. Alrededor del mediodía, arribó al control un ómnibus de larga distancia de la empresa Expreso Internacional Ormeño procedente desde Lima en dirección a la ciudad de Mendoza y con destino final la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, conducido por Collahua Romucho y López Garay.

Al momento de comenzar la revisión del vehículo, los perros de aduana presentaron un comportamiento direccionado a la parte baja del chasis del rodado, que llamó la atención de los funcionarios de control. A través de un monitoreo por escáner surgió una imagen sospechosa de bultos en forma rectangular en el sector medio de la parte inferior, entre el tanque de residuos del baño y el compartimento de la rueda de auxilio.

Luego de trasladar el colectivo hasta el Escuadrón 27 de Gendarmería Nacional, se procedió a la extracción de los paquetes, ocultos en una cavidad cubierta por una tapa sujeta con tornillos recubiertos con espuma de poliuretano. En su interior se hallaron doscientos envases rectangulares envueltos en nylon que contenían cocaína por un peso total de doscientos veintiún kilos con cuatrocientos cincuenta gramos. Del registro de la cabina del micro también se extrajeron documentación de los imputados, libretas con anotaciones, seis teléfonos celulares, cuatro pendrives y dinero en efectivo en dólares y pesos.

Para los representantes del Ministerio Público Fiscal, quedó debidamente comprobado tanto la existencia y configuración del delito como la responsabilidad de ambos imputados. En ese sentido, se destacó que tanto la sustancia como su cantidad no podían esconder otra finalidad más que su comercio una vez nacionalizados. Para los fiscales, dada la forma en la que se encontraban acondicionados los estupefacientes, empaquetados y ocultos en un sitio acondicionado expresamente en el ómnibus, ninguno de los dos chóferes podrían sostener que desconocían lo que transportaban. También se hizo énfasis en que ambos eran conductores internacionales de transporte, por lo que de ninguna manera podían desconocer la mecánica de ingreso de mercaderías al país.

Por estos motivos, el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Mendoza condenó a Collahua Romucho y López Garay por intentar ocultar mercadería que debiera someterse a control aduanero, agravado por tratarse de estupefacientes en cualquier etapa de su elaboración, según lo establecido por la ley 22.415. Los fundamentos de la sentencia serán conocidos en la semana próxima.