03 de abril de 2020
03 de abril de 2020 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervino la Fiscalía General ante el TOF de Santa Fe
Condenaron a prisión perpetua a un integrante del “Clan Gallardo” por un doble homicidio vinculado al narcotráfico
Así lo dispuso el Tribunal Oral Federal de Santa Fe respecto de Franco Leonel Figueroa, acusado como uno de los autores del “Doble crimen de Frontera”. El ahora condenado se desempeñaba como árbitro de fútbol en una liga regional y, dentro de la organización criminal, hacía las veces de sicario y encargado de la venta de estupefacientes.

En línea con el pedido de la Fiscalía General ante el TOF de Santa Fe, a cargo de Martín Suárez Faisal, el pasado miércoles el Tribunal Oral Federal de dicha jurisdicción condenó a Franco Leonel Figueroa a la pena de prisión perpetua por los homicidios agravados por alevosía y por el uso de arma de fuego de Germán Ezequiel Losada y Martín Rafael Chamorro, integrantes de la “Banda de los Santafesinos”, una organización que -según se acreditó en el debate- comenzaba a disputarle el comercio de estupefacientes en la ciudad de Frontera.

El trabajo conjunto entre la Fiscalía Federal de Rafaela –a cargo de Federico Grimm-, la Procuraduría de Narcocriminalidad (PROCUNAR) y el Ministerio Público de la Acusación de Santa Fe, permitió vincular el “Doble Crimen de Frontera” con el control del tráfico estupefacientes que ejercía en la zona el “Clan Gallardo”, del que formaba parte Figueroa.  La etapa de instrucción estuvo a cargo del juez Miguel Abásolo, titular del Juzgado Federal de Primera Instancia de Rafaela, quien oportunamente dictó el procesamiento y la elevación a juicio de las presentes actuaciones.

De acuerdo a lo acreditado en el debate oral desarrollado ante los jueces José María Escobar Cello, María Ivone Bella y Luciano Lauría, en la tarde del 19 de enero de 2015 Losada y Chamorro –a bordo del Peugeot 307 del primero- pasaron a buscar a Figueroa por su casa.

Con la excusa de realizar la entrega de los estupefacientes de forma solapada -que Figueroa había acordado previamente-, los dirigió hacia un camino rural en las inmediaciones del basurero municipal de Frontera. Una vez allí, el imputado extrajo un arma calibre 9.mm y un revolver calibre 32, y les disparó simultáneamente y a traición, en la cabeza a Losada y Chamorro, lo que les ocasionó la muerte. Tras ello, el hombre los desapoderó de la droga y el dinero que llevaban, para luego incendiar el vehículo con los cuerpos dentro.

En la mañana del 20 de enero, dos trabajadores de la Cooperativa Luz y Fuerza de la Comuna de Villa Josefina, que trabajaban en el lugar, encontraron los cuerpos junto al automóvil incendiado.

El trabajo mancomunado entre el Ministerio Público de la Acusación de Santa Fe -que inicialmente tuvo a su cargo la investigación por el doble crimen-, la PROCUNAR y la Fiscalía Federal de Rafaela permitió establecer que el hecho perpetrado por Figueroa estuvo motivado en la intención del “Clan Gallardo” de eliminar a su competencia en la zona -la “Banda de los Santafesinos” a la cual pertenecían las víctimas- y así controlar el tráfico de estupefacientes en la zona de Frontera y en la localidad cordobesa de San Francisco.

La caída del "Clan Gallardo"

En simultáneo con la investigación por el crimen de Losada y Chamorro, la justicia federal investigaba la organización narcocriminal  que lideró Héctor Argentino Gallardo hasta diciembre de 2013, cuando fue detenido y, luego, condenado a catorce años de prisión por liderar una organización narcocriminal que distribuía cocaína y marihuana desde Frontera hacia distintas ciudades del país y Chile.

Sin embargo, a pesar del encarcelamiento de Gallardo, el clan siguió operando y su accionar no se limitaba únicamente al tráfico de estupefacientes sino que, con el objetivo de controlar el comercio de drogas apelaban a amenazas, extorsiones, abusos de armas, lavado de dinero e, incluso, un nuevo asesinato. En virtud de ello, se comenzó a investigar por asociación ilícita a los principales integrantes del clan, que culminó con el procesamiento de nueve de sus integrantes, en diciembre pasado.

Entre ellos, se encuentra Franco Figueroa, quien además de oficiar de árbitro de fútbol, formaba parte de las maniobras ilícitas de la referida organización criminal, no sólo haciendo las veces de sicario, sino además comercializando estupefacientes.