02 de diciembre de 2022
02 de diciembre de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
En el proceso interviene la fiscal Gloria André
Mendoza: comenzó el juicio a una persona acusada de organizar y financiar el traslado de 244 kilos de marihuana
Walter Bardinella Donoso está imputado de haber sido parte de una organización desbaratada en 2015, cuando se descubrió el transporte de estupefacientes por el que fueron condenadas otras tres personas. En la investigación sobre el acusado fueron relevantes los contactos telefónicos que habría mantenido con aquellos sujetos.

El Tribunal Oral Criminal Federal N° 2 de Mendoza inició este miércoles el juicio a una persona acusada de organizar y financiar el traslado de casi doscientos cincuenta kilos de marihuana. El imputado, Walter Bardinella Donoso, está señalado de haber sido parte de una organización que fue desbaratada en 2015, en el marco de una investigación en la que ya fueron condenadas otras tres personas. En el juicio interviene la fiscal general Gloria André. 

En 2020, Bardinella Donoso fue procesado con prisión preventiva por la presunta coautoría de transporte de estupefacientes agravado por la intervención de tres o más personas. El caso tiene la singularidad de que el 7 de mayo de 2021 el titular del Juzgado Federal N° 1 de Mendoza, Walter Bento -procesado por liderar una asociación ilícita que cobraba coimas a cambio de favores judiciales-, se inhibió de continuar interviniendo en la causa, luego de haber sido imputado por irregularidades en su tramitación. 

La investigación nació a partir de una compulsa solicitada por la fiscalía en el juicio llevado a cabo contra Darío Rodríguez Andino, Armando Guevara Altamirano y Jorge Bartolaccini, con el fin de que se le imputara a Bardinella Donoso el delito de transporte de estupefacientes. En aquella causa, Rodríguez Andino fue condenado por el delito de transporte de estupefacientes y tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravado por la intervención de tres o más personas, mientras que a Guevara Altamirano y Bartolaccini se los condenó por transporte de estupefacientes agravado por la intervención de tres o más personas. 

Los hechos que motivaron esa condena tuvieron origen el 31 de agosto de 2015, tras una investigación llevada a cabo por la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico de la provincia de Mendoza. Tras intervenir diversas líneas telefónicas, entre ellas la de Rodríguez Andino, se permitió interceptar en la localidad de El Sosneado un vehículo Volkswagen Gol conducido por Guerava Altamirano y acompañado por Rodríguez Andino. El auto escoltaba un camión Mercedes Benz conducido por Bartolaccini que transportaba 244 kilos de marihuana acondicionada en 346 paquetes ocultos en diez cajas de cartón. Ese mismo día se ordenaron allanamientos en los domicilios de los acusados, de donde se incautó más estupefaciente, balanzas y dinero en efectivo. 

Durante el debate, y a partir de las intervenciones telefónicas, se determinó que Rodríguez Andino se comunicaba con una persona de nombre Walter, identificado por la fiscalía como Walter Bardinella Donoso. Por ello, solicitó que este último fuera elevado a juicio como coautor de transporte de estupefacientes, agravado por la intervención organizada de tres o más personas. La defensa del acusado reclamó la falta de mérito de la acusación, considerando que el Ministerio Público Fiscal no había demostrado la participación de Bardinella en los hechos.

El titular del Juzgado Federal N° 3, Marcelo Fabián Garnica, consideró que los testimonios recabados por la fiscalía y las conversaciones analizadas en la investigación “darían cuenta de la concreta participación de Bardinella Alonso en el hecho de transporte de estupefacientes". El magistrado destacó además que el acusado logró ser identificado en otras investigaciones de narcotráfico contemporáneas a los hechos investigados en la causa. También dio por válido el informe presentado luego de un peritaje acústico realizada por la Policía Federal Argentina que concluyó que la voz en las escuchas era coincidente con la del acusado. Por ello, consideró justificada la acusación del Ministerio Público Fiscal y que las pruebas reunidas en la causa aportaban la convicción necesaria para elevar la causa a juicio.