31 de enero de 2023
31 de enero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Le imputan haber avisado de los allanamientos a quienes vendían
“Operativo Flipper”: procesan con prisión preventiva al ex jefe de la Brigada de Drogas de Santa Fe
Se trata de Diego Comini. El juez federal Vera Barros consideró que había pruebas suficientes para procesarlo como coautor del delito de comercio de estupefacientes que realizaba la organización comandada por Delfín Zacarías. Además, sumó el agravante de que era un funcionario encargado de la prevención.

El martes pasado, el juez federal de Rosario Carlos Vera Barros dispuso el procesamiento con prisión preventiva del ex jefe de la Brigada Operativa de Drogas de la Policía Santafesina, Diego Comini.

De acuerdo a la orden de procesamiento, el juez encontró que había los elementos probatorios suficientes para considerarlo coautor del delito de comercio de estupefacientes, con el agravante haberlo hecho en una banda integrada por tres o más personas y por tratarse de un funcionario público encargado de la prevención.

Asimismo, trabó un embargo sobre los bienes de Comini por la suma de veinte mil pesos.

El ex jefe de la policía antidrogas santafecina había sido detenido a fines de enero a pedido de la fiscalía federal N° 2 de Rosario, actualmente a cargo de la fiscal Adriana Saccone. Este hecho se había producido inmediatamente después de que el fiscal durante la feria, Federico Reynares Solari, solicitara al mismo juez el allanamiento de la sede de la Brigada Operativa de Drogas I, que fue llevado a cabo en horas de la tarde del día anterior a la detención.

En la sentencia, Vera Barros destaca que hasta el momento pudo comprobarse que Comini integraba la organización que comandaba Delfín David Zacarías, y de la que eran parte Sandra Inés Marín, Flavia Leilen Zacarías, Joel Abel Zacarías, Néstor Favían Fernández, Gonzalo Román Jaime, Ruth Judith Castro, José Luis Dabat, Edgardo Martin Radovani, Hugo Silva, Alfredo Silva y Javier Silva. Todo esto había quedado al descubierto a partir del “Operativo Flipper”.

A Comini se le imputa haber recibido indicaciones por parte de Ruth Castro para que diera aviso a quienes estaban al frente de lugares de expendio de sustancias estupefacientes al menudeo, para que “bajaran las persianas” ante los inminentes allanamientos que se iban a practicar, los que resultaron frustrados.

En otro de los operativos realizados fueron hallados recibos de expensas de un departamento alquilado por la esposa de Zacarías, que figuraban como abonados por el entonces Jefe de la BOD I de la provincia.

Además, en otras escuchas practicadas sobre su teléfono celular fue captado hablando con un individuo sobre operaciones netamente concernientes al tráfico de estupefacientes en las que aparentemente Comini tenía participación, informó la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar).

El juez remarcó que el ex Jefe de la brigada antidrogas, en su papel de encargado de la persecución de conductas relacionadas con la ley de estupefacientes, tuvo un papel indispensable en el accionar de la banda, “porque tenía acceso a información relacionada con el tráfico de estupefacientes, proporcionando este conocimiento producto de su cargo, a la organización en cabezada por David Delfín Zacarías, cobertura para impedir la concreción de los procedimientos en los lugares de expendio de estupefacientes al menudeo”.

Los precedentes de la causa

El allanamiento y posterior detención se produjo en el marco de la causa en que se procesó a Delfín David Zacarías y una docena más de imputados -entre ellos un Policía Federal-, quienes habían sido detenidos en septiembre del año pasado.

A Zacarías se le imputa encabezar una organización destinada a la producción de clorhidrato de cocaína y al lavado de activos proveniente de esa actividad ilegal. En los allanamientos realizados en la denominada “Operación Flipper” -a cargo del por entonces fiscal de Rosario Juan Murray, quien actualmente se desempeña en la Procunar- se produjo el secuestro de trescientos kilos de pasta base y clorhidrato de cocaína y mil trescientos litros de precursores químicos, y se descubrió un sofisticado laboratorio preparado con secadoras industriales y maquinas envasadoras al vacío, presumiblemente para la exportación de dicha sustancia.

Además, la investigación fiscal determinó la existencia de 43 vehículos automotores y 34 inmuebles que se encontraban a nombre de los imputados o empresas integradas por éstos, sobre los que se promovió un incidente de medidas cautelares para obtener su embargo, secuestro y posterior incautación.