08 de febrero de 2023
08 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Fabricaban la droga en un campo en cercanías de la capital entrerriana
Paraná: fijaron nuevas penas para los responsables de una "cocina" de cocaína
La Cámara Federal de Casación había considerado que los hechos estaban probados pero que las penas no habían sido fundadas y designó un nuevo tribunal, que -en línea con el fiscal- condenó a los tres acusados a 10, 6 y 3 años de prisión, iguales a las ya dictadas.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Paraná, conformado por jueces subrogantes designados por la Cámara Federal de Casación, dictó ayer una nueva condena a penas de diez, seis y tres años de prisión a tres acusados por el funcionamiento de una "cocina de droga" en un campo cercano a la capital entrerriana. Todos fueron juzgados y condenados hace exactamente dos años al cabo de un juicio que terminó con penas -iguales a las dictadas ayer- que el máximo tribunal penal consideró infundadas.

La sentencia de ayer receptó el pedido de penas formulado por el fiscal general José Ignacio Candiotti durante la audiencia. Esta nueva instancia fue consecuencia de la decisión de diciembre pasado de la Sala II de Casación, que al revisar la sentencia dictada hace dos años confirmó la participación de los acusados pero ordenó un nuevo pronunciamiento porque consideró que la sentencia original no había fundado los montos de diez, seis y tres años de prisión de las sentencias impuestas a los tres acusados.

Por ese motivo, el máximo tribunal penal separó a los jueces del TOCF de Paraná que dictaron la condena en 2013 -Noemí Berros, Roberto López Arango y Lilia Carnero- y lo integró con los jueces rosarinos Ricardo Vázquez, Otmar Paulucci y el jubilado David Chaulet.

La nueva condena se dio en un caso paradigmático para la justicia federal de Paraná, porque significó la desarticulación de una sofisticada "cocina de drogas", que funcionaba en el campo del empresario agropecuario Vicente Jesús Bioletti, quien fue condenado a seis años de prisión como facilitador del lugar donde se fabricaba el estupefaciente. La pena más alta correspondió al ya sentenciado -en otro caso de narcotráfico- José Roberto Sterz, a quien se encontró autor del delito de fabricación. La de tres años fue para Ramón Palavecino, el encargado del campo, a quien se condenó como partícipe necesario del delito de facilitación del lugar donde se producía la droga.

En su intervención durante la audiencia, el representante del MPF reparó especialmente en el condenado Bioletti. "Argumenté que por su educación, sus medios económicos y su nivel social tuvo todas las posibilidades de adecuar la conducta a la norma y no obstante eligió violarla. Este razonamiento me pareció importante para justificar la gravedad de los seis años", explicó a Fiscales.

"No era cualquier cocina, porque se secuestraron gran cantidad de precursores químicos y más de 220 kilos de sustancias de corte, 26 kilos producidos de cocaína, había dos prensas hidráulicas de quince mil kilos, diez lámparas infrarrojas para el secado de la sustancia, máscaras de gas sofisticadas que no se consiguen fácilmente y que se utilizan para repeler los vapores durante la fabricación, entre otros elementos", expuso el fiscal. En efecto, recordó, al momento de confirmar la participación en el hecho de los acusados, la Cámara Federal de Casación calificó el caso como un "un emprendimiento criminal de envergadura".

Hace dos años, Candioti había solicitado la misma pena para Sterz, pero para Bioletti y Palavecino había requerido nueve y ocho años de prisión, respectivamente. En la audiencia de ayer, en respeto del derecho de defensa de los acusados el fiscal no insistió con su primer solicitud y requirió las penas que había dispuesto el tribunal anterior. Ocurre que, como la Cámara de Casación intervino en la causa ordenando el dictado de nuevas sanciones a raíz de recursos de la defensa de los imputados, el fiscal no puede aprovecharse de la situación promovida por los propios condenados para agravar su situación.