27 de mayo de 2019
27 de mayo de 2019 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
La Fiscalía Federal N°3 de Rosario y Procunar participan en la investigación
Procesaron al líder de Los Monos por comandar actividades narco desde prisión
El fallo alcanza a Ariel “Guille” Cantero y Leandro “El Gordo” Vilches, a quienes el Juzgado N°4 de Rosario consideró responsables de organizar el comercio de estupefacientes desde las cárceles en las que se encontraban detenidos, entre noviembre de 2015 y octubre de 2016. Ya había otros cuatro procesados.

En línea con lo señalado por Adriana Saccone y Diego Iglesias -a cargo de la Fiscalía Federal N°3 y la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), respectivamente- en su pedido de indagatorias, el juez federal Marcelo Bailaque procesó a Ariel Cantero y Leandro Vilches al encontrarlos como organizadores de una “red dedicada al narcotráfico” desde los establecimientos penitenciarios en los que se encontraban detenidos, entre noviembre de 2015 y octubre de 2016, por sus actividades como integrantes de la organización narcocriminal conocida como “Los Monos”.

La causa se inició como un desprendimiento del proceso en el que se investigó a aquella banda, y ya había determinado la existencia de la organización dedicada al tráfico ilícito de estupefacientes presuntamente integrada por Edgardo Norberto Smolsky, Cristian Negrette, Gustavo Ariel Fernández, José María Bracco -ya procesados-, entre otros, que funcionó al menos desde noviembre de 2015.

Ascender en la cadena de responsabilidad

No obstante, pese a las pruebas colectadas, la fuerza a cargo de la investigación no había logrado establecer quiénes eran aquellos sujetos que cumplían el rol de organizadores. Por ese motivo, con la finalidad de ascender en la cadena de responsabilidad se realizó un trabajo coordinado entre la Fiscalía Federal N°3 de Rosario y la Procunar con el objeto de profundizar el análisis de los elementos probatorios obrantes en la causa. Esa labor estableció que Ariel Máximo, alias "Guille”, y Leandro Vilches, alias “Gordo”, desde los servicios penitenciarios donde se encontraban alojados -el primero a disposición conjunta de la justicia provincial y la federal, mientras que el segundo solo a disposición del fuero ordinario-, eran los organizadores de la empresa criminal investigada.

Las tareas de investigación permitieron determinar que la estructura criminal desbaratada fue orquestada y dirigida desde los lugares de detención

Las tareas de investigación, las intervenciones telefónicas y los allanamientos concretados por las fuerzas policiales permitieron determinar que la estructura criminal desbaratada fue orquestada y dirigida desde sus lugares de detención por los imputados Cantero y Vilches, quienes a través de Juan Granelli habrían ejecutado la puesta en  marcha de una organización funcional integrada por distintas personas que bajos sus directivas llevaron a cabo la comisión de diversas figuras delictivas contempladas en el artículo 5° inciso “c” de la ley 23.737.

Concretamente, las comunicaciones telefónicas dieron cuenta de que los ahora procesados mantenían permanentes contactos con Granelli, a quien le daban directivas respecto de la comercialización de estupefacientes, como así también se reportaban problemas que surgían con los distintos puntos de venta; esa circunstancia que permitió constatar el dominio sobre la logística de la organización.

El Ministerio Público Fiscal de la Nación solicitó en diciembre la indagatoria de Cantero y Vilches, quienes anteayer fueron procesados.

Como consecuencia del análisis realizado, el Ministerio Público Fiscal de la Nación solicitó en diciembre la indagatoria de Cantero y Vilches, quienes anteayer fueron procesados por ser considerados “coautores responsables del delito previsto en el art. 7º en función del 5º inc. c) y 11 inc. c), todos de la ley 23.737”.

Así, el magistrado Bailaque entendió que virtud del plexo probatorio obrante en el proceso quedó “suficientemente acreditado el rol de organizadores de estos encartados respecto de la red dedicada al narcotráfico conformada por los demás coimputados en autos. Su papel de líderes se revela en el dominio territorial que ejercen con intimidaciones que ejecutan por sí mismos y por intermedio de otras personas y en el conocimiento que tienen hasta del eslabón más inferior de la cadena de tráfico de estupefacientes”.