28 de septiembre de 2022
28 de septiembre de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Interviene el Área de Casos Complejos a cargo del fiscal federal Ricardo Toranzos
Salta: con una entrega controlada, desbaratan una organización narcocriminal que transportaba droga de Orán a la región de Cuyo
En una sucesión de procedimientos en Salta, La Rioja y Orán, la Unidad Fiscal Salta logró la detención e imputación de seis personas, y el secuestro de 36 kilos de droga y de tres vehículos, uno de los cuales sería de carácter oficial.

Seis personas, tres de ellas oriundas de la provincia de La Rioja, dos de Orán y una del Estado Plurinacional de Bolivia, fueron detenidas en los últimos días e imputadas ayer por la tarde por el delito de transporte de estupefacientes agravado por el número de intervinientes.

La acusación fue formalizada por el fiscal federal Ricardo Toranzos en el marco de una serie de procedimientos que permitió, entre el jueves y el sábado pasado, la desarticulación de una organización transnacional dedicada al tráfico de drogas.

La sucesión de procedimientos, según lo informado por el fiscal, comenzó en el sur de la provincia y siguió en La Rioja, aunque también se realizaron medidas en Orán, todo ello con el control judicial de la jueza federal de Garantías N°2 de Salta, Mariela Giménez.

Los procedimientos se iniciaron el jueves pasado durante la tarde, luego de que una persona llamara a la Dirección de Drogas Peligrosas de la Policía de Salta y revelara detalles sobre un camión cargado con droga, procedente de Bolivia y con destino a la región de Cuyo.

En la denuncia anónima, la persona indicó que la droga iba en un camión color rojo y con chapa patente boliviana, entre otros detalles. En vista de ello, y bajo la coordinación del auxiliar fiscal Facundo Mirabella y del Investigador Pablo Carraro del Área de Casos Complejos, se instaló un puesto de control en la ruta 5 a la altura de la localidad de Luis Burela, en el sur de la provincia de Salta.

El rodado, tal como se había informado, llevaba una carga de placas de melamina con destino al vecino país de Chile, previo paso por la provincia de La Rioja y Mendoza. El camión con acoplado, marca Volvo, fue sometido a requisa con un can antinarcótico, el cual detectó la presencia de estupefaciente.

Así se logró descubrir, en el lado izquierdo del acoplado, cuatro mochilas que contenían 36 paquetes de droga, tipo ladrillo. Al ser pesados, se estableció un total aproximado de 34 kilos de marihuana y 2 de cocaína.

Los procedimientos se iniciaron el jueves pasado durante la tarde, luego de que una persona se comunicara con la Dirección de Drogas Peligrosas de la Policía de Salta y revelara detalles sobre un camión cargado con droga, procedente de Bolivia y con destino a la región de Cuyo.

El viernes pasado, en la audiencia de control de legalidad y formalización de la investigación penal, el fiscal efectuó la imputación penal por el delito de transporte de estupefaciente y obtuvo autorización judicial a fin de seguir con la ruta de entrega de la droga.

Para cumplir con este paso, y a pedido de la fiscalía, la jueza Giménez autorizó la realización de una “entrega controlada”, para lo cual también se dispuso la participación de “agentes reveladores” en lo que fue la segunda fase de la investigación.

Con estas herramientas procesales, establecidas en el Código Procesal Penal Federal, vigente en Salta y Jujuy desde el 10 de junio de 2019, se puso en marcha una segunda fase del operativo, para lo cual se sumó la participación de personal de la Policía de La Rioja y de la Unidad de Procedimiento Judiciales Salta, de la Gendarmería Nacional.

En La Rioja

El sábado, en horas de la madrugada, el camión llegó a La Rioja y se contactó con la persona que iba a recibir la droga, quien indicó como lugar de transacción una estación de servicio ubicada en el acceso a la ciudad, donde previamente ya se había instalado personal de las fuerzas intervinientes.

Allí se logró la detención de tres personas, entre ellas el contacto que había sido señalado como el receptor de la droga. Además, se secuestró un automóvil VW Gol, perteneciente a otro de los detenidos, en cuyo interior también se encontró resto de marihuana.

Asimismo, se incautó una camioneta Ford Ranger, la cual sería un vehículo oficial de una dependencia municipal de la capital riojana. También a pedido de la fiscalía se realizó el allanamiento de los domicilios de los tres detenidos, circunstancias en que se secuestraron frascos con semillas de marihuana, teléfonos celulares y documentación relacionada al accionar de esta organización.

La jueza dispuso la prisión preventiva de todos los acusados a pedido del fiscal, quien había señalado como argumentos para la imposición de estas medidas la gravedad del delito, el riesgo de fuga y el peligro de entorpecimiento de la investigación que podrían causar las personas acusadas.

A raíz de diligencias del Área de Casos Complejos y con el control judicial correspondiente, se avanzó con la detención de otros dos implicados en procedimientos que se concretaron el mismo sábado en un hotel de la capital riojana.

Las personas detenidas conforman una pareja, oriunda de Orán, quienes habían llegado un día antes a esa ciudad con la misión de cobrar el dinero pactado por la droga. Un paso clave, pues de no concretarse, la organización no avanzaba con la entrega del cargamento.

Los detalles de esta función, casi invisible en las operaciones de tráfico, se dieron a conocer en una segunda audiencia celebrada ayer por la tarde. Al respecto, se pudo conocer que la llegada de la pareja era coordinada por el proveedor de la droga, al parecer, sin conocimiento del resto de los integrantes de la organización.

La pareja, cuyos integrantes hacían de cobradores, viajó de manera paralela al cargamento y una vez que recibió el pago avisó al transportista para que se cumpla con la entrega de una parte de la droga, pues el resto del estupefaciente tenía como destino la provincia de Mendoza.

El comprador, en La Rioja, recibió instrucciones precisas a fin de retirar de la terminal de ómnibus a los cobradores, a quienes debía entregar el dinero, como también asistirlos en la ubicación de un hotel hasta su retorno a Orán.

En consonancia con lo requerido por la fiscalía, la jueza Giménez dispuso la prisión preventiva de todos los acusados. En tal sentido, el fiscal había señalado como argumentos para la imposición de estas medidas la gravedad del delito, el riesgo de fuga y el peligro de entorpecimiento de la investigación que podrían causar las personas acusadas.