01 de febrero de 2023
01 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El transporte se dirigía a Tucumán
Salta: imputan a un camionero que llevaba casi 23 kilos de cocaína y donan a merenderos el cargamento de fruta usado como camuflaje
La Unidad Fiscal Salta instó la donación de la mercadería a merenderos de la provincia en beneficio de casi mil personas, entre ellas más 600 niños. El estupefaciente viajaba oculto en barriles en la caja del camión y fue detectado por un perro de la Gendarmería Nacional.

El Juzgado Federal de Garantías N°1 de Salta llevó a cabo el 25 de mayo pasado una audiencia de formalización de la investigación penal, en la cual la fiscal subrogante Paula Gallo, del Área de Atención Inicial de la Unidad Fiscal Salta, imputó el delito de transporte de estupefacientes a un camionero detenido días antes con casi 23 kilos de cocaína.

La representante del Ministerio Público Fiscal solicitó al magistrado la prisión preventiva del acusado, medida que fue aceptada por el juez, quien también dio por formalizada la investigación penal y autorizó peritajes pendientes requeridos por la fiscalía.

Con la asistencia de la auxiliar fiscal Vanina Pedrana, la fiscal Gallo llevó adelante gestiones a fin de que el cargamento, compuesto de 72 cajones de naranja, 220 bolsas de limones y 65 cajas de pomelos que transportaba el camionero sea donado a merenderos locales en beneficio de la comunidad.

Al respecto, la fiscal sostuvo que la mercadería había sido utilizada como medio para ocultar el estupefaciente en el camión en cual que era trasladado. De esa forma se buscaba burlar el control de la Gendarmería Nacional, cometido logrado con éxito hasta el puesto fijo ubicado en El Naranjo, en Rosario de la Frontera, en el sur de Salta.

Al evaluar que, ante el paso de los días, el cargamento de cítrico entraría en estado de descomposición, la fiscal dispuso la donación de la fruta a instituciones benéficas que puedan hacer un uso adecuado de la mercadería.

Los cítricos fueron enviados a cuatro entidades locales que atienden con alimentos a personas necesitadas. Una de ellas es el merendero San Francisco, ubicado en avenida Discepolo y Pontussi, en un asentamiento camino al Vertedero San Javier, el cual asiste a 430 personas, entre ellos 250 niños.

“La mercadería incautada será de gran ayuda a la labor social que realizan las instituciones mencionadas, las cuales realizan una tarea loable cada día al recibir y alimentar a un gran número de personas de escasos recursos”, señaló la fiscal Gallo.

También se dispuso la entrega de la mercadería al merendero “Pequeña Dina”, ubicado en el barrio Los Paraísos, en la localidad de Cerrillos, el que atiende con la provisión de alimentos a un promedio de 300 personas, 150 de ellas chicos.

Divino Niño Jesús, otra de las entidades beneficiadas, en tanto, asiste a 70 niños del barrio Juan Manuel de Rosas, en la zona norte de la ciudad. También se proveyó de parte de la mercadería al merendero Mi Bello Ángel, ubicado en barrio Las Tunas, en la zona sudeste de la ciudad, que asiste a 130 niños desde su creación en febrero del año pasado.

“La mercadería incautada será de gran ayuda a la labor social que realizan las instituciones mencionadas, las cuales realizan una tarea loable cada día al recibir y alimentar a un gran número de personas de escasos recursos”, señaló la fiscal Gallo al disponer la donación de la mercadería. La fruta fue retirada por los responsables de las distintas entidades de las instalaciones de la Gendarmería Nacional en el barrio Tres Cerritos.

Imputación

Al presentar el caso, en tanto, la fiscal informó que el hallazgo de la droga se produjo en la ruta 9/34, a la altura del kilómetro 1.438, cuando personal de la Patrulla Fija “El Naranjo”, dependiente del Escuadrón N° 45, detuvo un camión Iveco, tipo tracto y semirremolque a fin de realizar el control de documentación de rutina.

En ese contexto se pudo establecer que el rodado procedía de Orán y se dirigía a la provincia de Tucumán. Ante el control, el conductor presentó la documentación vehicular y el remito en el que se constataba el transporte de la fruta.

Al revisar el cargamento, sin embargo, los gendarmes observaron, por encima de los cajones de frutas, entre el espacio libre entre el techo y la carga, la existencia de un par de barriles que no estaban detallados en el remito.

En consecuencia, agregó la fiscal, se solicitó al conductor que trasladara el rodado al playón que la fuerza posee en el lugar para un control riguroso, a lo cual el chofer accedió voluntariamente e incluso colaboró para remover uno de los pallets. Ello permitió extraer los dos barriles de chapa metálica.

Ante presencia de testigos, un can detector de narcóticos marcó los recipientes, por lo que se procedió a quitar la tapa y se descubrió una bolsa con 22 paquetes rectangulares.

En el interior de los barriles había un total de 22,937 kilogramos de cocaína. Ello derivó en la detención del camionero y el secuestro de un teléfono celular y una pistola semiautomática con dos cargadores, uno de ellos con 7 municiones y una caja de cartón con 36 municiones.

En su análisis del caso, la fiscal resaltó la numerosa cantidad de pruebas reunidas, sobre lo cual basó la imputación requerida. Respecto a la prisión preventiva, indicó que se encontraban reunidos los requisitos legales de tal medida, entre ellos la gravedad del hecho, el entorpecimiento de la investigación y el riesgo de fuga, criterio que fue compartido por el juez.