18 de noviembre de 2018
18 de noviembre de 2018 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Acto homenaje por la fiscal desaparecida
“El reconocimiento a Nelly Ortiz es un acto de justicia”
La procuradora General, Alejandra Gils Carbó, recordó a la magistrada secuestrada durante la última dictadura cívico-militar, en el acto del Ministerio Público por el Día Internacional de los Trabajadores y las Trabajadoras. El auditorio de la sede de Avenida de Mayo del MPF lleva ahora el nombre de "La Implacable".

No fue casualidad la elección de hacer coincidir el acto del Ministerio Público Fiscal por el Día Internacional de los Trabajadores y Trabajadoras con el homenaje a la magistrada Nelly Ortiz, quien el 25 de noviembre de 1976 fue secuestrada por un grupo de tareas de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) y permanece desaparecida. “Es un reconocimiento a quienes cada día ponen en marcha la máquina y hacen que toda la institución funcione. Sin su vocación de servicio, la administración de justicia no sería posible”, saludó la procuradora General en el discurso de apertura del evento. Alejandra Gils Carbó destacó además el rol de los trabajadores y las trabajadoras “que llevaron y siguen llevando adelante” las causas por los crímenes del terrorismo de Estado, quienes “oxigenaron nuestra administración de justicia. Y su labor, nos permite hoy plantear transformaciones que jamás hubieran sido posibles sin ese antecedente”.

La titular del MPF destacó muy especialmente la presencia del ex procurador Esteban Righi: “estamos cumpliendo 20 años de la reforma constitucional que dotó al Ministerio Público de autonomía e identidad propia, y el doctor Righi es una figura clave en esta joven historia institucional, particulamente en lo que refiere al tema que nos convoca, la lucha por la memoria, la verdad y la justicia”. Gils Carbó consideró también que la decisión de su antecesor de crear las unidades especializadas de asistencia y seguimiento por los crímenes de lesa humanidad “marcó un antes y un después en el avance de los juicios y en la democratización la justicia en Argentina”.

Memoria: pasado, presente y futuro

El acto comenzó pasadas las 15:30 en el auditorio de Avenida de Mayo 760, ahora llamado Nelly Ortiz. Luego del discurso de la procuradora, la diputada Nacional, fundadora de HIJOS de la ciudad de Rosario y trabajadora en goce de licencia del MPF, Josefina Victoria González, resaltó que “los pasos que se dieron a partir de la anulación de las leyes de impunidad, de discutir la democratización de la justicia, son enormes”. Ortiz pidió humanizar al sistema e instó a los operadores a pensar siempre que quienes acuden son personas que enfrentan conflictos y problemas: “Podemos cambiar todas las leyes; pero sin el compromiso de aquellos encargados de ponerlas en práctica, los cambios no sirven”.

Del panel también participó el titular de la Procuraduría de Crímenes Contra la Humanidad, Jorge Auat, quien repasó el significado y los efectos de la memoria en la sociedad. “No se ha venido aquí a señalar protocolarmente con una placa de bronce con el nombre de Nelly Ortiz a un salón. Estamos hablando de algo mucho más profundo. Estamos hablando de una decisión estratégica porque además de los crímenes, la dictadura diseñó una arquitectura para el olvido”, reflexionó el fiscal.

Auat consideró que la placa conmemorativa del secuestro de Nelly Ortiz es una advertencia para “las generaciones futuras de que lo que pasó, puede volver a pasar”.

Por su parte, Esteban Righi ironizó con el saludo inicial de Gils Carbó. “Voy a comenzar contradiciendo a la procuradora. Quien está agradecido por estar acá soy yo”. El ex titular del MPF durante el período 2004-2012 resaltó que el reconocimiento “no se trata solamente de un homenaje. Cuando alguien pregunte por qué el auditorio se llama así, se le va a explicar quién fue Nelly Ortiz”.

“Una de las primeras fiscales”

Nelly Ortiz fue designada al frente de la Fiscalía Federal de Ushuaia a fines de la década del ’50. En 1965, regresó a Buenos Aires y comenzó a desempeñarse cono fiscal de primera instancia en el fuero Penal Económico, cargo que ocupó hasta su jubilación, en 1975.

“La implacable”, como la recuerdan quienes la conocieron, se convirtió en pionera de la investigación de casos de criminalidad económica que involucraban a grandes empresas como Bunge y Born, Xerox y Papel Prensa. “Desde ese compromiso, tuvo en sus manos algunos de los expedientes más importantes del fuero en aquella época”, recordó Alejandra Gils Carbó en su discurso.

Nelly Ortiz estaba casada con otro luchador: el defensor público oficial Guillermo Raúl Díaz Lestrem, quien fue detenido el 24 de marzo de 1976 y permaneció a disposición del Poder Ejecutivo hasta abril de 1977. “Cuando salió en libertad, Nelly ya había sido secuestrada, pero él se negó a abandonar el país sin encontrarla”, resaltó Gils Carbó en su discurso.

“El chino” nunca encontró a su compañera, volvió a ser detenido y fue asesinado. Díaz Lestrem fue homenajeado en la sede del Ministerio Público de la Defensa por la titular del organismo, Stella Maris Martínez.

Finalmente, la procuradora descubrió junto al hijo de la magistrada víctima de la última dictadura cívico-militar, Martín Díaz Lestrem, la placa conmemorativa que será fijada en el acceso a la sala.

Además de la lámina con el nombre de la fiscal desaparecida, durante el acto se inauguró un mural realizado por el Colectivo Político Ricardo Carpani, en el que se puede ver a Nelly Ortiz junto a la imagen de la justicia sin la venda característica “para estar más cerca del pueblo”, señaló uno de los artistas.