31 de enero de 2023
31 de enero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El trabajo de ATAJO comenzó a fines del año pasado
Gils Carbó firmó un convenio con la Fundación Isla Maciel y el Municipio de Avellaneda
La procuradora general compartió el acto con el intendente Ferraresi y el sacerdote Olveira. El acuerdo permitirá continuar con la atención de ATAJO en la localidad ubicada en el margen sur del Riachuelo.

La procuradora general de la Nación firmó este mediodía un convenio con la Municipalidad de Avellaneda y la Fundación Isla Maciel -que nació del trabajo comunitario que desde hace varios años realiza la Parroquia Nuestra Señora de Fátima- que permitirá continuar con la atención iniciada el año pasado por ATAJO en el barrio. Junto a Alejandra Gils Carbó, estuvieron el intendente local, Jorge Ferraresi, y el sacerdote Francisco Olveira. "La intención es romper las dificultades que plantea el aislamiento. No solamente el aislamiento geográfico, sino el que genera la lejanía de los centros del servicio de justicia", puntualizó la titular del MPF al repasar la experiencia de la Dirección General de Acceso a la Justicia -a cargo de Julián Axat- del barrio ubicado en el margen sur del Riachuelo.

Gils Carbó recordó que el propio Olveira denunció ante el ATAJO móvil que la empresa concesionaria del servicio telefónico dejó virtualmente incomunicado al barrio al decidir no instalar nuevas lineas ni el servicio de Internet. En este punto, el intendente Ferraresi destacó el rol de ATAJO en asesoramiento, recepción y derivación de reclamos y denuncias de los vecinos, no solamente en materia de defensa de los consumidores, sino en trata de personas, violencia institucional y de género, sobreendeudamiento, seguridad social, maltrato prestacional de obras sociales. En particular, detalló que muchas veces las empresas prestadoras de servicios públicos no dan respuestas a los pedidos canalizados por el Municipio y que este acuerdo también permitirá gestionar que deje de considerarse a Isla Maciel como una zona peligrosa y que la compañía vuelva a realizar los trabajos de mantenimiento e instalación para garantizar el acceso a la prestación.

Por su parte, el padre Olveira valoró el trabajo de Constanza López y Alfredo Soubielle con los vecinos, labor que comenzó a fines del año pasado a partir de algunos casos tomados por el ATAJO móvil en el barrio porteño de La Boca, que implicaron acercarse a Isla Maciel y al propio Olveira. Gils Carbó insistió: "No creemos en la justicia que se administra únicamente en los palacios".