19 de abril de 2024
19 de abril de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Las designaciones contaron con el acuerdo del Senado
Juraron siete nuevos fiscales
Alejandra Gils Carbó puso en funciones a los nuevos representantes del Ministerio Público. En menos de un mes, se cubrieron 24 vacantes en fiscalías de distintos fueros de todo el país.

La procuradora general de la Nación, Alejandra Gils Carbó, tomó juramento esta mañana a siete de los nuevos fiscales designados por el Poder Ejecutivo Nacional luego de la elevación de las ternas correspondientes y el acuerdo del Senado de la Nación, luego de haber participado de los respectivos concursos de oposición y antecedentes. La semana pasada, habían tomado posesión de sus cargos otros seis representantes del MPF.

Santiago Vismara estará a cargo de la Fiscalía Nº2; Julio Argentino Roca hará lo propio en la Fiscalía Nº10; Cinthia Oberlander encabezará el equipo de la Fiscalía Nº17; Carlos Alberto Vasser será titular de la Fiscalía Nº21; Romina Monteleone asumió en la Fiscalía Nº37, y Eduardo Enrique Rosende, en la Fiscalía Nº48, todas ante los Juzgados Nacionales en lo Criminal de Instrucción de la Capital Federal. En tanto, Josefina Minatta juró para la Fiscalía ante los Juzgados Federales de Primera Instancia de Concordia, Provincia de Entre Ríos.

Durante la gestión de la procuradora general de la Nación, se incorporaron 89 fiscales y se convocaron hasta el momento 17 concursos para proveer 65 vacantes, al tiempo que se concluyeron y aprobaron los trámites de 23 concursos para proveer 72 vacantes, cuyas ternas fueron elevadas al Poder Ejecutivo Nacional.

En mayo de 2013, la titular del MPF dispuso un nuevo reglamento con el objetivo de adecuar el procedimiento de concursos públicos de oposición y antecedentes a la “búsqueda de un nuevo perfil de fiscal, más ágil, menos burocratizado, más creativo y eficiente; apto para intervenir en procesos cada vez más orales, pero también más complejos jurídica y técnicamente”. Otro de los objetivos fue justamente imprimirle mayor celeridad al procedimiento, que con el régimen anterior demoraban un promedio de dos años. De esta manera, los procesos de selección de fiscales impulsados y concluidos por la gestión de Gils Carbó se concretaron en menos de un año desde el cierre de la inscripción, logrando un sistema más eficaz, rápido y transparente.