31 de enero de 2023
31 de enero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervienen la Fiscalía Federal n°9 y la UFESE
Confirmaron el procesamiento con prisión preventiva de un hombre acusado de realizar un secuestro extorsivo
La víctima fue secuestrada el 7 de febrero por la noche y liberada horas después en Ciudadela, tras el pago del rescate. El imputado pertenecería a una banda investigada por hechos similares realizados en distintas jurisdicciones.

En sintonía con el pedido del MPF, la sala 2 de la Cámara Criminal y Correccional Federal confirmó el procesamiento con prisión preventiva de Axel Joel Santa Cruz, en el marco de una causa que investiga su presunta intervención en un secuestro extorsivo llevado a cabo el 7 de febrero del corriente año.

De acuerdo a la investigación que lleva adelante la Fiscalía Federal n°9, con la colaboración de la Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos (UFESE), a las 20.30 horas de esa jornada la víctima fue abordada por dos hombres armados cuando se disponía a estacionar su vehículo en la calle Del Barco Centenera al 900. En un primer momento intentó huir, pero recibió un golpe en la cabeza con la culata de un arma, tras lo cual fue obligado a ingresar rápidamente al vehículo del cual habían descendido los captores, en cuyo interior aguardaban otros dos cómplices.

Una vez en marcha por la Autopista 25 de Mayo, comenzaron las llamadas extorsivas a la novia de la víctima, a quien le exigieron una importante suma de dinero a cambio de la liberación. Finalmente, el pago del rescate –por una cifra sensiblemente menor- se produjo sobre la Autopista Acceso Oeste a la altura del estadio del Club Atlético Vélez Sarfield, tras lo cual la víctima fue liberada en Ciudadela, provincia de Buenos Aires. Durante el tiempo que se extendió su cautiverio, -entre las 20.30 horas del 7 de febrero y las 00.15 del 8- permaneció con su rostro cubierto por una toalla.

Al confirmar el procesamiento dictado en primera instancia por el Juzgado Federal n°3, los magistrados señalaron que existen elementos de convicción suficientes para respaldar la participación de Axel Joel Santa Cruz. En esa línea, calificaron como “relevante” el resultado de la investigación llevada a cabo por el MPF, que identificó indicios, puntos en común y patrones de actuación entre el hecho bajo análisis y otros cometidos en distintas jurisdicciones durante un corto lapso temporal, lo que –unido a otros elementos probatorios- permite concluir que habrían sido cometidos por un mismo grupo de personas.

Los denominadores comunes valorados fueron que los secuestradores eran entre cuatro a cinco hombres armados, las víctimas eran interceptadas mientras se encontraban bajando o subiendo al vehículo y retenidas dentro del auto de los captores (que luego intentaban quemar), así como el pago del rescate en vías rápidas y de fácil escape y, finalmente, la liberación en la zona conocida como “Fuerte Apache”.

El tribunal de alzada expresó además que el imputado fue sindicado como un presunto integrante de esta banda y que, de hecho, fue reconocido por diversas víctimas como una de las personas que intervino en los secuestros. Ello se suma al hallazgo de sus huellas dactilares en el interior del rodado donde se mantuvo cautiva a una de las víctimas. Actualmente se encuentra detenido, a disposición de la Fiscalía Federal n°1 de Morón y de la Fiscalía Federal de Campana por su intervención en hechos de secuestro extorsivo recientes y con modalidades idénticas.

También se tuvo en cuenta el contenido del teléfono móvil incautado al imputado, así como que éste haya sido identificado por la persona que pagó el rescate como quien iba del lado del acompañante, es decir, en la parte de delantera del auto que se acercó a recibir el dinero.

Prisión preventiva

Al ratificar la restricción a la libertad ambulatoria, los magistrados tuvieron en cuenta, entre otros aspectos, la gravedad del hecho, la existencia de otros procesos judiciales en trámite por delitos de similares características “y, por sobre todas las cosas, el temor que aún en nuestros días genera una eventual soltura del nombrado en el ánimo de la víctima y su entorno”.