04 de agosto de 2020
04 de agosto de 2020 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
30 de julio - Día Mundial contra la Trata
Cómo trabaja la DOVIC en el acompañamiento a las víctimas
Malena Nisman, coordinadora del Programa Especial de Víctimas de Trata y Explotación, y María Teresa Bravo, secretaria ejecutiva de la Dirección General de Acompañamiento, Orientación y Protección a las Víctimas, explicaron cómo se construye el vínculo con la víctima y se la acompaña durante el proceso.

La coordinadora del Programa Especial de Atención a Víctimas de Trata y Explotación, Malena Nisman, y la secretaria ejecutiva de la Dirección General de Acompañamiento, Orientación y Protección a las Víctimas (DOVIC) del MPF, Teresa Bravo, dialogaron con Fiscales.gob.ar sobre la intervención del organismo en el acompañamiento a las víctimas, y de la articulación con la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex), con las fiscalías  y  con organismos del Poder Ejecutivo. En el Día Mundial contra la Trata de Personas, proclamado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, las funcionarias pusieron el foco en la construcción del vínculo con la víctima y la importancia de pensar que “acompañar es sostener”.

El primer contacto

“Los canales de ingreso de casos son en principio la derivación de las magistradas y los magistrados del MPF. Después se dan otras formas de ingresos que puede ser por derivaciones de los juzgados federales y por algún pedido del  Programa de Asesoramiento y Patrocinio para las Víctimas del Delito de Trata de Personas del Ministerio Público de la Defensa. También a través de organizaciones sociales u ONG que trabajan la temática de trata de personas. Las derivaciones pueden realizarse en cualquier momento del proceso penal”, señaló Nisman.

Y agregó: "Los casos sobre los que DOVIC toma intervención tienen un proceso penal iniciado, existen situaciones donde aún la denuncia no fue realizada por la víctima y otros en los que alguna persona allegada a ella se acerca a DOVIC a consultar". En estos casos, explicaron Nisman y Bravo, se realiza en el marco de una entrevista de orientación previo al ingreso del caso. Allí se trabaja con la persona sobre el proceso que va a atravesar a partir de la presentación de la denuncia, las instancias en las que va participar, la información que se le puede requerir, los tiempos y puntualmente su vinculación con el proceso y la posibilidad de que el proceso no avance en el sentido que espera. Luego explicaron que se inicia un contacto con la Protex "para saber si los hechos encuadran en el tipo penal de trata. En la mayoría de los casos la DOVIC elabora un informe y luego la Procuraduría evalúa la apertura de una investigación preliminar y la formulación de una denuncia penal".

Bravo agregó que "en las entrevistas se releva la situación actual de la víctima desde una mirada integral; los equipos de trabajo de los programas especiales que integran la Dirección se constituyen de manera interdisciplinaria. Trabajamos con abogadas, trabajadoras sociales y psicólogas. Habrá luego un acompañamiento que tendrá en cuenta las distintas instancias procesales garantizando la información y la participación de la víctima y también un abordaje que implica la articulación con otros organismos nacionales, provinciales y municipales, que tienen también responsabilidad de asistencia directa. Desde DOVIC estamos convencidas que es imposible acompañar a las víctimas sin esa articulación cotidiana".

"En las entrevistas se releva la situación actual de la víctima desde una mirada integral; los equipos de trabajo de los programas especiales que integran la Dirección son interdisciplinarios".

Cómo es el acompañamiento

"Tenemos un protocolo de intervención de cada programa de DOVIC que tiene criterios generales. Plantea directrices sobre las que DOVIC va a trabajar con cada  víctima, tiene entre su pilares la autonomía de la víctima, no revictimización, el respeto de la palabra, etcétera. También determina cuáles van a ser las tareas de responsabilidad directa y de articulación, el marco normativo -las convenciones internacionales y la legislación nacional- y las particularidades respecto del MPF y del delito puntualmente que cada programa trabaja”, describió Nisman.

Y explicó que, si la asistencia comienza en la etapa de juicio, cuanto más temprano llegue la solicitud de acompañamiento el equipo del Programa Especial de Víctimas de Trata y Explotación contará con mejores herramientas y mayor tiempo para trabajar con esa víctima sobre lo que va a atravesar durante el desarrollo del debate. El juicio implica “cruzarse, o no, con sus victimarios, exponerse a un tribunal, a la defensa, y revivir lo que vivió durante muchos años”, resaltó Nisman.

Acompañar, sostener

La Coordinadora del Programa explicó que la DOVIC puede intervenir en cualquier momento del proceso penal y recordó las problemáticas con las que se encontraba el Ministerio Público antes de la creación de esta oficina, particularmente en los casos de trata. “El diagnóstico con el que contábamos era que los procesos demoraban mucho tiempo en llegar a la instancia de debate y que, en la gran mayoría de los casos, el contacto con la víctima se había dado al inicio de la investigación y cuando la causa llegaba a juicio resultaba muy difícil localizarlas y más difícil aún su participación en las audiencias de debate. A la vez las y los fiscales necesitaban contar con ellas, sobre todo por las particularidades de estos delitos y lo trascendente de las voces de las víctimas en este tipo de casos".

"Esta tensión fue una demanda que recogió la DOVIC a la hora trazar las líneas de abordaje”, precisó Nisman.  La DOVIC construye un vínculo colaborativo con la víctima, lo que significa entre otras cosas “sostener”, analizaron Nisman y Bravo, que también hicieron referencia a la instancia de juicio: “Se le pide a la víctima que esté presente en las audiencias durante muchas horas, que vaya a declarar, y esas personas muchas veces no tienen con quién dejar a sus hijas/os, no tienen un ingresos propios, etc. Pensar un vínculo en otros términos significa sostener".

“Acompañar es sostener. ¿Qué tenemos nosotras para ofrecer a una víctima tan arrasada en sus necesidades materiales y simbólicas?, ¿Qué es lo que pone la DOVIC? Todo lo que tiene y puede poner DOVIC debe hacerlo en el proceso penal. Nuestra responsabilidad primaria se da en el marco de la causa penal. Y para las víctimas de trata, sobre todo para las víctimas de explotación sexual, el proceso penal es refractario”, señaló Nisman. Y puntualizó: "La DOVIC ofrece lo que el Estado Argentino tiene para ofrecer a las personas que tienen vulnerados sus derechos, ni más ni menos. No de manera solitaria ni autónoma, implica un gran trabajo de articulación con otros organismos”.

Sobre este último punto Nisman añadió: “Hay que ser consciente de que hay un proceso subjetivo que tiene que ver con la vulneración de esas personas, con la violencia sistemática a la que están sometidas. Pasa seguido que las víctimas de trata no se reconocen como víctimas porque tiene que ver con un impacto en la subjetividad, tiene que ver con poder asumirse que han sido tratadas como mercancía. Tiene que ver una cantidad de cuestiones que hacen a la subjetividad de ese proceso".

Cuanto más temprano llegue la solicitud de acompañamiento, el equipo del Programa Especial de Víctimas de Trata y Explotación contará con mejores herramientas y mayor tiempo para trabajar con la víctima.

Engranajes

Sobre la articulación y el trabajo en equipo dentro del Programa y con quienes integran la Dirección, además de la relación con otras áreas del Estado, Teresa Bravo explicó: “Son muy importantes los vínculos que se entablan en cada caso para poder iniciar esa rueda que termina con la posibilidad de que esa víctima pueda obtener lo que necesita. Por ejemplo, articular con el Ministerio de Desarrollo Social, con las áreas de salud, etc. Y si la víctima vive en otra jurisdicción, hacer los enlaces con los organismos provinciales y municipales”-

“El trabajo articulado nos permite que intentemos ser lo más creativas posibles”, explicó Bravo. La funcionaria resaltó la importancia de canalizar institucionalmente el pedido de la víctima y de intentar todo lo que esté al alcance para que pueda acceder a sus derechos, lo cual, reconoció, “a veces se logra y a veces no”.

“Creatividad y sutura son dos elementos que me grafican gran parte de cómo se construye la tarea de acompañar a la víctima desde la DOVIC”, agregó Nisman.