21 de julio de 2024
21 de julio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
En el caso trabajan la Fiscalía Federal N°7 y la Protex
Hotel Las Naciones: capturaron a un hombre que se encontraba prófugo
El titular del Juzgado Criminal y Correccional Federal N° 9, Luis Rodríguez, dispuso el procesamiento con prisión preventiva de un hombre acusado de los delitos de trata de personas y de promoción y facilitación de la prostitución ajena. Junto a otras diez personas, formaría parte de una banda que explotaba sexualmente a mujeres en diferentes departamentos del hotel bajo la fachada de “centro de masajes”.

El titular del Juzgado Criminal y Correccional Federal N° 9, Luis Rodríguez, dispuso el procesamiento con prisión preventiva de un hombre considerarlo autor de los delitos de trata de personas y de promoción y facilitación de la prostitución ajena.  Además, el magistrado trabó el embargo sobre sus bienes hasta cubrir la suma de 100 mil pesos. El se habría aprovechado de la situación de vulnerabilidad de la joven y habría ofrecido ejercer la prostitución bajo sus órdenes en el departamento 605 del Hotel Las Naciones, ubicado en avenida Corrientes 802/820.

Una vez allí, la víctima habría sido explotada junto a otras mujeres en beneficio y bajo el control permanente del proxeneta, quien la habría mantenido amenazada y sujeta a un régimen de represalias cuando ella se “revelaba”, y que incluía golpes y maltratos por parte de los hombres prostituyentes. El hombre, además, sería quien aportaba el lugar físico donde tenía lugar la explotación y quien se contactaba con los “clientes” y pactaba con ellos el servicio sexual.

También, mediante presiones y amenazas, el imputado la habría obligado a trasladarse al departamento N°506 del hotel Las Naciones donde la mujer habría vivido en forma permanente y donde habría continuado con el ejercicio de la prostitución durante las 24 horas del día. Finalmente, en diciembre de 2013, con la ayuda de un “cliente” pudo salir del hotel con sus pertenencias.

Se trata de un caso en el que trabajan en conjunto la Fiscalía Federal N°7, a cargo de Ramiro González, con la colaboración de la Procuraduría de Trata y Explotación Sexual, a cargo de Marcelo Colombo.

Declaraciones de la víctima

En principal elemento de prueba contra el último procesado son las declaraciones testimoniales de la víctima en una fiscalía del interiro del país y una de las tres denuncias que dieron origen a la causa. En esa oportunidad, relató detalladamente cómo fue captada en Buenos Aires por otra de las imputadas, quien la convenció de ejercer la prostitución, engañándola al decirle que podía hacerlo sólo dos días hasta obtener el dinero suficiente para pagar la pensión donde la joven vivía. Sin embargo, cuando la joven tuvo el dinero por su “trabajo”, la acusada le dijo que tenía que descontar la plata equivalente al valor de sus fotos publicadas en la página de Internet donde se publicitaban los “servicios” de las mujeres, elemento que le valió para forzarla a seguir ejerciendo la prostitución mediante amenazas a través de brujería umbanda.

En su declaración, la joven añadió que después de un tiempo decidió irse a un “privado” ubicado en el barrio porteño de Recoleta. Una vez allí, comenzó a recibir llamados y mensajes por parte de “la gente del Hotel Las Naciones” preguntándole dónde estaba. Finalmente, debido a los malos tratos y a la poca plata que estaba obteniendo, se fue del privado y el hombre ahora procesado, a quien la víctima identificó como su “jefe en el Hotel Naciones”, le ofreció volver diciéndole que iba a ganar mejor y que no iba a tener que hacer nada que ella no quisiera.  La propuesta consistía en continuar ejerciendo la prostitución, que cobrara un poco más, se quedara con el 85%, y el hombre con el 15% restante. La víctima preguntó si podía trabajar de otra cosa y él le respondió que no. “Vos ya estás acá, están tus datos, están tus fotos, tus cosas. Nosotros ya te conocemos. Vos una vez que entraste acá ya sabes cómo son las cosas”, le habría dicho el hombre. La joven se puso a llorar porque ese día no tenía para comer, un hombre que la vio en el hotel le dijo que lo fuese ver al día siguiente por una presunta oferta laboral vinculada a tareas administrativas y cuando la joven volvió a buscarlo al día siguiente, le dijeron que no conocían a nadie de esas características (no le había dado su nombre) pero que la estaba esperando el acusado. Le explicó a la joven cómo "trabajaba" y la indujo a quedarse con ellos mediante presiones, pese a la voluntad de la víctima.

Según el relato de la joven, le dijo que se iba a tener que mudar al hotel porque ahora él era el gerente y tenía el mando. La amenazaron con ir a buscarla y mandar a matar a su familia. La víctima también señaló que, una vez instalada allí, la situación se fue agravando con tiempo: no podía salir sola, la tenían controlada permanentemente y a veces le mandaban clientes que le pegaban y azotaban.

“La habitación tenía cámaras adentro, en el pasillo y estaban ubicadas en el restaurant que estaba abajo del hotel Las Naciones. Todo lo que yo hacía estaba custodiada continuamente”, agregó la víctima.

Si bien el principal elemento de prueba contra son los dichos de la joven, también existe la denuncia de otro denunciante, quien se desempeña como gerente de la empresa “Wenburg S. A”, dedicada a la explotación hotelera del Hotel Las Naciones. El hombre indicó que en varios departamentos que no eran administrados por el hotel  había mujeres que ejercían la prostitución y que serían ofrecidos por R.H.S, quien sería también quien publicaría los avisos en páginas web y distintos foros de Internet.

Además, sostuvo que el imputado se quedaba al “cuidado” de los hijos de las mujeres, dato que se desprende también de las declaraciones de la víctima a través de cámara gesell. “Para mi que no les cuidaba, para mí les hacía prostituirse a ellas, a las hijas y todo”, expresó.

Cómo se inició la causa

El caso comenzó a raíz de una presentación realizada por la fiscalía Federal N°6, a cargo de Federico Delgado, y otras tres denuncias diferentes que luego la Protex unificó y que ahora tramitan juntas en el Juzgado Federal N°9.

La primera fue realizada en 2013 por una presunta víctima, que declaró en una fiscalía federal del interior del país. En esa oportunidad, la joven relató que hace más de ocho años llegó a Buenos Aires y comenzó a trabajar como promotora de un comercio situado en la misma cuadra del hotel allanado.

En 2011, una compañera suya le sugirió presentarle a alguien que la podía ayudar a ganar más plata y así fue como conoció a una de las imputadas en la causa, quien le ofreció “trabajar” ofreciendo servicios sexuales a los clientes del reconocido hotel. La víctima, que se encontraba en una situación de vulnerabilidad ante la falta de recursos, finalmente accedió.

Durante su declaración, describió situaciones que dan cuenta de la explotación que sufrió: le retuvieron gran parte del dinero en concepto de gastos para la página que publicitaba los “servicios” que brindaban las mujeres que allí trabajaban y otros gastos como los de limpieza o vestimenta.

A mediados de 2012, cuando la joven quiso dejar de “trabajar” para la organización, la mujer que la había reclutado le advirtió que “pensara” lo que le podía pasar si se iba de allí.

Además, la amenazó con hacerle daño a su familia y hacerle brujerías a través de ritos de orden “umbanda”. Sin embargo, la joven logró huir de la red pero comenzó a ser hostigada a través de mensajes de otro de los proxenetas, quien quería saber dónde estaba y que le propuso volver a trabajar en el Hotel Las Naciones.

Como consecuencia, la Fiscalía Federal interviniente formuló un pedido de colaboración a la Protex, que propuso líneas de acción en el marco de la investigación.

De esta manera, se pudo establecer la identidad de la imputada de ofrecer servicios sexuales en el hotel, a cambio de una suma de entre 500 y 600 pesos la hora, dependiendo de “la chica que preste el servicio”.

A su vez, se pudo identificar también a un proxeneta, quien sería el encargado de contactar a las víctimas con los denominados “clientes” para tener relaciones dentro del hotel, bajo la pantalla de un centro de masajes.

Paralelamente, la Protex ya había realizado una investigación preliminar debido a una denuncia interpuesta en diciembre de 2013 por la Fundación María de los Ángeles, que daba cuenta de que una mujer se dedicaba a la explotación sexual de mujeres desde hacía 25 años.

Aquella denuncia indicó que la mujer sería dueña de un departamento del quinto piso del hotel Las Naciones y que utilizaría teléfonos a nombre de otra imputada con los cuales contactaría a las víctimas con los denominados clientes. Lo mismo, precisó, respecto del proxeneta, quien también residiría en un departamento del mismo hotel.

Finalmente, la tercera investigación se desencadenó por el pedido de antecedentes en relación al hotel, requeridos por la Fiscalía Criminal y Correccional Federal Nº10. Esa causa se había iniciado por una denuncia formulada por un hombre en junio de 2013, quien aseguró que había sido amenazado por una persona vinculada a los imputados.

En denunciante agregó que una de las imputadas regenteaba a mujeres para la prostitución, que publicaba esos anuncios en un portal de internet y que la actividad se realizaba en el 12do piso del hotel Las Naciones.

Como consecuencia, el 3 de diciembre se realizó un allanamiento en 37 departamentos del Hotel Las Naciones donde se rescataron 23 mujeres víctimas de explotación sexual. Además, ese día se realizó un procedimiento en dos domicilios privados de Puerto Madero.

El 29 de diciembre, el titular del Juzgado Criminal y Correccional Federal N° 9, Luis Rodríguez, dispuso el procesamiento de diez personas imputadas en la causa.