03 de febrero de 2023
03 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
La Protex intervino en la investigación para dar con su paradero
Identificaron el cuerpo de una mujer que estaba enterrada como NN
Se trata de Maida Natalí Castro, quien había sido vista por última vez el 11 de mayo de 2010, en el barrio porteño de Villa Lugano. La autopsia reveló que falleció ese mismo día, como consecuencia de la mordedura de un dogo, si bien aún no se pudo determinar en qué circunstancias ocurrieron los hechos.

La Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex), a cargo de Marcelo Colombo, informó que se logró la identificación del cuerpo de Maida Natalí Castro, quien había sido enterrada como NN en junio de 2010. La investigación, que en primer lugar recayó en la fiscalía de instrucción N°46, a cargo de Adrián Peres, pasó a manos de la justicia federal en septiembre de 2011, luego de que la madre denunciara que su hija podría ser víctima de una red de trata de personas con fines de explotación sexual. Por ese motivo, la fiscalía federal N°11, a cargo de Gerardo Pollicita, solicitó la designación como coadyuvante a la entonces UFASE (Unidad Fiscal de Asistencia en Secuestros Extorsivos y Trata de Personas, hoy Protex).

Finalmente, la Procuraduría especializada le solicitó a la Procuración General de la Nación la designación como coadyuvantes, lo cual fue dispuesto a través de una resolución  emitida el 23 de noviembre de 2012. Desde ese  momento, Protex se hizo cargo de la investigación para dar con el paradero de la adolescente.

La investigación determinó que la joven  falleció la noche del 11 de mayo de 2010, el mismo día de su desaparición (había sido vista por última vez en el barrio porteño de Villa Lugano). El cuerpo fue hallado en la madrugada del 12 de mayo, en una vivienda ubicada en la localidad de González Catán, provincia de Buenos Aires y enterrado como NN el 18 de junio de ese año. De la autopsia, se desprende que la víctima de 17 años falleció a raíz de la mordedura de un dogo, pero aún no se pudo establecer bajo qué circunstancias y razones se encontraba en ese lugar.

La desaparición de Maida Natalí Castro se enmarca en los más de 6.040 casos abiertos de búsqueda de niñas, niños, adolescentes y personas adultas que fueron registrados en el primer mapa de situación sobre investigaciones por averiguación de paradero presentado por la Protex en septiembre de este año.

Intervención de Protex

A lo largo de la investigación, Protex pidió la colaboración de la Dirección de Orientación, Acompañamiento y Protección a Víctimas (DOVIC) para que acompañe y asista a la familia de la joven, así como también la de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar) y las cámaras federales, para que analizaran los posibles antecedentes de las personas que le vendían drogas a la joven.

Por otro lado, contaron con la colaboración de las Agencias de Acceso a la Justicia del Ministerio Público Fiscal (ATAJOS) de todo el país para la distribución de afiches con fotografías de la joven desaparecida. En la misma línea, se analizaron también registros telefónicos, se tomaron numerosas declaraciones testimoniales de quienes tuvieron contacto con la joven hasta el momento de la desaparición y se trabajó en conjunto con las fuerzas de seguridad.

A su vez, se pidió información a hospitales, centros de salud mental y dependencias policiales para determinar si la joven había ingresado desde el momento de su desaparición y se solicitó a todas las morgues y centros de salud que informaran sobre las características de los cadáveres NN registrados.

En esa línea, el 29 de junio de este año, Protex libró nuevos oficios a la Dirección General de Cementerios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y a la Dirección Administración de Cementerios de la Municipalidad de La Matanza para que informaran todos los datos con los que contaran –edad, rasgos distintivos, causa de muerte, contextura física- de los cadáveres de mujeres no identificados que hubieran ingresado desde el 13 de mayo de 2010 hasta el 31 de diciembre del mismo año a los cementerios de los barrios porteños de Chacarita, Flores, Recoleta, Crematorio de la Ciudad de Buenos Aires  y al Cementerio de Villegas, respectivamente.

De la respuesta de este último lugar se desprendió que, el 18 de junio de 2010, habían inhumado a una mujer NN fallecida el 12 de mayo de 2010. Por ese motivo, se le solicitó a la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio N° 9 de La Matanza, a cargo de Fernando Raúl Quiroga, que remitiera el legajo de su registro, ya que era quien había intervenido en el caso.

A partir del acceso de Protex a esta información el 24 de septiembre de este año, se pudo observar en las fotos de la autopsia que el cadáver presentaba similitudes con el de la joven desaparecida, y que la ropa que vestía era similar a la que llevaba la nombrada el día de su desaparición.

Por ello, Protex requirió de forma urgente a la Dirección Nacional de Derechos Humanos del Ministerio de Seguridad de la Nación que realizara el cotejo, que no se había realizado hasta el momento, de las fichas dactiloscópicas del cadáver NN que había sido hallado en el expediente de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio N° 9 de La Matanza con las del formulario del Registro Nacional de las Personas (RENAPER) correspondiente a Maida Castro. El resultado del cotejo fue positivo, y puso fin a cinco años de búsqueda e incertidumbre respecto del paradero de la joven.