15 de junio de 2024
15 de junio de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Protex había sugerido la medida
La Fiscalía de Posadas solicitó que se indague a Ramón Puerta
El ex gobernador y actual diputado está acusado de explotar a al menos 61 personas en un campo dedicado a la producción yerbatera.

La fiscalía federal de Posadas, interinamente a cargo de Jorge Horacio Campitelli, solicitó que Ramón Puerta sea citado a indagatoria. El ex gobernador y actual diputado está acusado de explotación laboral a través de la tercerización de la producción yerbatera en un predioubicado en la localidad de Parada Leis, a pocos kilómetros de la ciudad de Posadas de su propiedad por parte de una empresa que él mismo integra.

El 19 de mayo, el titular de la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas, Marcelo Colombo, había sugerido esta medida a la Fiscalía Federal de Posadas. En su escrito, la Fiscalía de Posadas tomó en cuenta gran parte de lo sugerido por Protex de acuerdo a los roles del resto de los siete imputados.

Según el dictamen de Capitelli, Puerta sería el dueño del 60% del capital social mientras que al resto de tres de los restantes imputados le correspondería el 15%, el 5% y 15%. Los tres desempeñarían el rol de socios gerentes, mientras que Puerta reviste solamente la calidad de socio. De esta manera, los tres ejercían en forma indistinta la representación de la sociedad y podían-de hecho lo hicieron- celebrar contratos en su nombre.

Origen del caso

La investigación se inició el 30 de enero de 2014, cuando el Registro Nacional de Trabajadores y Empleadores Agrarios (Renatea) participó de un operativo en un campo de la localidad misionera de Parada Leis, para verificar las condiciones laborales y previsionales de los empleados del campo. En esa oportunidad, se constató la presencia de 61 personas -entre ellos seis menores de edad- que trabajaban en condiciones de trabajo muy precarias: llevaban dos semanas sin acceso a agua potable, con alimentos en mal estado, sin posibilidades de recibir atención médica y viviendo bajo lonas de plástico. Ese día, fueron identificados otros trabajadores al momento de la inspección que, cuando observaron las camionetas de Renatea "se escaparon por el monte". Luego, la Fiscalía Federal de Posadas solicitó la colaboración de Protex.

Luego, el 10 de marzo pasado, se llevó a cabo la inspección ocular en el predio denunciado donde se pudo encontrar rastros de lo que fue la explotación laboral de la que fueron víctimas los trabajadores.

Según consta en el dictamen de la Fiscalía Federal de Posadas, el predio en donde se encontraban los trabajadores también era utilizado por ellos para vivir en condiciones precarias, sin acceso a las mínimas comodidades de higiene. Una gran porcentaje de las víctimas  acampaban en el lugar improvisando carpas de plástico negro sostenido por tacuaras y atados con hilos, desarrollándose este asentamiento precario a la vera de un tacuaral o cañaveral que les servía de sombra.

Con respecto a los métodos de captación, la dependencia del MPF indicó que “los trabajadores se iban enterando de boca en boca acerca de la posibilidad de ir a tarefear en determinadas plantaciones de yerba. Esta noticia les llegaba a través de amigos, familiares, conocidos o eventuales compañeros de trabajo que los contactaban con los capataces y allí se efectuaba la lista de trabajadores. Cuando se contactaban con los capataces se les informaba cuál era el precio que se pagaba por tonelada de yerba cosechada y la extensión de la duración de las tareas. Las víctimas, relataron que les ofrecieron trabajar alrededor de dos semanas pero luego les dijeron que serían tres lo que provocó que uno de los trabajadores realizara la denuncia”.

Los trabajadores relataron que llegaron al campo de Puerta y allí fueron informados que debían acampar, y comenzaron a armar sus asentamientos organizándose para hacerlo en grupos de tres a seis personas. Las tareas que realizaban consistían en cargar los camiones con los raídos de yerba, luego de lo cual la jornada laboral concluía. Otros testimonios coinciden en que desayunaban a las seis de las mañana, tarefeaban.