22 de abril de 2024
22 de abril de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Trabajo articulado entre el fiscal Federal Fernando Alcaraz, Protex y Procelac
Mendoza: comienza el juicio a una red de trata que explotaba mujeres en un boliche “VIP”
Son nueve imputados, entre los cuales hay un médico acusado de practicar abortos a las víctimas, y un inspector municipal. Están acusados de engañar, trasladar y explotar sexualmente al menos 30 mujeres en situación de vulnerabilidad. También, se investiga el lavado de dinero proveniente de esta actividad ilícita.

Hoy, comienza el juicio oral y público a una banda acusada de engañar y explotar sexualmente al menos a 30 mujeres en situación de vulnerabilidad en un boliche “VIP” ubicado en el centro de la ciudad de Mendoza, frente al hotel Hyatt, y lavado de dinero. Los imputados son nueve personas, entre quienes figura un médico acusado de practicar abortos a las víctimas y un inspector municipal. Es la causa por trata de personas más grande que tramitó en la provincia.

Las víctimas eran engañadas a través de falsas ofertas laborales publicadas en las redes sociales y en el diario cordobés “La Voz del Interior”. Además, les ofrecían pagarles el traslado hacia la capital provincial, donde eran explotadas sexualmente y eran sometidas a maltratos físicos y psicológicos por parte de los principales imputados.

Los acusados son el dueño y administrador del prostíbulo y líder de la banda, Sebastián Marcelo Sole; dos encargados del local; un Inspector de Comercio de la Municipalidad de Capital, quien habría omitido ejecutar las normas relativas al control sobre el cuestionado boliche a cambio de dinero proporcionado por Sole; un médico ginecólogo acusado de practicar abortos a las víctimas embarazadas; un hombre acusado de explotar a una víctima en particular, y tres custodios del lugar.

En el juicio oral y público, intervienen la fiscal Patricia Santoni con la colaboración del fiscal federal Fernando Alcaraz. Además, participaron de la investigación la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (Protex) y la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (PROCELAC).

Origen de la causa

La investigación se inició luego de un llamado anónimo realizado el 6 de febrero de 2013 a la Dirección Provincial del Registro de Personas Desaparecidas del Ministerio de Justicia y Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, por una mujer que dijo haberse escapado de un prostíbulo denominado “Pyme VIP”. Durante la comunicación, aportó la dirección del prostíbulo, el nombre del dueño y los socios, así como el nombre de fantasía con el que hacían conocer a las menores de edad.

El Registro de Personas Desaparecidas remitió la denuncia a la Protex. El equipo encabezado por Marcelo Colombo verificó los datos aportados y comenzó a trabajar en conjunto con la Fiscalía Federal de Primera Instancia de Mendoza, a cargo de Fernando Alcaraz.

El 1 de mayo de 2013, se realizaron cuatro allanamientos en el local nocturno “Pyme Vip”; en una clínica médica donde atendería uno de los imputados, y en dos domicilios particulares. Durante los procedimientos, 12 jóvenes fueron rescatadas. 

Asimismo, Gendarmería secuestró armas de fuego, dinero, teléfonos celulares, folletería y propaganda del local en distintos formatos, documentos, exámenes médicos de las víctimas, cuadernos con las asistencias, precios de los shows, cajas de preservativos y tarjetas con la leyenda “sos linda y buscas trabajo” y al dorso “trabajá en Pyme VIP”.

A partir de la declaración de los testigos, se determinó que la banda atraía a las jóvenes con promesas a través de anuncios publicados en las redes sociales y en el diario cordobés “La Voz del Interior”. En esos mensajes, se promocionaba la búsqueda de mujeres “con buena presencia” para trabajar como meseras, bailarinas, promotoras, acompañantes o personal de limpieza. Prometían buenos ingresos y la posibilidad de pagar el pasaje a quienes no residían en Mendoza.

En septiembre de 2013, el titular del Juzgado Federal N°1 de Mendoza, Walter Ricardo Bento, dispuso el procesamiento y la prisión preventiva de siete personas acusadas de integrar la banda, entre los cuales se encontraba Solé, quien habría sido que recibió y acogió a las mujeres en situación de vulnerabilidad y quien les habría pagado el 50 por ciento de lo recibido por los denominados “pases”. Además, las habría sometido a maltrato físico y psicológico.

Por otra parte, el juez tuvo acreditado que la red contaba con el médico ginecólogo Osvaldo Ramón Antonio Pastorino Garay, a quien las mujeres debían consultar en caso de quedar embarazadas para que les realizaran abortos y así regresar a los pases lo antes posible. Hay evidencia de que el médico atendió a dos pacientes provenientes del prostíbulo y que uno de los casos presentó complicaciones y la víctima debió ser hospitalizada. Pastorino Garay incluso habría cortado los llamados en los que la mujer insistía con fuertes dolores producto de la intervención.

Las víctimas también relataron que tenían la orden de que ante un posible allanamiento debían dar aviso, cerrar el local y salir por la puerta trasera. Si no lograban escapar, debían decir que el lugar no tenía dueño y que era administrado por ellas mismas y que rotaban aleatoriamente.

Lavado

Para ocultar las actividades ilícitas del prostíbulo "Pyme Vip", Solé habría comprado a través de terceras personas varios inmuebles, vehículos y logística con la finalidad de darle la apariencia de bienes adquiridos con dinero legal.

La explotación habría resultado un negocio millonario para Solé, que le permitió llevar una vida de lujo. Vive en un barrio privado, posee un auto de alta gama, maneja artículos de alta tecnología y tenía planeado un viaje a Cancún y Panamá, que se vio impedido por su detención.