07 de diciembre de 2022
07 de diciembre de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
En línea con el pedido de la Fiscalía en lo Criminal y Correccional Federal Nº 4 y la PROTEX
Secta de Villa Crespo: le negaron la excarcelación a los 19 imputados de trata de personas, lavado de activos y otros delitos
Así lo dispuso el titular del Juzgado Federal N° 4, Ariel Lijo, quien asimismo concedió arresto domiciliario al acusado de ser el líder de la banda y a otros tres imputados.

El titular del Juzgado Federal N° 4, Ariel Lijo, rechazó los pedidos de excarcelación formulados por las 19 personas detenidas luego de los 48 allanamientos que se realizaron el 12 de agosto en distintos domicilios ubicados, principalmente, en los barrios porteños de Villa Crespo y Almagro, en el marco de la causa en la que se investiga el accionar de una organización criminal internacional que funcionaba bajo la denominación “Escuela de Yoga”.

La medida fue tomada en línea con los dictámenes de la Fiscalía en lo Criminal y Correccional Federal Nº 4, a cargo de Carlos Stornelli, y la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas (PROTEX), a cargo de Alejandra Mángano y Marcelo Colombo.

Por otro lado, el juez concedió la prisión domiciliaria -bajo la supervisión del Programa de Asistencia a Personas Bajo Vigilancia electrónica del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación- al acusado de ser el líder de la banda y a otros tres imputados. Respecto de éstos, también se ordenó la prohibición de salida del país y de reunirse con el resto de las personas vinculadas a los hechos investigados.

Los imputados están acusados de los delitos de reducción a la servidumbre, trata de personas, lavado de activos, ejercicio ilegal de la medicina y asociación ilícita.

De acuerdo con la investigación, la banda se dedicaba a captar personas en situación de vulnerabilidad a través de engaños para incorporarlos a la organización con el fin de reducirlos a una situación de servidumbre y/o explotación sexual, construir un culto alrededor de su líder y promover una estructura ilegal de negocios en Argentina y en Estados Unidos que les permitiera lavar el dinero proveniente de aquellos delitos. La hipótesis criminal indica que la organización daría de esta manera una apariencia lícita a los fondos obtenidos como producto de sus actividades, con el único fin de enriquecerse y obtener influencias y/o coberturas para sus líderes.