22 de febrero de 2024
22 de febrero de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El hecho ocurrió el año pasado en una cárcel federal de Ezeiza
Requieren la detención de un penitenciario acusado de torturar y abusar a un detenido
Lo solicitó el fiscal de Lomas de Zamora, Adrián García Lois. El juez dispuso el llamado a indagatoria y lo postergó dos veces. El imputado fue reconocido por la víctima y las lesiones fueron constatadas en los peritajes. La víctima permanece en la cárcel y fue sancionada recientemente por denunciar la presencia de facas.

El fiscal federal de Lomas de Zamora Adrián García Lois pidió al titular del Juzgado Federal N°1 de esa ciudad, Alberto Santamarina, que indague y dicte la prisión preventiva del agente del Servicicio Penitenciario Federal Sergio Leonardo Speroni, quien está acusado de cometer torturas y abusar sexualmente a un interno en la cárcel de Ezeiza.

El representante del Ministerio Público Fscal también solicitó que Speroni, quien es celador del Pabellón “I” del Módulo de Ingreso del Complejo Penitenciario Federal N°1 de Ezeiza, sea separado en forma inmediata de todo trato con detenidos hasta tanto se resuelva su situación procesal.

El juez hizo lugar a la solicitud de la indagatoria pero a pedido de la defensa y del imputado ya fueron suspendidas dos audiencias, una el 21 de octubre y otra el 5 de noviembre, y se fijó una nueva fecha para el 29 de este mes.

En tanto, el pedido de detención no fue receptado por el juez y fue apelado por la fiscalía ante la Cámara Federal de Apelaciones de La Plata, que también tiene que resolver la solicitud de que el imputado no esté en contacto con internos.

Torturas y abuso sexual

El detenido manifestó que él estaba en huelga de hambre reclamando que se le otorgue la "libertad asistida", cuando el 25 de junio del año pasado, por la noche, se presentó en su celda Speroni, vestido de civil, quien le manifestó que lo iban a sacar de la celda para descoserle los puntos que se había hecho en la boca para imposibilitar que lo hagan ingerir alimentos por la fuerza y para que levantara la protesta, puesto que al Jefe de Turno no le gustaba que la hiciera.

El detenido relató que al decirle que no desistiría de esa medida, Speroni se retiró para luego regresar con el supuesto Jefe de turno, que hasta el momento no ha sido posible individualizar, y que le sacaron las esposas y le exigieron que se desnudara para ver si tenía algún corte en el cuerpo.

El interno agregó que más tarde lo volvieron a esposar, lo tiraron al piso boca abajo y le pisaron la cabeza y lo patearon, y que Speroni lo golpeó con un bastón y luego se lo introdujo en el ano provocándole un sangrado, y concluyó que ambos agresores lo amenazaron con respecto a lo que le podría ocurrir en el caso de que hiciera la denuncia.

En el escrito presentado al juez, García Lois considera que ”los eventos narrados, resultan constitutivos, en este estado incipiente del proceso y sin perjuicio de lo que a partir del curso de la investigación pudiere establecerse, del delito de abuso sexual gravemente ultrajante, agravado por haber sido cometido por personal de las fuerzas de seguridad, en ocasión de sus funciones, en concurso ideal con tormentos”.

Y agrega que “resulta evidente que el acto abusivo descripto, por las circunstancias de su realización, ha configurado un sometimiento sexual gravemente ultrajante para la víctima, conducta que también resulta atrapada, en forma ideal, por el delito contra la libertad individual mencionado”.

El fiscal señala que “la materialidad de los hechos atribuidos se encuentra acreditada" y se basó en diferente documentación y en los peritajes médicos.

Asimismo, García Lois fundó el pedido en las ruedas de reconocimientos en las que la víctima pudo reconocer al agente Sergio Leonardo Speroni, a quien se refiriera como “Peroni”, como el autor de los hechos.

En ese sentido, García Lois solicitó que se disponga en forma inmediata la separación de Speroni de todo trato con detenidos en la función que desempeña dentro del Servicio Penitenciario Federal y que lo convoque a prestar declaración indagatoria y luego se le dicte la prisión preventiva.

La víctima, sancionada

Por otra parte, la víctima fue sancionada a fines de octubre pasado por el Director del Complejo Penitenciario, Ricardo Navor Tejeda, como consecuencia de haber denunciado ante el fiscal García Lois, y no ante autoridades penitenciarias, la existencia de una faca en el baño público del pabellón donde está alojado.

El interno le señaló a García Lois el lugar donde estaba guardada la faca y le dijo que era permanentemente hostigado, amenazado y que temía que lo matarán.

El detenido hizo la denuncia durante una visita que el fiscal hizo al Complejo Penitenciario Federal N°1 de Ezeiza colaborando con un pedido de la Procuraduría contra la Violencia Institucional, para tomarle declaración al detenido.

Pese a que el detenido debía concurrir a la fiscalía para ampliar sus denuncias, agentes del Complejo Penitenciario informaron al fiscal que el interno se había negado a ser llevado porque estaba esperando visitas, lo que llamó la atención de García Lois, ya que venía realizando numerosos reclamos desde hacía tiempo para que se le permitiera ser atendido por el representante del Ministerio Público Fiscal.

García Lois constató que el detenido no tenía ninguna visita programada para la fecha, por lo cual decidió entrevistar al interno,

El detenido le expresó que era permanentemente amenazado y hostigado; y que incluso ese mismo día lo habían levantado a las 6 de la mañana para llevarlo a la Fiscalía pero que luego le dijeron que ante la ausencia de móviles no sería posible, y que lo obligaron a firmar un papel en donde se exponía que él se negaba al traslado.

Ante esta situación el fiscal tuvo un intercambio de palabras con el Director del Complejo Penitenciario, Tejeda, quien sostenía la necesidad de aplicarle una sanción al detenido por no haber informado al celador sobre la existencia de un arma blanca, mientras que García Lois entendía que la prioridad era preservar la integridad física del interno por la exposición que tuvo y por lo que estaba denunciando.

García Lois apeló la sanción impuesta al detenido ante el Juzgado Nacional de Ejecución N°3, a cargo de Axel López.