05 de febrero de 2023
05 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervino Leonel Gómez Barbella y la Procuvin
Pidieron la indagatoria del jefe de turno del penal de Marcos Paz por torturas
La denuncia la recibió la Procuraduría de Violencia Institucional y el fiscal promovió la acción penal contra efectivos del Servicio Penitenciario Federal de Marcos Paz.

Leonel Gómez Barbella, a cargo de la Fiscalía Federal Nº2 de Morón, requirió que se inicie una causa penal contra el jefe de turno del Servicio Penitenciario Federal Nº2 de Marcos Paz y solicitó que se le reciba declaración indagatoria al encargado del turno de guardia del lugar de encierro, por un caso de violencia institucional ocurrido dentro del penal. La investigación preeliminar realizada por el representante del MPF estableció que el 8 de agosto dentro de un módulo de su pabellón, tres agentes penitenciarios trasladaron un hombre a otra celda, donde le dieron golpes de puño y patadas en todo el cuerpo y lo amenazaron de muerto las denuncias que había realizado.

Según la víctima, el responsable de las agresiones fue el encargado de turno y otros dos agentes, a quienes no pudo identificar se habrían quedado en la puerta. Poco más de dos horas después, otro un compañero de encierro le dijo: "¿Qué denuciás en la Procuración? Nos estás mandando en cana. te voy a hacer la guerra a muerte. Agarrá tus cosas y andate". La víctima narró que cuando volvió a ver al encargado le solicitó resguardo y obtuvo como respuesta "Dejá de joder, te voy a romper todos los huesos, metete para adentro", y lo empujó a la celda. Luego, volvió para abrir el calabozo y decirle que iba a hacer que lo maten. Poco después, otro hombre se acercó con una cuchilla en la mano y le dijo que el encargado lo había mandado a pegarle. Durante los días siguientes, fue amenazado para obligarlo a limpiar los baños y la ropa a cambio de evitar que le robaran las pertenencias y la comida.

El titular de la Procuraduría de Violencia Institucional (Procuvin), Abel Córdoba, informó a Gómez Barbella que se había recibido un llamado telefónico por parte de una persona alojada en el penal de Marcos Paz, quien pidió ser llevada a los Juzgados de Morón para denunciar un hecho de violencia ocurrido dentro del complejo penitenciario. Así, se inició la investigación preliminar y se le tomó declaración testimonial a la víctima. Por su parte, el representante del MPF solicitó diversas medidas, entre las que figuran que el Servicio Penitenciario Federal informe sobre los agentes asignados el día de las agresiones.

Testigo único

El fiscal aclaró que la regla "testigo único, testigo nulo" no tiene acogida en nuestro derecho y que lo declarado por el denunciante en su calidad de testigo "debe ser valorado con severidad y rigor crítico". Gómez Barbella agregó que "si nos encontramos ante un único testigo del hecho, no por ello debemos prescindir de sus manifestaciones, sino que las mismas deben ser valoradas con la mayor severidad y rigor crítico posibles, tratando de desentrañar el mérito o la inconsistencia de la declaración mediante su confrontación con las demás circunstancias de la causa que corroboren o disminuyan su fuerza y examinando cuidadosamente las calidades de testigo". Además, consideró que estas circunstancias estaban debidamente evaluadas en este caso concreto y que, si bien la imputación se basó principalmente en los dichos del denunciante, no se advirtió que hubiera actuado con ánimo de perjudicar los intereses del imputado. Sobre los jefes del Servicio Penitenciario, el respresentante del MPF agregó que no impedir las conductas de sus subordinados constituye también un delito, en linea con el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el caso "Barresi"