03 de febrero de 2023
03 de febrero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El hecho ocurrió el 7 de febrero pasado
Solicitaron la indagatoria a un agente de la Metropolitana por el homicidio calificado de Roberto Autero
Los fiscales Fernando Fiszer y Miguel Palazzani pidieron que se cite a indagatoria a Sebastián Torres por el homicidio calificado del adolescente de 16 años. La víctima llevaba encima un arma de juguete y corría de espaldas al agente de la policía porteña cuando recibió un disparo en la cabeza.

El fiscal nacional Fernando Fiszer y el fiscal general a cargo de la Procuraduría de Violencia Institucional, Miguel Palazzani, solicitaron que se cite a prestar declaración indagatoria a un agente de la Policía Metropolitana por el homicidio calificado de un adolescente de 16 años. El agravante en la imputación está dado por ser miembro integrante de las fuerzas de seguridad con abuso de su función y por la utilización de arma de fuego.

El siete de febrero de 2015 Roberto Autero golpeó la ventanilla del auto en el que se encontraba Sebastián Ezequiel Torres- funcionario de la Dirección de Vigilancia y Prevención de la Policía Metropolitana- con un arma de juguete. Según testigos del hecho, el adolescente se asustó al ver bajar al agente de la policía porteña y salió corriendo. En momentos en que Autero se encontraba de espaldas y a escasa distancia, Torres habría disparado con su arma reglamentaria  a la cabeza del joven, ocasionando su muerte en forma inmediata.

Los representantes del Ministerio Público resaltaron que “resulta contrario al sentido común suponer que la víctima, con pleno conocimiento de que la réplica que tenía era un juguete, pudiera llegar a apuntarle a una persona con uniforme de una fuerza de seguridad que, como también es conocido, habitualmente se encuentran armados, incluso cuando se encuentran fuera de servicio”.

Finalmente, Fiszer y Palazzani manifestaron que  “en base a estos elementos, entendemos que se encuentra acreditado el grado de sospecha requerido por el ritual a los fines de que el imputado sea convocado a prestar declaración indagatoria, ya que la prueba reunida indica que Torres disparó contra el adolescente Roberto Autero cuando éste corría de espaldas, se encontraba absolutamente indefenso y no mediaba ningún tipo de agresión que pudiera eventualmente justificar la conducta que se imputa”.