18 de agosto de 2017
18 de agosto de 2017 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Intervienen los fiscales Miguel Palazzani y José Nebbia
Bahía Blanca: arranca el juicio a un ex policía por la desaparición de un joven en 1977
El ex oficial de la Policía bonaerense Gustavo Baccalari será juzgado desde este viernes por el caso de Julio Mussi, quien fue secuestrado en Comodoro Rivadavia y trasladado a Bahía Blanca, donde fue torturado y desaparecido.

Un ex policía bonaerense será juzgado desde este viernes, a partir de las 9:00, por el secuestro, los tormentos y la desaparición forzada de un joven en 1977, en un nuevo juicio oral por crímenes de lesa humanidad que, con otra integración, llevará a cabo el Tribunal Oral en lo Criminal Federal de Bahía Blanca.

El acusado es el entonces oficial subinspector de la Policía bonaerense Gustavo Abel Boccalari, de 68 años, quien al momento de los hechos estaba a cargo de la Sección Cuatrerismo de Bahía Blanca y dependía de la Brigada de Investigaciones de esa ciudad. Llegará a juicio imputado en grado de coautor de los delitos de privación ilegal de la libertad agravada por el empleo de violencia y por haberse extendido más de un mes, tormentos agravados por ser la víctima perseguida política y homicidio agravado por haber sido cometido con alevosía, con el concurso de dos o más personas y con la finalidad de lograr impunidad bajo la modalidad de desaparición forzada de personas.

La víctima de esos hechos fue Julio Mussi, quien tenía 32 años y fue secuestrado por un grupo de militares en su domicilio de la ciudad de Comodoro Rivadavia, provincia de Chubut, el 22 de marzo de 1977.

El debate estará a cargo de los jueces subrogantes Luis Sala, Pablo Díaz Lacava y Marcos Aguerrido, e intervendrán el fiscal general Miguel Palazzani y el fiscal ad hoc José Nebbia. El caso Mussi estaba inicialmente entre los hechos que debían ventilarse en el juicio actualmente en curso por crímenes en el ámbito del V Cuerpo del Ejército, pero tramitará en un nuevo debate y ante otro tribunal a raíz de la recusación de los jueces efectuada por la defensa.

El mismo día del secuestro de Mussi, otras 17 personas fueron capturadas en Comodoro Rivadavia. De acuerdo con el testimonio de los sobrevivientes, todos fueron informados de que se encontraban a disposición del V Cuerpo del Ejército, con sede en Bahía Blanca.

La víctima fue trasladada en avión junto a otras personas desde Comodoro Rivadavia a Bahía Blanca y durante el vuelo los represores la amenazaban con arrojarla al mar.

Inmediatamente, fueron llevados Comando de la IX Brigada de Infantería, en Comodoro Rivadavia, y de allí fueron subidos a un avión y trasladados a Bahía Blanca. Según consignó el fiscal Antonio Castaño en el requerimiento de elevación a juicio en base a las pruebas recogidas en la investigación, "Mussi debió hacer el viaje con sus ojos vendados y esposado, estando a cargo de icho traslado oficiales de la Policía de la provincia de Buenos Aires, [el subcomisario Luis] Cadierno y Boccalari, quienes lo amenazaban con tirarlo al mar".

El viaje llevó entre tres y cuatro horas. Arribados a Bahía Blanca, los secuestrados fueron conducidos hasta un vagón de Ferrocarril abandonado al que los captores llamaban "el avión de madera", ubicado en la plaza de maniobras del Ferrocarril General Roca. Mussi estuvo secuestrado por un lapso de entre seis y ocho días en los que no lo alimentaron ni le suministraron líquidos. "El quinto día, fue llevado a una dependencia a la que referían como 'sala de sesiones' o sala de torturas, sitio en el cual se le aplicó electricidad con picana", indicó el fiscal.

En Bahía Blanca, Mussi estuvo secuestrado los centros clandestinos que funcionaron en un vagón del ferrocarril y en la Brigada de Investigaciones.

En una oportunidad, la víctima fue torturada por un grupo de entre cuatro y seis policías, que "le pegaron con la culata de los fusiles, ya que aparentemente a Mussi se le había bajado la venda de sus ojos y atacó a uno de los uniformados", agregó en base a la prueba testimonial el representante del Ministerio Público Fiscal, y puntualizó que el joven fue trasladado "en estado de agonía" a la Brigada de Investigaciones, donde fue alojado en un calabozo y "las torturas las llevaban a cabo Cadierno y Boccalari".

Mussi permanece desde entonces desaparecido, mientras que el resto de las personas secuestradas junto a él recuperaron a libertad por orden del Poder Ejecutivo Nacional, luego de un traslado a la Unidad Carcelaria N°4, donde permanecieron detenidas varios meses. "El Ministerio del Interior de la Nación informó que en relación a Mussi no se registran antecedentes de ninguna índole, respuesta de similar tenor a la que realizó el Ejército Argentino", consignó el fiscal.