02 de octubre de 2022
02 de octubre de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Sigue el juicio por el encubrimiento del atentado
AMIA: Galeano amplió su indagatoria por séptima audiencia consecutiva
El ex juez a cargo de la investigación apuntó contra su ex prosecretario en el Juzgado Federal N°9 y testigo, Claudio Lifschitz, a quien consideró como un “infiltrado” que respondía a “altas autoridades de la Policía Federal”.

Por séptima audiencia consecutiva el ex juez federal a cargo de la investigación del atentado a la AMIA, Juan José Galeano, continuó ampliando su declaración indagatoria, en el marco del juicio oral por el encubrimiento del ataque terrorista y la desviación de la pesquisa. En representación del Ministerio Público Fiscal estuvieron hoy el cotitular de la Unidad Fiscal AMIA, Roberto Salum, y el fiscal ad-hoc Miguel Yivoff.

Galeano comenzó enumerando los presuntos delitos que habrían sido cometidos por los agentes de las brigadas de la policía de la provincia de Buenos Aires, entre los que identificó extorsiones y privaciones ilegítimas de la libertad, que tramitaban en jurisdicción de la Capital Federal y Lomas de Zamora.

Durante el resto de la audiencia, el ex juez arremetió contra su ex prosecretario en el Juzgado Federal N°9, Claudio Lifschitz. Recordó que “apareció aconsejado por una persona de mi confianza” para incorporarlo a su equipo, porque por su formación en el área de Inteligencia de la Policía Federal Argentina “podía darme otra visión de la información que tenía en la causa”.

“Su tarea de infiltración fue perfecta”, consideró Galeano. “Fue una orden dada por las altas autoridades de la Policía Federal” añadió, para luego considerar que “generó grietas entre el Juzgado y la Fiscalía”.

Tras ello, el imputado sostuvo que “su afán fue ser famoso y enriquecerse”. Enseguida se refirió a la desaparición del video que registró la conversación que mantuvo con el reducidor de autos y último tenedor conocido de la Trafic que se habría utilizado como cochebomba, Carlos Telleldín, que atribuyó a Lifschitz: “Lo negoció a cambio de una suma de dinero” expresó.  “Cuando entró a trabajar [en 1995] tuvimos que ayudarlo con el velorio de su papá y después cambiaba el auto todos los años”, comparó.

Por otro lado, el ex magistrado a cargo de la causa AMIA aseguró que “nunca existió” una reunión con el ex ministro del Interior Carlos Corach. “Es una payasada del TOF 3 lo de ‘al servicio de políticos inescrupulosos’”, aseveró en referencia a la sentencia de ese tribunal, que en 2004 dispuso la absolución de todas las personas que llegaron como imputadas al primer juicio oral por el atentado.

Asimismo, el destituido juez, al referirse a las personas que se vieron beneficiadas por la declaración de Lifschitz, hizo alusión a las presuntas relaciones que el nombrado habría tenido o tendría con Ribelli, con el ex abogado de Memoria Activa, Pablo Jacobi y, por su intermedio, con los periodistas Raúl Kollman, Román Lejtman, con el hermano del periodista Rolando Graña y con la ex presidenta Cristina Fernández, entre otros.

Finalmente, cargó contra lo dicho por Lifschitz como testigo en este juicio. Por ejemplo, negó que en la sede del Juzgado se hubiera amenazado al testigo Nicolau con “sacarle los hijos” para que le impute delitos a Ribelli, entre otras cuestiones.