03 de octubre de 2022
03 de octubre de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
En el marco del juicio por el encubrimiento y desviación de la investigación del atentado
AMIA: “Si para Telleldín contar la verdad tenía un precio, para mí valía la pena pagarlo”
Así lo declaró el ex juez federal Juan José Galeano, quien estuvo frente al tribunal en su quinto día de ampliación indagatoria. El ex magistrado manifestó la importancia de contar en el expediente con la información que tenía Telleldín.

Juan José Galeano continuó con la ampliación de su declaración indagatoria  en el juicio por el encubrimiento  y desvío de la investigación del atentado a la AMIA. Como en las audiencias anteriores, apuntó contra los jueces del Tribunal Oral Federal N° 3, que en 2004 absolvieron a todos los imputados en el proceso denominado "AMIA 1". El ex juez federal  sostuvo que “si para Telleldín contar la verdad tenía un precio, para mí valía la pena pagarlo”. En representación del Ministerio Público Fiscal estuvieron los fiscales cotitulares de la UFI AMIA, Leonardo Filippini y Santiago Eyherabide, y el fiscal ad-hoc Miguel Yivoff.

En una extensa jornada de debate, Galeano continuó defendiéndose de las acusaciones que pesan en su contra. El ex juez federal desmintió a Claudio Lifschitz, quien oportunamente denunció irregularidades en la investigación, y habló del “cuento de Lifschitz” haciendo alusión a que todo lo dicho por su ex empleado no existió.

En esta dirección negó que se hubiera coaccionado al testigo Gustavo Semorille quien -conforme sus dichos- se presentó espontáneamente en el juzgado para brindar precisiones sobre la relación que unía a Telleldín con los policías bonaerenses. Galeano indicó que fue el propio Semorille quien le pidió declarar en calidad de testigo de identidad reservada ante el temor de las represalias que podría sufrir.

En otro orden refirió que fue en una reunión que mantuvo con Telleldín en la sede del juzgado, el día 7 de junio de 1996, donde el reducidor de autos le requirió expresamente la entrega de 400.000 dólares a cambio de declarar lo que sabía con respecto a la entrega de la Traffic. Galeano refirió que, más allá de las menciones que se hacían en la prensa vinculadas a las exigencias dinerarias de Telleldín, ésta fue la primera vez que habló personalmente con el nombrado al respecto.

Galeano dijo que en esa oportunidad Telleldín volvió a reiterarle la trama que involucraría a policías con la entrega de la Traffic, a la vez que hizo referencia a los testigos que no declaraban por miedo.

Refirió Galeano que luego de ello le transmitió el pedido de Telleldín al entonces jefe de la SIDE, Hugo Anzorreguy, a quien le habló sobre la importancia de que los dichos de Telleldín quedaran plasmados formalmente en el expediente.

En cuanto al pago, Galeano dijo que ello quedó en manos de la discrecionalidad del Estado y que eran las autoridades del Ejecutivo las que pagaban por información y por la seguridad de Telleldín. Negó haber tenido alguna vez en su poder el dinero y que en todo momento se le aclaró que el operativo de pago debía ser secreto.

Durante la audiencia, Galeano se refirió además a la denominada “Pista Solari”. Enumeró las razones por las cuales a su entender esta pista era un claro desvío introducido en la causa por los policías bonaerenses y criticó la valoración que sobre ese punto hicieron los miembros del T.O.F.3.

Por la tarde, el ex juez federal narró las circunstancias que rodearon la entrevista que mantuvo con Telleldín el día 1° de julio de 1996, donde quedaron registradas, entre otras cosas, las negociaciones por el pago. Galeano se valió de diferentes tramos de esa filmación e indicó que de allí surgía de forma evidente que a Telleldín no se le había brindado la versión que debería dar respecto a los policías. Mencionó que, tal como surgía del video, a Telleldín se le entregó un papel con una serie de preguntas y que ello había obedecido a una sugerencia de la SIDE que tenía por objeto indagar y determinar qué es lo que Telleldín sabía y el grado de varacidad de la información que aportaba. En ese orden, refirió que ese día Brouson estuvo en el Tribunal observando la filmación de la entrevista a Telleldín desde otra sala.

Galeano reiteró que “si para Telleldín contar la verdad tenía un precio, para mí valía la pena pagarlo (…) Telleldín quedó como un eslabón suelto, me parecía razonable su exigencia”.

Al finalizar la audiencia el Tribunal notificó a las partes el rechazo de una serie de testimoniales y un careo que habían sido solicitadas en audiencias pasadas, tras lo cual dispuso un cuarto intermedio hasta el próximo jueves donde se espera que continúe la declaración de Galeano.