21 de mayo de 2024
21 de mayo de 2024 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
En el juicio participó la Fiscalía General ante el TOF de esa provincia
Corrientes: trece años de prisión para un ex policía acusado de lavado de activos
El ex agente junto, a un coimputado, lideraba una organización que daba carácter lícito a dinero proveniente del narcotráfico a través de préstamos personales. Otras tres personas fueron condenadas a seis años por el mismo delito. Además, se decomisaron vehículos e inmuebles.

El Tribunal Oral Federal de Corrientes condenó a trece años de prisión a un ex policía acusado de lavado de activos. Los jueces hicieron lugar al pedido de penas solicitado por el fiscal Carlos Schaefer, que señaló a Jorge Gómez y Abelardo “Martillo” Acevedo como coautores del delito de lavado de dinero de origen delictivo, agravado por haberse cometido con habitualidad y en banda, por lo que otras tres personas fueron condenadas a seis años de reclusión.

Según se concluyó en el juicio, ambos imputados lideraban una organización destinada a lavar dinero proveniente del narcotráfico a través de actividades comerciales ilícitas, principalmente venta de automotores y ofertas de préstamos de dinero, en el playón del hospital pediátrico Juan Pablo II, en la ciudad de Corrientes. Según las tareas investigativas, de las maniobras también participaban Verónica Orue y Elsa Domínguez -cónyuges de Gómez y Acevedo, respectivamente-, Jorge Romero y Martín Gómez.

Las personas que tomaban préstamos eran de bajos recursos económicos y sufrían inestabilidad financiera y precariedad laboral.

En su mayoría, las personas que tomaban préstamos eran conductores de remises de bajos recursos económicos, inestabilidad financiera y precariedad laboral. Los servicios ofrecidos por la organización eran la única forma de obtener un microcrédito o cambiar el vehículo que utilizaban como herramienta de trabajo.Tomaban créditos personales y financiaban la adquisición de vehículos nuevos o usados a sus víctimas, con préstamos de pequeñas sumas de dinero que debían pagarse en cuotas diarias, y cuyos cobros eran registrados por escrito. Incluso, en una de las tareas investigativas, un policía de civil pudo registrar cómo “Martillo” le pedía a un remisero atrasado en el pago de cuotas que realizase algunos viajes a la ciudad de Resistencia a llevar marihuana para saldar su deuda.

Luego de realizar allanamientos en las viviendas de todos los imputados, se incautaron vehículos de alta gama, armas de fuego, un chaleco antibalas, boletos de compraventa y pagarés. Al momento de detener a Acevedo, Romero y Gómez en el playón del hospital pediátrico, se les incautaron también distintas documentaciones de vehículos, talonarios de recibos y anotaciones de pagos diarios con nombres, fechas, montos y cantidad de cuotas. De la investigación surge que ninguna de los acusados tenía cómo justificar el dinero prestado ya que no poseían cuentas bancarias.

En su alegato, el fiscal señaló que los imputados, actuando en forma continuada, “convirtieron, transfirieron, administraron y vendieron bienes provenientes de un delito con la consecuencia posible de que los bienes originarios y subrogantes adquirieron apariencia de un origen lícito”. Para ello, eran incorporados a su patrimonio, en algunos casos por un tiempo breve, para luego ser traspasados a otros miembros de la organización o a otros individuos, “reiterándose así las acciones de lavado de activos durante un período prolongado de tiempo”. De esta manera, Schaefer solicitó penas de trece años para Gómez y Acevedo por el delito de lavado de activos agravado por su calidad de organizadores y por haberse cometido en banda, una figura por la que se pidieron diez años para Romero. Martín Gómez, en tanto, fue señalado como coautor del delito de lavado de activos, por lo que se le solicitó una pena de seis años, mientras que Verónica Orue y Elsa Domínguez lo fueron en calidad de partícipes necesarias, con una pena de ocho años.

Para la fiscalía, los imputados incorporaban bienes a su patrimonio, en algunos casos por un tiempo breve, y luego los traspasaban a otros miembros de la organización.

El Tribunal Oral Federal de Corrientes hizo lugar de manera parcial a los pedidos realizados por el Ministerio Público Fiscal. Condenó a cinco de los seis imputados, todos como coautores del delito de lavado de dinero de origen delictivo, agravado por haberse cometido con habitualidad y en banda. Gómez y Acevedo fueron sentenciados a trece años de prisión, mientras que Elsa Domínguez, Verónica Orué y Martín Gómez recibieron una pena de seis años, y Romero fue absuelto. Los fundamentos del fallo se conocerán el 5 de julio. Asimismo, los magistrados dispusieron el decomiso de ocho vehículos y bienes muebles e inmuebles que fueron objeto y/o medio del delito de lavado de dinero.