29 de enero de 2023
29 de enero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Tres presentaciones ante la Cámara Federal porteña
La Procelac denunció a policías federales por defraudación y enriquecimiento ilícito
El Área de Delitos contra la Administración Pública de ese organismo denunció a 11 policías por el cobro de servicios adicionales no prestados y a un cabo y un comisario que no pueden justificar sus ingresos.

La Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) denunció ayer, en tres escritos ante la Cámara Federal porteña, a 11 funcionarios de esa fuerza por el cobro indebido de servicios adicionales y a un cabo 1° y a un comisario por enriquecimiento ilícito. Las presentaciones fueron formuladas como consecuencia de una investigación preliminar dirigida por el fiscal general a cargo de Procelac, Carlos Gonella, y el fiscal ad hoc coordinador del Área Operativa de Delitos contra la Administración Pública de ese organismo, Milton Khaski, que fue separada en tres legajos.

Según indicaron los fiscales, el cobro indebido de servicios adicionales por parte de 11 policías se produjo en dependencias de la División Belgrano Norte de la PFA. La denuncia sobre ese hecho explica que al menos entre octubre de 2012 y marzo de 2013 ocho policías de la Estación Central percibieron remuneraciones por la prestación de servicios adicionales que no realizaron, ya sea porque se superponían con su servicio ordinario o porque directamente no se presentaban a cumplirlo, informó la Procelac. Por igual conducta, fueron denunciados otros tres funcionarios policiales de la Estación Boulogne, que habrían llevado a cabo la maniobra al menos entre octubre de 2012 y septiembre de 2014.

Ese caso fue calificado por Gonella y Khaski como defraudación en perjuicio de la administración pública y falsedad ideológica. Según explicaron los fiscales, los policías lograban cobrar los adicionales luego de hacer insertar falsamente el presentismo en los libros respectivos, para luego remitir ese listado a la División Brigadas de Prevención, en donde el personal, creyendo en la veracidad del contenido, se encargaba de comunicarle a la División Remuneraciones los servicios supuestamente prestados para que les sea liquidado a los investigados el pago correspondiente.

En tanto, los casos por enriquecimiento ilícito involucran a un cabo 1° y a un comisario. El funcionario de menor rango es uno de los involucrados en la percepción de los servicios adicionales. La Procelac comunicó a Fiscales que investigó su patrimonio y detectó diversos bienes a su nombre y que sus ingresos, en principio, no le permitirían cubrir el nivel de gastos mensuales que posee.

El comisario involucrado, en tanto, revistaba en la División Belgrano Sur y se le detectaron inconsistencias en una de las declaraciones juradas. La Procuraduría realizó diversas medidas que hicieron concluir a su Área Técnica, a cargo del licenciado Guillermo Bellingi, que existían serios desfasajes entre los ingresos y el patrimonio verificado, y en consecuencia, a sospechar que el incremento del patrimonio del comisario, en principio, no podría ser justificado con sus ingresos legales.

Las investigaciones sobre los policías fueron motorizadas por denuncias presentadas ante la Procelac por el Ministerio de Seguridad de la Nación, a través de la Coordinación de Transparencia de la Secretaría de Cooperación de los Poderes Judiciales, Ministerios Públicos y Legislaturas, a cargo de Magalid Cutina.