25 de agosto de 2019
25 de agosto de 2019 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El juicio por la represión policial que dejó cinco muertos en el centro porteño
19 y 20 de diciembre: las declaraciones testimoniales de Jorge Alberto Palacios y René Derecho
Los comisarios fueron consultados por su participación en el operativo desplegado durante aquellas jornadas. Ambos se refirieron también al contacto que mantuvieron con la jueza federal que instruyó la causa. Un testigo dijo que Enrique Mathov podía ver el Canal 4 de la Policía Federal Argentina.

Tras varias jornadas en las que declararon peritos que participaron de la reconstrucción de los hechos, el juicio por la represión de la Policía Federal Argentina en las protestas del 19 y 20 de diciembre de 2001 retomó en abril los testimonios de integrantes de esa fuerza que ostentaban altos cargos hacia el final del gobierno de la Alianza. El 10 de abril, declaró Jorge Alberto “El Fino” Palacios, quien por entonces se desempeñaba como director General de Terrorismo Internacional y Delitos Complejos. Una semana después, hizo lo propio René Derecho, quien era jefe de la Circunscripción VII. Sus testimonios versaron principalmente por el contacto que mantuvieron con la jueza federal María Romilda Servini de Cubría. También compareció Osvaldo Metallo, quien dejó entrever que Enrique Mathov tenía la posibilidad de monitorear lo ocurrido en la Plaza de Mayo y alrededores.

La versión de Palacios

Palacios narró en la audiencia que el 20 de diciembre llegó a la Plaza a pesar de no estar de servicio. Según su versión, sobre las escalinatas de la Catedral Metropolitana de Buenos Aires se encontraba la jueza federal María Romilda Servini de Cubría, quien le pidió que hiciera “parar la represión”. Tras ello, se habría comunicado por teléfono celular con el superintendente de Seguridad Metropolitana, Raúl Andreozzi, hoy acusado en el juicio oral y público.

La magistrada fue acompañada por Derecho a la Comisaría 2ª. Sobre el rol de la jueza, dijo creer que dio una directiva para que se retirara a la policía Montada del lugar: “Siempre se cumplen las órdenes judiciales”. Agregó, además, que tomó conocimiento de una orden o autorización para desalojar la Plaza de Mayo. En ese sentido, dijo creer que existe un documento subido a “Youtube donde se escucha la modulación [comunicación] de Derecho” transmitiendo la supuesta directiva, que de todas formas ya está incorporada a la causa.

Por otra parte, fue uno de los escasos testimonios que hizo referencia a manifestantes organizados. “Era gente violenta. No era doña María que iba con una cacerola”, aventuró. Dijo también que después del contacto con la Servini de Cubría, se replegaron detrás del vallado desplegado a la altura de la mitad de la Plaza.

La versión de Derecho

El por entonces comisario inspector de la Circunscripción VII estuvo imputado durante la etapa de instrucción, pero fue sobreseído por una resolución ya confirmada. Su testimonio del 17 de abril sirvió para definir el rol que cumplió la jueza aquel día. “Todas las órdenes se recibieron a través de la Dirección General de Operaciones (DGO)” [a cargo de Norberto Gaudiero, acusado junto al ex secretario de seguridad Mathov, el ex jefe de la fuerza Rubén Santos y Andreozzi del delito de abuso de autoridad, violación de deberes de funcionario público y homicidio culposo], expresó. Él habría sido el encargado de “modular” para que el personal policial mantuviera las ubicaciones.

Consultado al respecto, señaló que eso quería decir que el lugar “quede despejado de gente” y evitar que vuelva. Asimismo, narró que al llegar la Plaza de Mayo estaba tranquila: “Un rato después aparece la jueza Servini de Cubría”. Desde allí se dirigió a la comisaría 2ª, primero, y a la 1ª, después, donde se entrevistó con la magistrada [“que quería saber sobre la gente que estaba detenida”]. De acuerdo a su relato, la jueza federal le dijo “hacé lo que creas necesario, pero siempre que no se reprima”. Eso fue lo que le habría transmitido a la DGO.

En otro tramo del interrogatorio refirió que no detectó un ejercicio abusivo de la policía, “si no lo hubiera detenido o intentado frenar”. Directamente, consideró que no hubo una represión. Sobre el final, dijo que no recordaba haber hablado con Gaudiero o Andreozzi, pero asumía que con alguno de ellos debió hacerlo.

El Canal 4

El viernes de la semana pasada, declaró el comisario retirado Osvaldo Metallo. El testigo N°240 en lo que va del juicio contó que durante las jornadas bajo examen era jefe de sección de la sala de video de la PFA. Sus responsabilidades, explicó a las partes en la audiencia, eran brindarle a la sala de situación de la DGO todas las imágenes que requiriera: se obtenían a través de las cámaras ubicadas en diversos domos, que su equipo controlaba y direccionaba.

“Todo en esos momentos era girar la cámara continuamente y cumplir con lo que se ordenaba”, describió. Esas tomas podían ser vertidas en el canal policial (conocido como Canal 4) “que se inyectaba en el cable y podía verse con un decodificador”. Y de allí surge lo más relevante de su testimonio: entendió “que en ese entonces el secretario de seguridad” Mathov contaba con el servicio. “Hubo algún momento en que se comunicó por teléfono pidiendo alguna imagen, pero no ese día”. Al ampliar la respuesta, explicó que en una ocasión sonó su teléfono y la voz del otro lado de la línea “se presentó como Mathov, que pedía ver la entrada a la Catedral. Ese fue el único funcionario del Poder Ejecutivo que alguna vez pidió algo así”.