29 de enero de 2022
29 de enero de 2022 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
Operaban desde la Villa 21 de Barracas
Cinco condenados por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización
El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°5 dio el veredicto en la causa que llegó a juicio tras el secuestro, en 2012, de más de 300 kilos de marihuana y 57 de cocaína. El fiscal Diego Luciani intervino en representación del Ministerio Público.

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°5, integrado por los jueces Sergio Paduczak, Angel Nardiello y Oscar Hergott, dictó condenas de hasta nueve años de prisión por tenencia de estupefacientes con fines de comercialización para todos los integrantes de una banda que operaba en la Villa 21, en el barrio porteño de Barracas. En su alegato, el fiscal Diego Luciani había solicitado penas de hasta 13 años para cuatro de los acusados, y 10 para uno de ellos, al encontrar como agravante que la organización narcocriminal estaba integrada por más de tres personas; además, había hecho hincapié en que operaba en esa zona de la Capital Federal aprovechando la situación de vulnerabilidad y compleja situación socio-económica que atraviesan sus habitantes.

Antes, el Tribunal comunicó el rechazo de las nulidades presentadas por las defensas, que en sus alegatos de la semana pasada habían pedido la absolución de todos los imputados. Las condenas incluyeron el delito de tenencia ilegítima de armas de guerra y civil, y de encubrimiento en un caso. Los jueces también dispusieron que se libre un oficio a la Procuración General de la Nación para que por intermedio de la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar) y la Agencia Territorial de Acceso a la Justicia (ATAJO) que funciona en el barrio se disponga la articulación y colaboración con los vecinos.

El fiscal Luciani se mostró conforme con las condenas en términos generales, aunque espera a que se conozcan los fundamentos que serán leídos el lunes 15 de diciembre.

Durante una serie de allanamientos realizados en septiembre de 2012 se habían secuestrado más de 300 kilos de marihuana y 57 de cocaína. Los hoy condenados habían sido identificados a partir de un cuaderno que contenía nombres y anotaciones vinculadas al narcotráfico, en una causa previa.