29 de enero de 2023
29 de enero de 2023 | Las Noticias del Ministerio Público Fiscal
Menu
El hecho ocurrió en octubre de 2014
Comenzó el juicio a dos hombres acusados del homicidio de un carnicero en Villa Lugano
El fiscal Anselmo Castelli amplió la acusación contra los dos imputados y consideró que deben ser juzgados por “homicidio criminis causa”, que prevé una pena de prisión perpetua.

El Tribunal Oral en lo Criminal Nº5 comenzó con el juicio a dos personas acusadas de matar en octubre de 2014 a un carnicero dentro de su local, en Villa Lugano. En el debate, interviene el fiscal Anselmo Castelli, quién pidió ampliar la acusación de “robo agravado por haberse causado un homicidio” a “homicidio criminis causa”. El juicio continuará el próximo viernes con la declaración de más testigos.

La acusación indica que el 16 de octubre de 2014 Lucas Ezequiel Alesi (29) y Sergio “Chinito” Miranda (23) ingresaron cerca de las 20.30 a la carnicería “Estancia Don Rubén”, ubicada en Basualdo al 2600. Allí se encontraban la víctima, Rubén Darío Morán, junto a su esposa y a un cliente. Mientras Miranda fue hacia la caja registradora, Alesi le apuntó con un arma al cliente.

En ese momento, Morán intentó defender a su esposa con uno de los cuchillos que había sobre el mostrador. Alesi le disparó instantáneamente: el proyectil fue directo hacia la ceja izquierda y le causó la muerte. Ambos acusados escaparon en un Volkswagen Bora gris, que había sido robado a mano armada el día anterior.

Según se pudo establecer durante la instrucción, realizada por Lucio E. Herrera (h) de la Fiscalía Nacional en lo Criminal de Instrucción N°29, con intervención de la Secretaría única a cargo de Germán Wechsler, el auto fue encontrado esa madrugada en Montiel y Crisóstomo Álvarez en el Complejo habitacional Barrio Padre Mujica, a unas 20 cuadras de la escena del crimen y cerca del domicilio de Miranda. En el vehículo se hallaron manchas de sangre de Miranda, quién llegó a ser herido por la víctima.

Ante los jueces Adrián Pérez Lance, Fátima Ruiz López y Rafael Oliden, ambos acusados prestaron declaración luego de escuchar las acusaciones. A los dos se le imputan otros hechos además del homicidio. Miranda admitió haber entrado a la carnicería pero aseguro que no sabía que su compañero tenía un arma. Desligó a Alesi del hecho y sostuvo que un tal Cristián fue su cómplice.

“Me sentí muy culpable de las cosas que habían pasado, llegué a decir que quería entregarme”, dijo ante las preguntas de la Fiscalía. Entre diciembre de 2014 y abril de 2015 distintas personas se acercaron a la familia de la víctima y les dieron información sobre los responsables. La investigación llevada adelante por el fiscal Herrera y por la División Homicidios de la Policía Federal Argentina permitió identificar al joven, que finalmente fue detenido el 5 de noviembre de 2015, cuando intentaba asaltar otro comercio del barrio.

Alesi, por su parte, negó haber participado del robo e indicó que no tenían pruebas para vincularlo al caso. El acusado estuvo prófugo hasta junio del año pasado, cuando lo detuvieron mientras se tiroteaba con la policía luego de haber privado de la libertad a dos hombres que conducían un camión con telas. En octubre de 2016, se realizó una rueda de reconocimiento donde la esposa de Morán y el cliente lo identificaron como el autor del disparo.

El fiscal amplió la acusación: “El homicidio no ocurrió de forma azarosa sino que pasó porque los imputados quisieron asegurar los resultados del robo y procurarse impunidad”.

Los testigos

El primero en declarar fue el joven que estaba comprando en la carnicería cuando entraron los acusados. Confirmó la secuencia del asalto y manifestó: “Pensé que nos mataban a todos”. Recordó que después del disparo que propinó Alesi, él lo empujó porque pensó que le iba a disparar a la mujer y para escapar de la situación.

La viuda de la víctima también se presentó ante los jueces. Rememoró el hecho y la rapidez de lo sucedido: “Estaba abriendo el cajón parar darle la plata, sentí un golpe en mi cabeza y cuando me di vuelta ya vi como mi marido se caía al suelo”. Tanto ella como su hermana confirmaron que gente del barrio les acercó información sobre los autores del hecho y que ellas lo comunicaron a la División Homicidios de la PFA.

Por los testimonios de la esposa y el cliente, el fiscal pidió ampliar la acusación. Para Castelli, no fue un homicidio durante el robo sino que la finalidad de matar estuvo ligada a eliminar a Morán como obstáculo. “El homicidio no ocurrió de forma azarosa sino que pasó porque los imputados quisieron asegurar los resultados del robo y procurarse impunidad”, explicó. Por ello, sostuvo que se los debe juzgar por “homicidio criminis causa”, previsto en el inciso 7 del artículo 80 del Código Penal, que prevé una pena de prisión perpetua.

El resto de los testimonios que fueron tomados en el juicio se relacionaron con los otros hechos que se le imputan a los acusados. Miranda está siendo juzgado por un intento de robo en el barrio Villa Piedrabuena mientras que a Alesi se le imputa la privación ilegítima de la libertad referida al hecho por el cual terminó detenido y que permitió, posteriormente, su vinculación con el caso del carnicero.